RSS

La Batalla de Pozoblanco (6 de marzo-13 de abril de 1.937). La batalla más destacada del Frente de Andalucía.

02 Ene

Hoy me centraré en una importante batalla de  nuestra quinta y última Guerra Civil. Importante a nivel del Frente de Andalucía, un sector de operaciones militares que quizás no se ha estudiado lo suficiente. Si bien es cierto que en los últimos años, están surgiendo estudios sobre esta y otras batallas que tuvieron lugar en la contienda. Es curioso como muchas batallas, sobre todo las que resultaron victoriosas para los republicanos han sido borradas de los libros de texto, de los documentales sobre la Guerra Civil y de la mayoría de los libros que se han dio publicando sobre esta.  En los libros asequibles al público se encuentran con facilidad las Batallas de Madrid, Jarama, Guadalajara, Brunete, Belchite, Teruel y Ebro. Pero nunca o casi nunca aparecen las Batallas de Seseña (Toledo), Lopera (Jaén), Pozoblanco (Córdoba), Atalaya de las Nieves (Toledo), Levante(Valencia) ,-también llamada Ofensiva de Albentosa-,  Ibiza o la Bolsa de Bielsa (Huesca). Tampoco suele aparecer nada sobre Batallas navales como la Campaña del Cantábrico o la Batalla del Cabo de Palos (Murcia). Ese ha sido el motivo que me ha llevado a escribir sobre esta batalla, y sobre otras, lo haré posteriormente. La lástima es que haya tan pocas imágenes en Internet sobre estas batallas y sobre algunos personajes que fueron decisivos en ellas, no hay fotografías o las poquísimas que hay son borrosas y confusas.

Esta batalla tuvo lugar entre los días 6 de marzo y 13 de abril de 1.937 en la localidad cordobesa del mismo nombre. Debido a que ocurrió al mismo tiempo que la famosa y decisiva Batalla de Guadalajara, pasó bastante desapercibida y no se le otorgó la importancia que realmente tuvo, pues fue una de las batalla más destacadas del Frente de Andalucía y Córdoba, sino la que más.

Desde el comienzo de la Guerra Civil, el bando nacional consolidó su dominio sobre importantes áreas de la provincia de Córdoba, especialmente la capital y la zona industrial Peñarroya-Pueblonuevo o la Subbética. Así, a finales de 1.936, estos mantenían bajo su control buena parte de la provincia, salvo la zona de los Pedroches.

Aunque, a comienzos de 1.937, los nacionales consolidaban su dominio sobre Andalucía Occidental, especialmente tras la conquista de Málaga (8 de febrero), después de la Ofensiva de la Aceituna (13-31 de diciembre de 1.936) y la Batalla de Lopera (27-29 de diciembre de ese mismo año), los avances de estos en el Valle del Guadalquivir se encontraban estancados ante la creciente resistencia republicana. Entonces, en el Cuartel general del General Gonzalo Queipo de Llano se planteó la posibilidad de reactivar ese sector.

El 6 de marzo diversas fuerzas del Ejército nacional al mando de Queipo lanzaron un conjunto de ataques en el sector de los Pedroches con el propósito de tomar Pozoblanco y Villanueva de Córdoba, para después avanzar hacia Ándujar y allí liberar a los sitiados del Santuario de Nuestra Señora de la Cabeza (un grupo de guardias civiles sublevados). El ataque en un primer momento tuvo éxito, consiguiendo avanzar 16 kilómetros en dirección a Villanueva de Córdoba.  Pero, el coronel republicano  Gabriel Morales reorganizó sus fuerzas y trasladó a las brigadas mixtas 20ª y 25ª, logrando detener de esta manera su avance. La 20ª  Brigada, junto a dos batallones y una agrupación de caballería de la 63ª Brigada Mixta, atacó el flanco de las fuerzas de Queipo, logrando detener su avance en el cruce de las carreteras de Peñarroya y Villanueva del Duque con las de Belmez e Hinojosa. La presión de los nacionales se dirigió entonces hacia Pozoblanco, llegando las tropas que iban en cabeza, a las orillas del río Cuzna.

Imagen relacionada

Calle Real de Pozoblanco en las primeras décadas del siglo XX.

El coronel Gabriel Morales solicitó refuerzos y el Estado Mayor republicano de Valencia le envió la llamada Brigada Móvil de Pozoblanco, compuesta por dos batallones de carabineros  del centro de instrucción de Requena (Valencia), un batallón de Linares (Jaén), el tercer  batallón del regimiento valenciano Pablo Iglesias y una Batería de Almansa (Albacete). Empezó a manifestarse la incapacidad de los nacionales para enfrentarse a las fuerzas del Coronel Pérez Salas, militar republicano que ya se había destacado en el Frente de Córdoba desde el inicio de la guerra.

El 9 de abril, los nacionales alcanzaron Villanueva del Duque, donde se enfrentaron a la 25ª Brigada Mixta. El 10, las tropas de Queipo llegan a Alcaracejos, localidad que toman, al tiempo que otra columna que avanza hacia el norte, intenta enlazar con las fuerzas de Alcaracejos, aunque la endurecida resistencia republicana lo impide. En ese momento, las bajas son muy numerosas en ambos bandos, y aunque los republicanos mantienen  la resistencia, Queipo insistió en continuar con el ataque los días 12 y 13. Pérez Salas logró asegurar Pozoblanco, al tiempo que reorganizaba sus fuerzas. En ese momento disponía de seis Brigadas Mixtas listas para intervenir.

En vista de que la situación no progresaba, Queipo ordenó la paulatina retirada a sus puntos de partida anteriores a la ofensiva. En los primeros momentos, los republicanos no fueron conscientes de esta retirada, pero pronto pasarían a la acción.

Resultado de imagen de Combates en Córdoba 1937 imagenes

Brigadistas en la provincia de Córdoba.

A partir de ese momento, los republicanos lanzaron todas sus fuerzas al contraataque. Llegan a mandar al frente  a unidades de la Brigada de Caballería, así como tanques y carros de combate. En los siguientes días las brigadas mixtas 20ª y 25ª, junto a la Columna Andalucía-Extremadura, avanzaron sobre Villanueva del Duque, combatiendo también en Alcaracejos e Hinojosa, aunque sólo se encontraron con la resistencia de pequeños grupos. En poco tiempo, los republicanos lograron restaurar las líneas defensivas anteriores al inicio de la ofensiva, e incluso avanzar hasta las cercanías de Peñarroya-Pueblonuevo.

La victoria del Ejército republicano animó a sus mandos a lanzar una ofensiva el 27 de marzo que pretendía la captura de Peñarroya-Pueblonuevo, y aunque no se logró tal objetivo, si consiguió algunas ganancias territoriales con las conquistas de Valsequillo, La Granjuela y Los Blázquez. Después de alcanzar las inmediaciones de Peñarroya el 8 de abril, los avances republicanos quedaron detenidos, y para el 13 de abril habían terminado todas las operaciones militares en el Frente de Córdoba.

El resultado de este enfrentamiento terminaría decidiendo también el del asedio del Santuario de Nuestra Señora de la Cabeza, que acabó siendo capturado el 1 de mayo por las fuerzas  al mando del Teniente Coronel Martínez Cartón.

Resultado de imagen de Pozoblanco agosto de 1.936 imagenes

Pozoblanco durante la Guerra Civil. Nunca ha quedado claro si esta fotografía pertenece al período en que esta localidad estuvo bajo los nacionales o bajo los republicanos.

Resultado de imagen de Pozoblanco 1937 imagenes

Fuente: Wikipedia.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: