RSS

Francois Truffaut: Los 400 golpes (1959) y otras joyas de un renovador del cine francés y europeo.

07 Jul

A finales de los años 50, el cine francés estaba abotargado, obsoleto y estancado. Seguía haciendose el mismo tipo de cine que en la generación anterior y resultaba caduco. De repente, emergió con fuerza una nueva generación de jóvenes cineastas, algunos de ellos, como el propio Truffaut, críticos de cine de la prestigiosa publicación especializada Cahiers de Cinema. El propio Truffaut había golpeado duramente a ese cine que en Francia no había pasado por la necesaria renovación. Francois Truffaut (1932-1984), junto con otros cineastas como Jean Luc Godard, Jacques Rivette, Erich Rohmer,etc, crearon no sé si accidental o premeditadamente una nueva corriente cinematográfica, de gran importancia, La Nouevelle Vague.

No voy ahora a adentrarme en las características de esta tendencia o movimiento. Lo que quiero es que las nuevas generaciones conozcan a un maestro de la narración, a un hombre que cambió el modo de concebir y hacer el cine; a uno de los más importantes e influyentes directores de la Historia del Cine. Hoy, cuando el cine francés, está tan estancado y no tiene  nada nuevo que contar (como también en el actual caso del cine italiano), se echa de menos la semilla creadora de este genio malogrado, pero imperecedero.

Con tan sólo 27 años, debutó en la dirección con una insuperable ópera prima que hoy se estudia en todas las escuelas de cine que quieran considerarse dignas de merecer tal adjetivación. La película se tituló Los 400 golpes y mostraba una historia con la que muchos, sin duda se identificarán. Nos habla de un muchacho de unos 14 años, llamado Antoine, completamente deshubicado en el mundo. Él se encuentra en un mundo que no le gusta, no termina de comprender y además no le facilita nada las cosas. Tiene que ir al colegio, donde es incapaz de centrarse y aprender disciplina. Los profesores que tiene son absolutamente odiosos y gilipollas, especialmente, el que más aparece, y con el que Antoine, tiene emprendida una guerra muy particular. Con la mayoría de sus compañeros, tampoco parece que le una mucho. En casa, vive con unos padres inmaduros, incapaces de ponerse de acuerdo en temas tan fundamentales como las relaciones sociales y personales dentro del mundo laboral o la educación de su hijo. Cuando la madre es estricta con él, el padre parece un amigo y un cómplice. Pero cuando, el padre cambia radicalmente de actitud y se pone inflexible e inclusa le arrea bofetones, es la madre quién adopta una postura comprensiva, cariñosa e incluso trata a su hijo como si fuera mucho más pequeño de lo que és, (como la escena en que le baña y luego le permite que se meta desnudo en su cama, con una clara connotación edípica, pero al réves). El muchaco está lleno de carencias y en un mundo que no soporta, pero del que no puede huir: es menor de edad, no puede trabajar, no puede (ni tiene derecho a independizarse), no tiene vocación profesional alguna ni nada que le motive especialmente. No tiene a nadie a quién tramsmitir su angustia, su vacío existencial, su situación de encrucijada. Tan sólo un compañero de clase con el que vivirá aventuras que le llevarán tarde o temprano por el mal camino.

Realmente es muy fácil identificarse con Antoine, con su callejón sin salida, con su huida hacia adelante, que pensamos no le llevará a ninguna parte. Hay mucha gente que ha tenido padres inmaduros o incapaces, niños grandes, que para no joderle al vida al niño, no deberían haberle traído a este mundo, Somos muchos los que recordamos a profesores gilipollas, hijos de puta o sencillamente que vivían fuera de la realidad. Y es muy dificil percibir la complejidad e inmensidad del mundo a nivel general cuando se tienen 14 años. Esta maravilla fílmica no ha envejecido y sigue tan fresca y actual como el primer día. La narración es ágil y entretenida desde el primer momento. Y cada vez que uno vuelve a verla, descubre y aprende nuevas cosas.

El maestro gilipollas que la tiene tomada con Antoine. ¿Cuántos de estos habremos tenido que soportar?.

 

El mundo de la calle y sus establecimientos como medio de evasión de una rutina embrutecedora y asfixiante. Desde luego, el muchacho no va por muy buen camino, pero ¿con qué herramientas  de ayuda y orientación, cuenta?.

Otras joyas de Francois Truffaut.

  • La novía vestía de negro (1968): Una mujer vé como su marido es asesinado por accidente el mismo día de su vida por unos capullos que no se habían molestado en comprobar si el arma estaba cargada o las balas eran de verdad. Su venganza como buena venganza femenina no reparará en medios y será sofisticada, retorcida y cruel. Protagonizada por la mítica Jeanne Moreau.

Jeanne Moreau apuntando maneras.

  • Farenheit 451 (1967): Conseguida adaptación de la estupenda novela de Ray Bradbury. Una inquietante distopia, similar a 1984, de George Orwell, pero con cierta cabida para el optimismo  y la esperanza. Aunque en algunas cosas me recuerda al mundo estúpido en que vivimos actualmente. Necesaria. Con Oscar Werner y Julie Cristhie.

En el mundo de Farenheit 451, el protagonista forma parte de un cuerpo de bomberos que en vez de apagar fuegos, los provocan quemando libros, Porque leer esta prohibido por el Estado, pues ayuda a pensar. Pensar puede hacer que dejes de ser feliz y en el mundo donde viven es obligatorio ser feliz. Por eso para que se entretengan y no se piensen les ponen estúpidos programas y realitys. ¿Os suena de algo?.

  • La noche americana (1973): Inteligente. divertido y ameno relato sobre el cine dentro del cine. Amoríos e infidelidades, problemas con cumplir los plazos previstos para el rodaje, malaborismos para no salirse del presupuesto inicial,etc. Todo lo malo que puede ocurrir en un rodaje les ocurre a los protagonistas. Un reparto coral bien sincronizado y unas historias individuales muy bien llevadas consiguen que el interés del espectador no decaiga en ningún momento. Con Jean Pierre Leaud (el protagonista de Los 400 golpes, más crecidito), Jacqueline Bisset, Jean Pierre Aumont, Valentina Cortese y el propio Francois Truffaut, entre otros.

La noche americana (1973). El cine dentro del cine.

 

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en julio 7, 2012 en Cine

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: