RSS

Archivos diarios: enero 24, 2019

Ucrania. Un panorama desolador en un país donde el fascismo crece de modo imparable.

Hoy reproduzco un artículo de Higinio Polo en el periódico Mundo Obrero sobre la trágica situación del pueblo ucraniano. Todo como consecuencia de la mal llamada Revolución de la Plaza del Maidán. Aquella no fue una Revolución llevada a cabo por el conjunto de la sociedad ucraniana, sino un Golpe de Estado perfectamente orquestado por una minoría completamente politizada compuesta por varios cientos de miles de personas. Esos varios de cientos de miles de personas- de un total de 44 millones de ucranianos-salieron a las calles y utilizaron la violencia siempre que les vino en gana y no pararon hasta derrocar a un Gobierno que no niego que era corrupto e ineficaz, pero que había sido elegido democráticamente. Ese “movimiento” estaba apoyado clarísimamente por la UE y el Departamento de Estado nortemaricano y la CIA, pues se trataba de quitar a un Presidente pro-ruso y sustituirle por alguien sumiso a las directrices de la UE y Estados Unidos. Se cuestiona la legitimidad del presidente actual y se reconoce como Presidente a un líder opositor que no ha  tenido que ganar en las urnas. Exactamente lo mismo que está ocurriendo en Venezuela, donde el enésimo líder opositor de turno ha sido ya reconocido como Presidente legítimo por el narcisista inmaduro Trump, Presidente de EE.UU y por el metrosexual Justin Theroux, Presidente de Cánada. Lo más probable es que la mayor parte de los países americanos-presididos por títeres neoliberales de EE.UU sigan el mismo camino. Pues eso fue lo que ocurrió en Ucrania hace unos años. Lo primero que hicieron los golpistas del Maidán fue ilegalizar al Partido Comunista y firmar un decreto por el que ataban de pies y manos a su país a las decisiones del FMI. Es decir, unos vendepatrias, como los de la oposición venezonalana si algún día llegan a gobernar, o como Lenin Moreno en Ecuador, Mauricio Macri en Argentina, Jair Bolsonaro en Brasil o Juan Orlando Hernández en Honduras, por sólo citar a algunos de esa ralea. Siempre desconfíe de los “luchadores por la libertad” del Maidán, sobre todo al ver las insignias que portaban (cruces de hierro, águilas bicéfalas, esvásticas) y el tiempo me ha dado la razón. El siguiente artículo muestra la situación de ruina total y de falta de libertades en que se encuentra Ucrania gracias a sus “libertadores” y a la UE y EE.UU, que les apoyaron.

Ucrania: la guadaña del “Maidán”.

Higinio Polo.

Más de cuatro años después del golpe de Estado del Maidán, inspirado por Estados Unidos, la economía ucraniana se encuentra en una situación catastrófica: muchos la comparan con el desastre que causó el borracho Yeltsin en la Rusia de los años noventa.. La deuda externa alcanza ya los 50.000 millones de dólares, el PIB se reduce (es inferior al de Marruecos y no llega ni a la mitad del de Rumanía), la industria languidece, y la partida más importante del presupuesto es la dedicada al pago de intereses de la deuda. Ucrania se ha convertido en un Estado fallido, incapaz de asumir sus compromisos.

El presupuesto para 2019 está directamente inspirado por el Fondo Monetario Internacional, obliga al Gobierno a aumentar el precio del gas a la población, y a que sus préstamos vayan dirigidos a la estabilización de la economía y a que no se inviertan en necesidades sociales, mientras exige mecanismos para combatir la gigantesca corrupción para que los créditos otorgados no sean robados por los tentáculos mafiosos de empresarios y políticos. A la corrupción anterior, bajo Yanukovich, el golpe de Estado del Maidán ha añadido unas estructuras políticas que fomentan el ultranacionalismo, el odio a Rusia, la persecución a los comunistas y de todo rasgo que recuerde a la Unión Soviética, y que se basan en corrupción y sobornos: ni una sola institución escapa a esa realidad. Ucrania se ha convertido en el país más pobre de Europa, pierde población, y la tasa de mortalidad casi dobla a la de natalidad: en el último año, por cada 100 fallecidos, sólo hubo 58 nacimientos. La población ha pasado de los 52 millones de tiempos soviéticos a los actuales 44 millones. Incluso Yulia Timoshenko, presidenta del partido derechista Batkivschina, denuncia que el país está en un callejón sin salida.

Resultado de imagen de Fascistas en Ucrania

La guerra en el Este no se ha detenido; los Acuerdos de Minsk no se cumplen, y la tregua se viola con frecuencia a lo largo de los 500 kilómetros de línea del frente en el Donbás. El responsable de la Misión de la OSCE en Ucrania, Alexander Hug, afirmó al dejar el cargo que en los últimos cuatro años de la guerra, nada había cambiado. Los servicios secretos ucranianos estuvieron implicados en el atentado que mató al presidente del Donbás, Alexander Zajarchencko, a finales de agosto de 2018, y la tensión con Rusia se ha extendido al mar de Azov: Estados Unidos ha ofrecido patrulleras a Ucrania y la OTAN quiere realizar patrullajes marítimos, mientras en Kiev se levantan voces como la del Ministro de Exteriores, Vasili Nebenzia, que denunció que Estados Unidos y la Unión Europea aceptan el incumplimiento de los Acuerdos  de Minsk por parte de Ucrania, al tiempo que responsabilizan a Moscú de la situación, como hicieron a finales de octubre el ex-presidente francés Hollande y el polaco Kwaniewski.

El 14 de octubre de 2018, en el aniversario del ejército OUN de Stepán Bandera, miles de nazis desfilaron con antorchas por las calles de Kiev, presididos por Oleh Tyahnybok, dirigente de Svoboda, ante la complacencia del Gobierno, y el Ejército de Voluntarios de Ucrania, dirigido por Dimitri Yarosh, diputado y dirigente del partido fascista Pravy Sektor, ha sido integrado en el ejército regular ucraniano. El grupo recurre a la tortura y el asesinato con los prisioneros.

Resultado de imagen de Fascistas en Ucrania

Nada espera la población de las próximas elecciones. Ucrania es hoy un país en ruinas, que ha visto aparecer las granjas humanas, donde mujeres alumbran niños que serán comprados por beneficiarios de esa mentira repugnante llamada “gestación subrogada”; donde existen campamentos para miles de niños que reciben entrenamiento militar, entre canciones nacionalistas, cabezas rapadas y enseñas de extrema derecha, en lugares como Líder, cerca de Kiev, o en la frontera con Polonia; y donde Kurt Volker (viejo agente de la CIA, anterior embajador norteamericano ante la OTAN y hoy representante especial para Ucrania, nombrado por Donald Trump) tiene más influencia que el propio presidente golpista Poroshenko, el guardián de la guadaña del Maidán.

Resultado de imagen de Fascistas en Ucrania

Resultado de imagen de Fascistas en Ucrania

Resultado de imagen de Fascistas en Ucrania

Fuente: Mundo obrero.

 
Deja un comentario

Publicado por en enero 24, 2019 en Uncategorized