RSS

Archivo de la categoría: Literatura

El Castillo de los Cárpatos (1.892). Una sensacional y poco conocida novela de Jules Verne.

He disfrutado en las últimas semanas de la lectura de una estupenda novela de Jules Verne, El castillo de los Cárpatos, escrita en 1.892. Una novela que sin embargo es de sus obras menos conocidas. Se trata de una historia de misterio y suspense perfectamente construida. Los personajes resultan muy cercanos y entrañables, el ritmo del relato no decae en ningún momento, y hay importantes giros de “guión” que realzan la calidad de la historia.  Volver a leer a Verne ha sido en cierto modo como volver a la infancia. Recuerdo de niño haber disfrutado de la lectura de Viaje al centro de la tierra, y después, ya en una edición de bolsillo, de 20.000 leguas de viaje submarino. Ambas novelas me transportaron a otros mundos y me entretuvieron enormemente.  Y pasados muchísimos años de aquello, me decidí a retomar la lectura de otra novela del genio francés. Es un tipo de literatura muy sencilla, ideal para un público de entre 10 y 15 años, pero que también sirve para cualquier otra franja de edad. La sencillez y el hecho de que todo lo que se narra resulte absolutamente comprensible y sin ningún tipo de complicación hacen de Verne un autor idóneo para iniciarse en la literatura cuando se es niño. Conforme van pasando los años y el gusto por la literatura ya se ha afianzado, entonces ya se puede ir pasando a otro tipo de literatura más adulta y compleja. Aunque también es verdad que los que amamos la literatura no tenemos miedo a embarcarnos en grandes retos que desafien nuestra edad, Y así, yo cuando tan sólo contaba 15 años me atreví con una obra tan intimista y compleja como El factor humano, de Graham Greene. Y salí airoso, pues conseguí terminarla. De hecho, la leí con bastante interés.

Es una lástima que cuando se habla de las grandes obras de la literatura, se excluya permanentemente a las grandes novelas de aventuras del siglo XIX. Y no me refiero sólo a Jules Verne. Pienso también en Emilio Salgari, Rudyard Kipling, Robert Louis Stevenson o Jack London. Y también uno del siglo XVIII:  Walter Scott. Parece que sólo puedan permanecer como obras maestras las novelas que narran grandes tragedias, ya sean colectivas o individuales o aquellas que hablan sobre los tormentos de la mente y el alma, como Crimen y castigo, de Dostovyesky. Con el cine, pasa igual. El género de aventuras-al igual que el fantástico y el de terror- es sistemáticamente ninguneado por la crítica, pues nunca encontrarás una película de aventuras, ni de los otros dos géneros mencionados, en las listas que los críticos hacen de las mejores películas de todos los tiempos. Hace algunos años elaboré una lista de las que a mi parecer eran las 100 mejores películas de la Historia del Cine e incluí unas cuantas de aventuras. Creo que es una manera de hacer justicia a ese género que tanto en literatura como en cine nos ha dado tantísimos buenos ratos, especialmente en nuestra infancia y adolescencia.

Y tanto me ha gustado El castillo de los Cárpatos, que ya estoy enfrascado en otra novela de Verne, Los viajes de Clovis Dardentor, escrita en 1.896. Y ya les comentaré cuando la termine.

Resultado de imagen de El castillo de los Cárpatos imágenes

 

Aquí les dejo otros títulos de Jules Verne.

Cinco semanas en globo (1.863)

Viaje al centro de la tierra (1.864)

De la tierra a la luna (1.865)

Los hijos del capitán Grant (1.867)

20.000 leguas de viaje submarino (1.869)

La vuelta al mundo en 80 días (1.872)

La isla misteriosa (1.874)

Miguel Strogoff (1.876)

Un capitán de quince años (1.878)

Los 500 millones de la Begún (1.879)

Las tribulaciones de un chino en China (“)

El rayo verde (1.882)

Los viajes de Clovis Dardentor (1.896)

El testamento de un excéntrico (1.899)

El dueño del mundo (1.904)

 

Imagen relacionada

Jules Verne (1.828-1.905)

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en junio 1, 2018 en Literatura

 

Joseph Sheridan Le Fanu (1.814-1.873). Uno de los más hábiles escritores de relatos y novelas de terror.

Recientemente, y casi por casualidad he descubierto a uno de los mejores autores de novela gótica. Y tengo que decir que el descubrimiento literario ha resultado de lo más satisfactorio. Me estoy refiriendo a Joseph Sheridan Le Fanu (Dublín, 28 de agosto de 1.814- ídem, 7 de febrero de 1.873), un autor dotado de un especial talento para la descripción de atmósferas inquietantes y de entornos misteriosos. Sus historias representan uno de los primeros ejemplos del género de terror en su forma moderna, en la cual no siempre triunfa la virtud ni se ofrece una explicación clara de los fenómenos sobrenaturales. Lo que he estado leyendo de él ha sido la trilogía compuesta titulada En un vidrio misterioso (1.872), y compuesta por El té verde, El familiar y Carmilla. Los dos primeros relatos son historias de lo más inquietantes en que el protagonista se ve perseguido y turbado en su vida cotidiana por la presencia de un ente maligno , y en cuanto al tercero, es su obra más conocida y una de las historias de vampiros más importantes de la literatura mundial.Precedió en 25 años a Drácula, y parece que influyó a Bran Stoker a la hora de escribir su celebérrima novela. Además, Carmilla resulta tremendamente original al presentar como protagonistas a dos lesbianas adolescentes en un momento en que los  temas de sexualidad no sólo es que estuviesen prohibidos, es que eran invisibilizados socialmente de manera absoluta. Desde luego, Le Fanu es muy descriptivo y enfatiza mucho los detalles tanto a la hora de describir la indumentaria y la apariencia física de los personajes como en detallar los lugares y atmósferas, lo que ayuda al lector a tener una imagen muy precisa de lo que está ocurriendo en todo momento. Carmilla puede encontrarse dentro de la citada trilogía o suelta o bien en recopilaciones de relatos de terror y especialmente, de vampiros. Por ejemplo, se encuentra en Carmilla y otros relatos de mujeres vampiro, editado por Valdemar y con maravillosas ilustraciones de Alejandro Colucci. En ese volumen también encontramos relatos de Edgar Allan Poe, Thèophile Gautier, Francis Marion Crawford y Manly Wade Wellman.

Recomiendo las obras de Joseph Sheridan Le Fanu a todo el que quiera iniciarse en la novela gótica.

Algunas otras obras suyas son:

Tío Silas (1.864)

Los papeles de Purcell (3 volúmenes)

La casa junto al cementerio (1.863)

La mano de Wylder (1.864)

El fantasma de la señora Crowl (1.871)

La rosa y la llave (1.871)

La posada del dragón volador (1.872)

El vigilante y otras historias macabras (publicada postúmamente, en 1.894)

 

Imagen relacionada

Joseph Sheridan Le Fanu.

Resultado de imagen de Carmilla Sheridan Le Fanu imágenes

Resultado de imagen de the green tea sheridan le fanu images

Resultado de imagen de el familiar joseph sheridan le fanu

Resultado de imagen de el fantasma de la señora crowl imagenes

 

 
Deja un comentario

Publicado por en mayo 17, 2018 en Literatura

 

Los perros de la guerra (Frederick Forsyth,1.974). Una emocionante novela que nos muestra el mundo de los mercenarios y la conexión de estos con las multinacionales y el tráfico de armas.

Acabo de terminar de leer esta tarde Los perros de la guerra (1.974), una estupenda novela del maestro del espionaje Frederick Forsyth (Asford, Reino Unido,1.938). Es una novela con una narrativa trepidante donde aunque no hay muchas pasajes de acción propiamente dichos, si que están sucediendo cosas todo el tiempo. Es un relato en torno al universo de los soldados mercenarios clásicos,- es decir al modo en que estos existían en las décadas de 1.960, 1.970 y quizás también 1.980-, cuando todavía no se habían convertido en asalariados de compañías privadas del estilo de Black Water, como sucede hoy día. Pero la historia también nos muestra la interconexión que existe entre los mercenarios y mundos como el de las multinacionales,-en este caso de la minería-, las finanzas y el tráfico de armas. Y eso implica una serie de reuniones, transferencias,viajes en avión, falsificaciones de documentos y matrículas, compras de barcos y armas,etc que hacen que la narración mantenga en vilo constante al lector y este no se aburra nunca. Todo ello contado de forma ágil y  con un estilo ameno, con unos personajes que si bien no están descritos de un modo muy profundo, quedan bien definidos con los pocos trazos que Forsyth les traza aclarando cualquier duda sobre ellos y sus intenciones que los lectores puedan tener.

Añadir a esto que Forsyth siempre ha sabido documentarse extremadamente bien para sus thriller de espionaje, lo que da a estos un realismo que no tienen por ejemplo las historias de James Bond. En eso y en la solidez de sus historias se asemeja a otro gran autor del género de espías, también de gran éxito comercial,aunque posterior; Ken Follet. Recuerdo haber leído otras dos novelas de Forsyth hace muchos años, cuando yo era un adolescente, y que me parecieron ya entonces, muy bien escritas: La alternativa del diablo y El manipulador (esta última compuesta de varios relatos que transcurrían en el contexto de la Guerra Fría). Después pasé muchos años sin leer ninguna otra obra suya, hasta que un día cayó en mis manos un libro-reportaje escrito por él, antes de convertirse en autor de best-seller, titulado Génesis de una leyenda africana, en el que hace una crónica de la Guerra de Biafra (también conocida como Guerra Civil Nigeriana) desde su posición de reportero de guerra enviado a cubrir esta. Y el libro me satisfizo bastante. Recordé entonces una película basada en una de sus novelas,-probablemente en aquella época no sabía que era una adaptación de una obra suya-, titulada Los perros de la guerra, sobre una arriesgada misión llevada a cabo por un equipo de mercenarios en un país del Tercer Mundo, y protagonizada por Christopher Walken y Tom Berenger. Y entonces me picó la curiosidad de leer la novela. Hay que  decir que la novela es bastante mejor, pues la película omite demasiadas cosas hasta el punto de desnaturalizar el laborioso relato de Forsyth para dejarlo en un thriller correcto, pero lejos de la excelencia conseguida por  , otra adaptación forsythiana : Chacal (Fred Zinneman,1.973).

Aunque la parte de la trama se desarrolla en un imaginario país africano llamado Zangaro, a poco que se haya leído sobre la historia reciente de Guinea Ecuatorial, queda claro que está inspirado en esta república del África occidental. Como también es evidente que el personaje de Jean Kimba es un alter ego del dictador ecuato-guineano Francisco Macías.

Como curiosidad comentar que en la edición original de la novela (británica) uno de los pasajes relacionados con la compra de armas se desarrollaba en el puerto de Castellón, pero el régimen de Franco amenazó con prohibir la novela en España si no eliminaba esa referencia al tráfico de armas por parte del Estado español, y en la edición española, el puerto castellonense es sustituido por un puerto griego. En la película si aparece ese pasaje, sólo que Castellón es sustituida por Valencia y en esa escena aparecen guardias civiles y una bandera del águila.

En definitiva, una lectura muy recomendable para los amantes de la novela de espionaje o del thriller. Como es una novela muy antigua, supongo que habrá que pedirla por Amazon, aunque con un poco de suerte se puede conseguir en una librería de viejo, de esas de segunda mano, donde tienen libros del año catapum, como fue muy caso.

Resultado de imagen de Los perros de la guerra novela imágenes

Resultado de imagen de Los perros de la guerra novela imágenes

Cartel español de la adaptación cinematográfica.

Resultado de imagen de frederick forsyth

Frederick Forsyth, de joven.

 
Deja un comentario

Publicado por en marzo 10, 2018 en Literatura

 

Recomendaciones cinematográfica y literaria para esta semana: The Disaster Artist (James Franco,2017) y El hombre que fue Jueves(G.K.Chesterton,1.908).

Esta semana he disfrutado de dos joyas, una cinematográfica, y la otra un clásico literario.

La película en cuestión, es The Disaster Artist, aquí estrenada el pasado día 29. Esta dirigida y protagonizada por James Franco,-sin duda una de las figuras más interesantes y con más cosas que decir del actual panorama hollywoodiense- y trata sobre el rodaje de la que para muchos ha sido la peor película realizada hasta la fecha: The Room (Tommy Wiseau,2.003).

Al tratar sobre un perdedor que está convencido de tener un talento desbordante, pero que sólo consigue hacer una chapuza sin igual, el filme recuerda inevitablemente a la estupenda Ed Wood (Tim Burton,1.994). La tragedia de Wiseau, es que a diferencia de Ed Wood que realizó unas cuantas películas, él no supo o no pudo continuar su carrera,-aunque quizás ahora con la cinta de James Franco, este aprovechando el tirón comercial respecto a su figura para rodar otro proyecto. Llevaba algunos años leyendo opinones,-por lo general, nefastas sobre The Room-, pero no me animaba a verla. Hasta que me enteré del proyecto que estaba realizando Franco, y entonces decidí que había que ver ambas películas, The Room, primero, y Disaster Artist, después, pues así se entiende y disfruta mucho más la segunda. The Room se puede ver online en versión original subtitulada en español.

Uno de los aspectos más meritorios del trabajo de Franco ha sido la reproducción hasta la completa exactitud de los decorados y vestuario que se utilizaron en el rodaje de The Room. En ese sentido, la laboriosidad del director-actor es encomiable. Utlizando el libro autobiográfico de Greg Sestero,-actor coprotagonista y amigo de Tommy Wiseau-, Franco no sólo recrea con gran precisión el rodaje de aquel desastroso filme, sino que nos muestra como se conocen y colaboran dos personalidades tan dispares como Wiseau y el propio Sestero, dos outsiders que sólo tienen en común su “amor” por la interpretación. La historia tiene un gran interés porque nos muestra a dos infelices tratando de sobrevivir en la inhumana jungla de la industria de Hollywood. En todo momento, el relato mantiene vitalidad y consigue que la figura de Wiseau nos atrape, aunque no compartamos su manera de actuar. Hay momentos realmente divertidos, sobre todo en su parte final, donde es imposible dejar de reírse. Y es que da la impresión de que James Franco hubiese conocido en persona a Tommy Wiseau por lo bien que parece conocerle, por el inmejorable acierto con que le retrata.

Desde luego, The Disaster Artist no es un insulso biopic más al uso, sino una notabilísima tragicomedia, fresca e hiriente, arrolladora y divertida, y al misma tiempo, tremendamente humana.Una estupenda producción que estoy seguro no se arrepentirán de ver.

PD: Atención a los pequeños papeles de Melanie Griffith y Sharon Stone,

Imagen relacionada

El clásico literario es El hombre que fue Jueves, una entretenidísima novela policíaca con tintes de aventuras escrita por ese gran maestro de las letras británicas que fue Gilbert Keith Chesterton (1.874-1.936). Una historia donde Chesterton hacía locuras con la narración desconcertándonos constantemente sin dejar de divertirnos. La trama policial da numerosos giros, en los que el autor mostraba una imaginación ilimitada que le hacía valerse del recurso a diversos géneros en un sólo libro. Así, El hombre que fue Jueves, alterna el relato policíaco, las aventuras, la comedia negra y ácida y el suspense, a la vez que sutilmente da unas pinceladas a la situación política y social de la época. Chesterton sigue hoy más vivo que nunca y se le recuerda no sólo por su incontables artículos periodísticos, relatos cortos y novelas, sino también y sobre todo, por sus certeras e ingeniosas frases. El hombre que fue Jueves es una novela muy ágil, pero precisamente por la rapidez del relato que apenas da tregua al lector conviene leerla bastante concentrado y sin grandes preocupaciones en la cabeza. Quizás a algunos, les disguste el giro final, pero en conjunto, es una muestra  notable de ingenio creativo y habilidad narrativa y descriptiva a partes iguales.

A 110 años de su publicación, la novela sigue conservando la frescura y lucidez de entonces.

Imagen relacionada

 
Deja un comentario

Publicado por en enero 7, 2018 en Cine, Literatura

 

La Regenta (Leopoldo Alas “Clarín”, 1.884/85). Una obra maestra literaria que nos muestra la psicología de la España provinciana.

He terminado de leer recientemente La Regenta, la famosa novela de Leopoldo Alas “Clarín” (1.852-1.901) y no tengo palabras para describir la obra inigualable que he leído. Es sin duda una obra maestra. De la literatura española y mundial. Tal vez, la mejor novela de todos los tiempos. Han sido 728 páginas de deleite de los sentidos al disfrutar de una calidad literaria y descriptiva difíciles de igualar. Porque la capacidad de jugar con el lenguaje que tenía Clarín la he visto muy pocas veces. Hace pura poesía con la prosa,recurriendo con maestría a símiles y metáforas con la misma facilidad con que otros se ponen a tender la ropa o a hacerse la cena. El juego de frases y  palabras tiene todavía más mérito cuando comprobamos que en ningún momento cae en la pedantería ni en la cursilería ni en el lenguaje críptico y oscuro que tienen otros autores prestigiosos. Al contrario, su maestría narrativa nos va a arrastrando por un universo que a pesar de su provincianismo, clericalismo y mezquindad,- metáfora de la España eterna-, nos resulta fascinante. Clarín no solo describe bien a los personajes en lo físico, también y sobre todo en lo psicológico. Nunca he visto tanto perfiles psicológicos tan bien trazados, tantos rasgos de la personalidad tan bien representados y desarrollados en los personajes de una novela. Y es que La Regenta es una novela psicológica. Y sociológica y social. Pues es una radiografía de la España de provincias del siglo XIX. De su burguesía, su clero y sus proletarios (aquí encarnados en el personal que compone el servicio doméstico en los hogares acomodados). Y la ciudad, Oviedo cuyo nombre es cambiado por el ficticio de Vetusta adquiere tanto protagonismo como sus personajes.

El personaje principal que da título a la obra, cuyo verdadero nombre es Ana Ozores, resulta particularmente interesante, porque nos muestra la inestabilidad mental a que daba lugar en muchas mujeres el no poder desarrollar ninguna actividad profesional o productiva a lo largo de sus vidas por el mero hecho de su condición femenina. Porqué, ¿qué podía hacer una mujer en aquella época, salvo casarse y tener hijos, y ejercer la función de madre y esposa?. Si a eso unimos, la cárcel en que se convierte una ciudad lo suficientemente pequeña como para que todo el mundo se conozca y predomine la cultura del que dirán y las habladurías y rumores, y que la Iglesia detentaba un poder enorme sobre almas y conciencias, la vida en ese mundo para cualquier mujer medianamente inteligente tenía que forzosamente horrible y sobre todo, desesperante. La Regenta nos muestra una sociedad mezquina, falsa e hipócrita, que el lector detecta, pero donde el ingenuo matrimonio protagonista no parece darse cuenta de que es así. Y nos hace preguntarnos como es posible que vivamos en un mundo así.

Otro aspecto que hace muy disfrutable su lectura es la aparición de palabras ya en desuso, como covachuelismo, puerperio, simoniarapavelas, cavilosa, barragana,morigerado, heresiarca, facistol, hebdomadario, atrición, zaquizamí, ludibrio o ahíto.

También recomiendo la adaptación que para televisión realizó Fernando Mendez Leite en 1.995 en formato de miniserie de 3 episodios. En total, dura 5 horas la miniserie y esta maravillosamente bien adaptada, pues por un lado es una adaptación fidelísima del texto original, y por otro, mantiene el interés y el ritmo en todo momento. Es verdad que hay algunos pocos comportamientos puntuales de ciertos personajes que cambian un poco con respecto a la novela y que el personaje de Don Pompeyo Guimarán ha desaparecido por falta de tiempo y espacio, pero salvo eso, todo lo demás, perfecto. A eso hay que añadir un amplio y excelente reparto donde la adecuación de cada actor a su respectivo personaje es innegable. Se puede ver online en: http://www.rtve.es/alacarta/videos/la-regenta/regenta-capitulo-1/4162778/

Resultado de imagen de la regenta novela orbis fabri imagenes

Resultado de imagen de la regenta serie 1995 imagenes

Aitana Sánchez-Gijón y Carmelo Gómez como Ana Ozores y Fermín De Pas en la adaptación televisiva de Fernando Méndez-Leite.

 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 1, 2017 en Literatura

 

El alimento de los dioses (H.G.Wells, 1.904). Una inquietante novela de ciencia-ficción que también reflexiona sobre cuestiones morales.

Acabo de terminar de leer El alimento de los dioses, novela del escritor especializado en ciencia-ficción, H.G.Wells (1.866-1.946), autor también  de La guerra de los mundos, La máquina del tiempo, etc. Es en principio un relato de género fantástico donde un producto creado por unos científicos, una especie de pienso, bautizado por ellos como el Alimento de los Dioses conduce al gigantismo a todas las criaturas que lo consumen, sean vegetales, animales o humanas. De esta manera, quienes creen estar revolucionando la ciencia y llevando al mundo hacia el progreso, desencadenan por sus malos cálculos y su falta de previsión, la aparición de pollos de corral, plantas o bebes humanos gigantes, entre otras especies. Todo esto desestabiliza inevitablemente la existencia de los humanos tal y como había sido hasta entonces, pues inevitablemente se altera el “orden natural” de las cosas. Hasta ahí, un clásico argumento donde los humanos tendrán que unir fuerzas para hacer frente a amenazas tan terroríficas como inesperadas. Pero, es que además de esa historia,-que resulta de lo más entretenida-, la novela reflexiona sobre muchas cuestiones sociales y morales. Desde la mentalidad provinciana y los prejuicios de clase hasta el dilema moral que plantea que derechos tenemos a acabar con seres humanos creados por nosotros mismos,-por mucho que nos resulten incómodos o amenazadores-, si ellos también tienen sentimientos, proyectos de vida, etc. El mayor dilema moral que se nos plantea es si podríamos convivir juntos humanos y gigantes. La convivencia podría ser imposible y la guerra, inevitable es la opinión de muchos humanos. Porque los gigantes querrían reproducirse tal como lo hemos hecho los humanos siempre, y entonces no habría sitio para ambas especies: humanos y gigantes. Aquí tenemos la cuestión del miedo al diferente. Miedo que en la novela será utilizado por un político demagogo para instrumentalizar a las masas ¿les suena de algo?. También se habla del amor paterno-filial, de amores imposibles por las barreras que pone la sociedad-, en este caso, los humanos-, de como unas clases sociales trabajan duramente para que otras puedan disfrutar de la vida, del sentirse insignificante e incomprendido en un mundo que te es declaradamente hostil,… En fin, una entretenidísima novela de ciencia-ficción, que además es un formidable ejercicio de reflexión, ética y filosofía. Una novela para disfrutar con momentos emocionantes y terroríficos,- debido a varias criaturas monstruosas y carnívoras que aparecen-, pero también para reflexionar y enriquecernos como seres humanos. Y es que H.G.Wells era un hombre de ideas socialistas,- muy avanzadas para la época en que le tocó vivir-, y con una gran conciencia social, y eso se nota en esta novela. La sociedad británica de comienzos del siglo XX está muy bien retratada, sobre todo la rural. Y al mismo tiempo que fue una persona que quiso cambiar de alguna manera el mundo, de la misma manera, nos alertaba,- como en este libro-, de los peligros inmensos que podría acarrear ese cambio si este estuviese mal planteado o dirigido por las personas equivocadas. Porque, ¿y si desencadenamos un desastre irreversible, sea por activa o por pasiva, o por la acción de unos y la pasividad de otros?. Pienso en la novela, y me viene a la mente algo tan actual y real como el cambio climático. Escrita y publicada en 1.904, El alimento de los dioses, visto como esta el mundo hoy día, es una obra de rabiosa actualidad.

Existe una adaptación cinematográfica, realizada en 1.976, pero sólo abarca la primera parte de la novela y tomándose muchas licencias. Además, es rematadamente mala, pues tanto el guión como la cuestión técnica son desastrosos, ya que se nota que las criaturas gigantescas y los humanos no están en el mismo plano. De hecho, podría incluirla con facilidad entre las 10 peores películas que he visto en mi vida.

El alimento de los dioses (153x250)

Resultado de imagen de H. G. Wells images

H.G.Wells, maestro de la ciencia-ficción y gran literato y humanista.

 
Deja un comentario

Publicado por en agosto 23, 2017 en Literatura

 

El jardín de los Finzi-Contini (Giorgio Bassani, 1.962). Un brillante ejercicio estilístico sobre el fin de la burguesía judía en Europa.

He estado leyendo El jardín de los Finzi-Contini, la novela más conocida de Giorgio Bassani (1.916-2.000), periodista y novelista que se especializó en escribir sobre la burguesía judía de la localidad italiana de Ferrara. Seguramente sus novelas tengan bastante de autobiográficas. La obra que nos ocupa supone un brillante ejercicio estilístico, por lo innovador y brillante de su escritura, sin por ello caer nunca en lo pedante o ininteligible. Narra la historia de varias familias judías muy acomodadas de Ferrara, y la fascinación del protagonista (también judío) por la chica de la más rica de esas familias, los Finzi-Contini, que además son vecinos suyos. Es cierto que el comienzo de la novela puede resultar algo farragoso, pues resulta excesivamente descriptivo y se echan en falta traducciones de términos judíos que ayudarían a una mejor comprensión al lector profano en materia judaíca. Pero, pasado el primer tramo de la historia acerca de descripciones de lugares, objetos, personajes y rituales sociales/ceremonias religiosas, el relato consigue más vigor, al describirnos las relaciones entre un grupo de chicos acomodados y ociosos, que gastan la mayor parte del tiempo montando en bicicleta y jugando al tenis. Viven en una especie de torre de marfil, aislados del bullicio de las grandes ciudades y ajenos a la discriminación y persecución que comienza a cernirse sobre la gente de raza judía, pensando ellos que en sus lujosos refugios ferrarenses estarán a salvo de la irracionalidad nazi-fascista. Cierto es que se trata de una novela escrita desde la nostalgia y el recuerdo, también desde la tristeza de una época y unos personajes irremisiblemente perdidos para siempre. Que no ocurre nada realmente trascendente hasta el final, y que se echa de menos un poco más de emoción en el relato. En este sentido, no es una novela para cualquier tipo de lector. Si usted disfruta con los relatos de acción, suspense y situaciones emocionantes, olvídese de esta novela. Si usted prefiere un tipo de narrativa más relajada con buenos diálogos entre los personajes y acertados retratos sociales y psicológicos, esta es su novela. Porque las composiciones físicas, psicológicas y de clase social de los personajes están muy logradas. Las conversaciones que tienen,-sobre todo en la parte final del libro-, son inteligentes, y es fácil identificarse con ciertos sentimientos y situaciones, sobre todo cuando ya se tiene una edad y se ha vivido bastante. La novela nos muestra los últimos tiempos de la burguesía judía europea (en este caso, italiana), antes de la persecución/exterminio dirigidas contra ella por los totalitarismos de derechas. Un mundo cerrado, idílico, despreocupado, frívolo y superficial, incluso, que no es consciente que tiene sus días contados.

En definitiva, una lectura muy recomendable para este verano dirigida  a aquellas personas con una muy amplia tradición lectora, que tengan afición por la literatura italiana del siglo XX y que disfruten de los relatos relajados y descriptivos tan alejados de la fórmula habitual de los Best-Seller.

Existe una adaptación cinematográfica, que fue la última película del maestro Vittorio de Sica, dirigida en 1.971 y que obtuvo el Oscar a la mejor película extranjera.

Resultado de imagen de el jardín de los finzi contini novela imagenes

Imagen relacionada

Imagen de la adaptación de Vittorio de Sica (1.971).

Resultado de imagen de el jardín de los finzi contini novela imagenes

Giorgio Bassani (1.916-2.000), autor de la novela.

 
Deja un comentario

Publicado por en agosto 6, 2017 en Literatura