RSS

El breve reinado de Pipino IV (John Steinbeck, 1.957). Una divertidísima sátira sobre el poder, la corrupción política y la manipulación de la opinión pública.

22 May

Recientemente escribí sobre John Steinbeck (1.902-1.968) y su novela, La perla (1.947), a la que dediqué comentarios laudatorios. Tanto me gustó que decidí seguir leyendo a este autor. Y descubrí El breve reinado de Pipino IV (1.957), una sátira mordaz sobre el poder, la corrupción política y la manipulación de la opinión pública. Escogí esta obra de Steinbeck, frente a otras suyas más conocidas, por su carácter de comedia. Aunque dentro de la novela, la comedia no ha disfrutado de especial prestigio, lo cierto es que hay novelas cómicas e incluso disparatadas, verdaderamente geniales. La novela está escrita de forma ágil y amena de principio a fin y se puede leer en cuatro o cinco días, si uno se encuentra en un período en que no se halle demasiado ocupado. Son 180 páginas (contando el prólogo de José Luis Piquero) en que se nos muestran las luchas de poder de los distintos partidos políticos franceses tanto entre ellos como en el interior de ellos,- pues la formación de camarillas y facciones es algo inevitable en la política-, la mezquindad, egoísmo y cortoplacismo de estos y de los poderes que se esconden tras ellos, lo anacrónico de la monarquía como institución y el  cómo está sólo se mantiene porque sostiene los intereses de gente muy poderosa (nunca los de la nación), el nulo poder que tiene un rey a la hora de la verdad, lo tremendamente manipulable y voluble que es la población a la que la clase política en alianza con los medios, manejan como quieren, el cinismo y los turbios intereses de las grandes potencias, el sectarismo y el faccionalismo convertidos en ley dentro de los partidos y el negocio millonario que puede ser para determinados sectores empresariales y mediáticos la instauración-, en este caso restauración-, de una monarquía. Nadie sale bien parado en esta novela. Ni la institución monárquica-, restaurada en la novela de la noche a la mañana por turbios intereses políticos-, ni la nobleza,- que aparece como una clase sumamente inútil y parasitaria, a la que no se puede poner a trabajar… porque no sabe-, ni la clase política,- llena de egoístas y sectarios (desde los conservadores a los comunistas, pasando por los monárquicos y sin olvidar a los socialistas, que quizás en la novela, sean los peores de todos) ni tampoco el Pueblo francés, que aquí aparece como una nación veleta, cuyo posicionamiento político va cambiando según se lo indican los medios al servicio de los políticos y los poderosos. Además, la novela está escrita en un momento (1.957) en que Francia vivía realmente un momento de gran inestabilidad política, debido a la Guerra de Argelia (1.954-1.962) y a otras cuestiones. Sólo un año después, De Gaulle se haría con el poder, en lo que los historiadores llaman un Golpe de Estado legalizado y pondría fin a la IV República. En ese aspecto, Steinbeck muestra un gran conocimiento del funcionamiento de la política europea en general y francesa, en particular, sorprendente en un escritor norteamericano.

La historia gira en torno a Pipino Arnulfo Héristal, un burgués amante de la astronomía que vive de las rentas que le producen unas propiedades y lleva una vida tranquila y razonablemente satisfactoria, hasta que se encuentra con que la clase política francesa para salir de la situación de bloqueo en que se encuentra,- meses y meses sin conseguir formar Gobierno (¿les suena de algo?)-, deciden hacerle rey (restaurando la Monarquía depuesta en 1.789), contra su voluntad. A partir de entonces, una serie de situaciones divertidas, surrealistas e incluso disparatadas, tendrán lugar.

Los personajes principales son todos bastante peculiares, pero a pesar de sus defectos y excentricidades, el autor muestra cariño y simpatía hacía ellos. Simpatía que yo creo que sentirán también la mayoría de los lectores. Es cierto que los personajes, los apellidos de algunos de ellos o los nombres de algunas de las facciones políticas, son exagerados y caricaturescos, pero es lógico, pues estamos ante una sátira. Una historia que se mueve entre la crítica a las instituciones políticas y la farsa. Para establecer paralelismos cinematográficos con esta comedia literaria, yo diría que es una combinación de Las vacaciones de Monsieur Hulot (Jacques Tati, 1.952), Uno,dos,tres,…(Billy Wilder,.1.961) y ¿Teléfono rojo?. Volamos hacia Moscú (Stanley Kubrick, 1.963). Todo en esta obra resulta muy bien medido, desde las descripciones psicológicas de los peculiares protagonistas hasta el retrato de aristócratas y partidos políticos, pasando por la extensión de la propia novela, ni demasiado breve ni excesivamente larga. Steinbeck probó el desafío de adentrarse en los no siempre sencillos senderos de la comedia y salió más que airoso del empeño.

La novela está publicada por la Editorial Reencuentros. Esta editorial se propone devolver a la actualidad obras de grandes autores, que en su momento se perdieron en el tiempo o que son poco conocidas. De esta manera han publicado algunas de las obras menos conocidas de autores como Mark Twain, John Steinbeck, Jack London o Voltaire.

Resultado de imagen de El breve reinado de Pipino IV imagenes

El breve reinado de Pipino IV. John Steinbeck. Traducción y prólogo de José Luis Piquero. Reencuentro. Navona. http://www.navonaed.com

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en mayo 22, 2017 en Literatura

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: