RSS

Archivos diarios: junio 22, 2017

Colombia feroz (José Manuel Martín Medem, 2.016). Un estremecedor libro-reportaje sobre los crímenes del Estado colombiano y la complicidad de los medios españoles con estos.

Recomiendo para quién quiera informarse de la realidad política colombiana y de la Historia contemporánea de este país, el libro-reportaje del periodista José Manuel Martín Medem, Colombia feroz. Del terrorismo de Estado a la negociación con las FARC. En este valiosísimo y valiente documento se muestra la verdadera cara del Estado colombiano. Lejos de ser la Democracia que ensalzan frecuentemente los diarios españoles (y especialmente El País), Colombia es un Estado oligarquíco en manos de una minoría ultraderechista compuesta por políticos, empresarios, caciques locales, terratenientes, paramilitares y narcotraficantes de alto standing.  Ellos tienen bajo su control tanto a los medios de comunicación como al poder judicial. Y se encargan de asesinar a todo aquel que represente una amenaza de reforma o cambio social;- periodistas que se atreven a contar la verdad, sindicalistas, miembros de organizaciones de los Derechos Humanos, candidatos presidenciales de izquierda, sacerdotes de la Teología de la Liberación, etc. A lo largo de los diversos capítulos que componen esta obra de valor excepcional, se nos van mostrando la impunidad de la que gozan los paramilitares,- pues en palabras del jesuita amenazado de muerte, Javier Giraldo, “el paramilitarismo es una política de Estado”-,  como estos financiaron campañas electorales presidenciales de candidatos tanto liberales como conservadores, el Genocidio llevado a cabo contra el partido político Unión Patriótica,- único caso conocido en el mundo de Genocidio contra una formación política determinada-, la confusión entre Estado, paramilitares y narcos (lo que podríamos llamar una Triple Alianza que defiende con las armas sus mezquinos intereses comunes) y la tragedia de los 4.000.000 de colombianos que se han visto obligados a abandonar sus tierras como consecuencia del terrorismo de Estado. Esas tierras en que vivían los campesinos han sólido pasar luego a manos de los paramilitares. De hecho, se han quedado con 5.000.000 de hectáreas de las mejores tierras, en lo que constituye uno de los mayores expolios de tierras de la historia iberoamericana.  Tampoco se olvida el libro de mostrarnos como actúa, el DAS (Departamento Administrativo de Seguridad), la temible policía política colombiana, espiando a los periodistas que se atreven a actuar de modo independiente. El DAS graba conversaciones telefónicas de estos, intercepta sus e-mails y espía las reuniones de periodistas con sus fuentes de información. No es de extrañar que Colombia sea junto con Mexíco y la mayoría de los países centroamericanos, el lugar de Iberoamérica, donde más periodistas son asesinados.

Otro punto interesante es la complicidad de los medios españoles con el régimen colombiano. Pues las violaciones de Derechos Humanos que conlleva el terrorismo estatal son sistemáticamente ignoradas por la prensa de papel española y en  las rarísimas ocasiones en que aparece algo de esto, se acacha únicamente a los paramilitares, y se desvincula al Gobierno colombiano de estas atrocidades, como si no tuviese nada que ver.

Muy revelador es el hecho de que contra la propaganda machacona de los medios españoles de que las FARC son una guerrilla castrista, aquí se nos muestran como un movimiento autóctono e independiente, sin ninguna tutoría ni control por parte del Estado cubano. Además, según nos cuenta el autor, las relaciones entre las FARC y Fidel Castro fueron tensas y conflictivas, cuando no pésimas, debido a que el régimen cubano sólo quería movimientos armados que les siguiesen incondicionalmente, y las FARC, no estaban por la labor. El hecho es que el Gobierno cubano, muy sólo internacionalemente, tras la caída del comunismo en todo el mundo, buscaba nuevos alíados donde fuese, y entre ellos estaban los sucesivos Gobiernos liberales y conservadores colombianos. En esa muestra de “realismo político”, exigía a las FARC que tragasen con todas y cada una de las exigencias del Gobierno colombiano_, que eran también las del Ejército, los paramilitares y la oligarquía-, a lo que las FARC, obviamente se negaron. El autor no niega que las FARC hayan utilizado la violencia y cometido brutales atentados, pero muestra que fue una política defensiva contra un régimen oligárquico, inhumano y genocida. Y menciono estos dos últimos adjetivos porque las salvajadas cometidas por los paramilitares superan ampliamente cualquier atrocidad cometida por las dictaduras militares de los años 60, 70 y 80. En palabras de Martín Medem, “crucificados a los que les taladran los huesos, mujeres con sus hijos quemadas vivas en piras hechas con neumáticos, secuestrados en cepos rodeados de hormigas devoradoras y campesinos cortados literalmente en pedazos”. Cuando se habla de campesinos cortados en pedazos, se refiere a cortados con motosierras, estando todavía vivos.

Por supuesto, tampoco se libran las multinacionales en el Holocausto sufrido por el Pueblo colombiano. Un ejemplo es Coca-Cola que pagó a grupos paramilitares para que asesinasen a sindicalistas de sus embotelladoras colombianas.

Y como no, Estados Unidos apoyando con sumas millonarias las estructuras militares, policíales y represivas, para que Colombia no pueda salirse  nunca del redil, como se han salido (de momento Venezuela, Ecuador, Bolivia o Nicaragua).

Se nos vende Colombia en los medios españoles como un ejemplo de prosperidad, pero en realidad  lo es para las multinacionales españolas. Pero así es la prensa española; confunde intencionadamente los intereses del IBEX 35 con los de los Pueblos del mundo. A fin de cuentas, son las empresas del IBEX las que marcan la línea editorial de esos diarios-lacayos.

Resultado de imagen de Colombia feroz imagenes

José Manuel Martín Medem. Colombia feroz. Del terrorismo de Estado a la negociación con las FARC. Editorial Catarata.

Resultado de imagen de jorge eliecer gaitan

El candidato por el Partido Liberal Jorge Eliecer Gaitán. Su asesinato en 1.948, por parte del Gobierno, en connivencia con la CIA y la Casa Blanca, supuso el inicio  del Terrorismo de Estado contra las fuerzas populares como política cotidiana. Una política de intimidación que ha llegado hasta hoy.

Resultado de imagen de alvaro uribe

Álvaro Uribe Vélez, probablemente el Presidente colombiano más vinculado al paramilitarismo. Bajo su presidencia tuvieron lugar numerosos casos de violaciones de Derechos Humanos, siendo uno de los más sonados, el de los falsos positivos, que se terminó convirtiendo en un escándalo político.

Resultado de imagen de carlos castaño colombia

El Comandante paramilitar Carlos Castaño, con algunos de sus hombres. Sería asesinado en 2.004 por orden su propio hermano Vicente, quién a su vez correría la misma suerte en 2.007.

Anuncios