RSS

Los campos de concentración de Paraguay.

29 Nov

El siglo XX ha sido sin duda el de las mayores catástrofes, guerras y genocidios. Y en palabras del intelectual Isaiah Berlín, “ha conocido atrocidades mayores incluso, que las de la época de los hunos”. Una de las múltiples y más notables muestras de la crueldad y barbarie del siglo XX, es el campo de concentración. Tanto por lo que tiene de inhumano como de tragedia universal, pues afectó a los cinco continentes. No hubo distinción de razas, religiones,ideologías ni siquiera de regímenes políticos, ya que fue empleado como arma para doblegar a los enemigos tanto por democracias como por dictaduras. Este es un tema que consideré fundamental tratar desde el principio, pero que precisamente por su universalidad e inmensidad no sabía como abordar, por lo que he decidido abordar un número muy limitado de países y muy separados geograficamente entre sí, para reforzar esa idea de universalidad, de horror sin fronteras y no me he atrevido a tocarlo hasta ahora. Espero que este capítulo y los venideros sean del interés del público y logren alumbrar luz o iluminar sobre un episodio muy obscuro y desconocido(salvo en el caso de los campos nazis donde hay sobreinformación) dela Historia del siglo XX. En este primer capítulo se aborda, el caso de los campos y las torturas en uno de los más herméticos, pobres y desconocidos países de América Latina, un continente, que ni mucho menos se ha salvado de padecer la barbarie, el fanatismo, la injusticia y la crueldad.

Paraguay padeció durante 35 interminables años la dictadura pro-oligárquica y ultraderechista del General Alfredo Stroessner. Durante esas décadas; Paraguay tuvo entre otros dudosos honores el de convertirse en el país más corrupto del planeta, pues todo estaba permitido para el dictador y su entorno : tráfico de coches robados, contrabando de licores y cosméticos, juego ilegal, prostitución, narcotráfico, tráfico de armas, concesión de asilo y protección a criminales de guerra nazis, extorsión,etc. Pero vayamos a lo que nos interesa.

He aquí algunos suplicios del manual paraguayo de tortura, pionero entre la dictaduras del Cono Sur:

  • Prisión durante semanas o meses, en celdas sin luz, o por el contrario, expuestas a potentes reflectores.
  • Palizas con palos, correas y objetos perforantes.
  • Prensar los dedos y extraer las uñas con pinzas.
  • Oprimir los testículos.
  • Sumergir la cabeza o todo el cuerpo en agua sucia.
  • Aplicar electricidad en el cuerpo y en órganos internos de las víctimas.

En Paraguay, inspirados en los campos nazis de la II Guerra Mundial, los generales que dirigían el país, crearon campos de concentración.En la década de 1950, existían varios en la región del Chaco, la más inhóspita, de los 19 Departamentos en que se divide el país, localizada al Norte, entre el desierto y la selva-, a lo largo  de la ruta Estigarribia, en los kilómetros 160, 180 y 220.

Luis Alberto Kallsen, un opositor liberal a la dictadura militar, consiguió escapar del campo del KM 180. Kallsen narró como eran tratados los prisioneros en el campo de concentración:

Yo sabía que moriría. No en el primer mes. ni en el segundo. Quizás en el quinto.Pero moriría.Todos mueren en aquel desierto, comiendo lo que comen, bebiendo agua con sabor a barro y agotándose en un brutal ejercicio de trabajo esclavo.La disentería mata, porque allí no hay médicos ni remedios.Lo que le falta  la disentería, lo completa el calor, porque allí se llega a los 45-50 grados centígrados.

Había otros campos de concentración en el país, siendo el más conocido de todos el de Emboscada, situado a 80 km de la capital, en un paraje donde las nubes de polvo rojo tiñen las fachadas blancas de las casas y obligan a los moradores a andar con los ojs semicerrrados. Los muros de 6 metros de altura de Emboscada confinaron a 528 presos políticos entre 1976 y 1977.

El socialista Julián Cubas estuvo internado durante 20 meses en el citado campo.

“Había presos de todos los partidos, inclusive dos mujeres y una criatura de un año”.

Cubas fue triturado por sus torturadores. Desnudo y amarrado, fue arrojado dentro de una bañera y dos policías, le pisaron el cuerpo. Las inmersiones, con sensación de ahgo, duraron una hora. Después, comenzaron los estaqueamientos(golpes con estaca) on palmeatorias de caucho, durante más de 4 horas. Con dos costillas quebradas del lado izquierdo, los oídos sangrando y el cuerpo hinchado de hematomas, Cubas fue encerrado en una celda que podía medir 6 x 3 metros juntos a otros 36 presos.

“Los prisioneros sólo podían dormir sentados y no todos(pues por falta de espacio, algunos tenían que dormir de pie), sobre diarios viejos, única protección contra el suelo húmedo. La alimentación para cada preso era de  dos galletas al día. A veces recibían escasas raciones de arroz con guiso de carne.

Pastor Coronel, el triturador.

Si las prisiones de la dictadura, eran el Infierno, Pastor Milciades Coronel era el Demonio. Este monstruoso ser de 120 kilos de peso, fue el más terrorífico torturador de la época. Actuaba como un carnícero de carne humana: descuartizaba, trinchaba, mordía, picaba. Una de sus víctimas, fue el Secretario General del Partido Comunista de Paraguay, Miguel Ángel Soler. Este fue desollado a golpes de barras de hierro que pesaban 6 kilos, latigazos de caucho, puñetazos y puntapiés. Desfigurado por la brutalidad de Pastor Coronel, el cuerpo de Soler, nunca fue hallado.

Tras la caída de la dictadura, en mayo de 1989, Pastor Coronel y otros cuatro torturadores fueron condenados por la Justicia de Paraguay, en mayo de 1992, a 25 años de cárcel.

 

El siniestro y orondo Pastor Coronel.Ninguno de los que padecieron sus inhumanas torturas y lograron sobrevivir podrán olvidarle. Por supuesto, en todo momento, la maquinaría represiva y asesina del régimen contó con el apoyo del Departamento de Estado de EE.UU, que envió a expertos en tortura para ayudar. El encargado de dar cursos de tortura a los militares paraguayos fue el teniente coronel Robert K. Thierry. A las autoridades paraguayas les gustó tanto Robert Thierry, experto en tácticas anticomunistas, que insistieron al Departamento de EE.UU., en su permanencia, cosa que consiguieron.

 

 El “Generalísimo” de Paraguay, el dictador Alfredo Stroessner. Estableció una ferrea dictadura entre 1954 y 1989, año en que fue derrocado, por su co-suegro,Andrés Rodríguez. Aisló a su país, lo empobreció hasta níveles alarmantes, extendió la corrupción por todo el cuerpo social de la nación, fue uno de los mayores ladrones del siglo XX, violó a cientos de mujeres y niñas, escondió y protegió a nazis como Josef Mengele, el Doctor Muerte de Austwicht, asesinó a miles de opositores, tomó parte en el narcotráfico,etc. De política social nada. En cambio, en Libertad Digital lo alaban. Se inventan inmensas prestaciones sociales, gran desarrollo económico, bienestar general de la población,etc. Otra prueba de como la derecha mediática falsea la Historia sistematicamente. Lo que pasa es que les gustaría establecer en España un régimen como el paraguayo y no tienen cojones de decirlo claro. Vaya liberales que estan hechos.

La información ha sido extraída del libro Operación Cóndor. Terrorismo de Estado en el Cono Sur. Autor: Nilson Cezar Mariano. Ediciones Lohlé-Lumen.

 

Anuncios
 
6 comentarios

Publicado por en noviembre 29, 2011 en América Latina.

 

6 Respuestas a “Los campos de concentración de Paraguay.

  1. Bernard Reiser

    febrero 19, 2012 at 2:24 pm

    ……. ni una sola palabra sobre el hado terrible de los indios en Paraguay – por ejemplo los Aché-Guarani que fueron esclavizados y cazados como animales todavia en los anos setenta. Campos de concentración habia para los sobrevivientes de las cacerias. Hasta hoy ni uno de esos asquerosos asesinos ha sido juzgado. Eso es possible solamante a causo de su indiferencia hacia el hado de las victimas de una conquista que comenzo 500 anos atras y hasta hoy todavia no se acabo completamente. Todos vos latinos intelectuales sois unos asquerosos racistas.

     
    • mikilis

      febrero 19, 2012 at 5:28 pm

      Pues llamandote Bernard Reiser no creo que seas precisamente un pobre amerindio de tez oscura oprimido y esclavizado, sino más bien uno de esos blancos anglosajones protestantes, cuyos antepasados en Norteamerica asesinaron a 4 millones de indigenas (apaches,sioux,cheyennes,etc) y a los pocos que quedaron los metisteis en jaulas y los atiborrasteis de alcohol y peyote para que no molestasen. Y los WASP asesinaron a todas esas tribus para quedarse con sus tierras y progresar ellos, y además porque para un anglosajón la visión física de un indígena resultaba insoportable e intolerable. Historicamente han sido mucho más racistas los anglosajones y los germánicos que los latinos (portugueses, españoles,franceses o italianos) asi que no me vengas con milongas. A ver cuando dejamos de decir sandeces sobre los españoles y portugueses en América y comenzamos a hablar sobre los verdaderos genocidios coloniales (los británicos contra los aborígenes australianos, los estadounidenses y canadienses contra las tribus citadas, los alemanes contra la etnia herero en Namibia o los británicos contra el pueblo irlandés). Por cierto, todos estos países exhibian a los nativos y aborígenes en zoos humanos en jaulas, en las metrópolis, para que la gente se burlara de ellos, les tomase fotografías y les echase cacahuetes. Esto jamás lo hicieron ni España ni Portugal, asi que no me hables de racismo.

       
  2. Juan Kallsen

    noviembre 27, 2012 at 5:02 pm

    Soy Juan Kallsen, hijo de Luis Alberto Kallsen y protagonista de este artículo; si el autor quiere saber más sobre los detalles de su odisea solo se comunica conmigo. Juankallsen@gmail.com.py

     
    • mikilis

      noviembre 29, 2012 at 1:27 pm

      Hola, Juan. Me alegra que te hayas puesto en contacto conmigo. Guardo tu e-mail por si más adelante decidiese ponerme en contacto contigo. Quedo agradecido por tu ofrecimiento. Saludos.

       
    • jorge

      febrero 21, 2015 at 3:14 pm

      necesito comunicarme con Ud.pero me rechaza el mail diciendo que esa dirección no existe.Gracias y saludos.

       
  3. mikilis

    febrero 22, 2015 at 12:19 pm

    Pues no entiendo porque aparece como que esa dirección no existe. En cualquier caso, puede comunicarse conmigo por el blog. Saludos.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: