RSS

En el valle de Elah (Paul Haggis, 2.007). Una valiente producción que se atreve a cuestionar al estamento militar estadounidense.

20 Dic

He estado viendo una película que me ha hecho reflexionar. Por eso escribo sobre ella. Se trata de En el valle de Elah, dirigida por Paul Haggis en 2.007. En el valle de Elah, nos cuenta la historia de un militar,-intuimos que retirado,- cuyo hijo (también militar y destinado en Irak) ha desaparecido estando de permiso, y por tanto ya en territorio estadounidense. Según avanza el relato, que tiene un ritmo endiabladamente bueno y absorbente, vamos viendo un mundo de mentiras, ocultaciones y hostilidad. Vemos como el protagonista,-un patriota que ha entregado su vida a servir a su país sirviendo en las Fuerzas Armadas-, es obstaculizado, ninguneado y hostilizado por esas mismas Fuerzas Armadas a las que tan leal fue. Nos damos cuenta del machismo del estamento militar con las continuas burlas y menosprecios a la única persona del género femenino que trabaja en la oficina militar a la que se dirige el atribulado cabeza de familia. Podemos comprobar las consecuencias nefastas de las guerras que actualmente libra Estados Unidos en el mundo, en la salud mental de sus jóvenes reclutas. Y certificamos que el horror y las atrocidades no están sólo en los lejanos  lugares de destino de los soldados, como Irak o Afganistán. También está en casa, aunque no salga en los periódicos. Las guerras acaban siendo una fábrica de producir enfermedades mentales y patologías, nos viene a decir la película. También hay lugar para reflexionar sobre la paternidad y el fracaso en ejercerla. Y cómo de forma paradójica, puedes llegarle más a un niño desconocido al que nunca volverás a ver que a tus propios hijos, con los que nunca te supiste relacionar, porque sólo quisiste que fueran una correa de transmisión de tus propios valores.

Viendo la película nos percatamos de lo dañadas que están las vidas de las personas, incluso en el país más poderoso del mundo. Y es de agradecer que este filme sea valiente, atreviéndose a cuestionar el estamento militar,- de un modo mucho más directo e hiriente, que otras películas anteriores en las que no se cuestionaba la institución castrense en su conjunto, sino que se dedicaba a castigar a unas poquísimas e inevitables manzanas podridas (por ejemplo, Algunos hombres buenos)-, sin caer en ningún momento en el panfleto progre, pacifista y blandenge. Al absorbente guión que atrapa al espectador con su crudeza y su ritmo estable, se añaden además las insuperables interpretaciones de sus tres formidables intérpretes: Tommy Lee Jones, Charlize Theron y Susan Sarandon. La única pega es que ese ritmo tan bien sostenido durante todo el filme, se tambalea algo en los últimos 23 minutos, haciendo que el final parezca algo cojo. Pero, incluso ese tambaleo de la fuerza narrativa en su tramo final, no invalida una obra que en conjunto es de lo mejor que ha ofrecido la cinematografía hollywoodiense en lo que llevamos de siglo XXI. Deberíamos tener la oportunidad de disfrutar de  películas valientes como esta más a menudo. Películas de las que  salir meditando sobre el mundo en que nos ha tocado vivir y del papel que jugamos en él.

Paul Haggis es un prestigioso guionista de series de televisión que a comienzos de los 2.000, dio el salto al cine, alternando la escritura de guiones con la dirección. En su haber como director tenemos joyas como la que nos ocupa o Crash (2.004), magnífica película coral o de vidas cruzadas, que nos mostraba que los seres humanos podemos acabar actuando de modo radicalmente opuesto a como imaginábamos. Era un filme de claroscuros donde podíamos ver como las distintas comunidades nacionales o étnicas que habitan Estados Unidos se temen y odian entre si, y desechando la idea estúpida, pero muy establecida de que el racismo, la xenofobia y la intolerancia son cosa sólo de blancos. Como guionista escribió entre otros guiones, los de Million Dollar Baby(2.004),-película que ya ha pasado a formar parte de las 100 mejores de la Historia-, Banderas de nuestros padres (2.006), ,-emotiva denuncia de cómo los soldados son instrumentalizados para fines concretos por quienes mueven los hilos del poder-, o las originales por rupturistas cintas de la saga Bond, Casino Royale (2.006) y Quantum of Solace (2.008), donde Haggis reinventaba el personaje sin caer en la desnaturalización aberrante a que lo llevaría Sam Mendes en las siguientes entregas, hasta hacerlo prácticamente irreconocible. Además, Haggis ha sido un hombre valiente que tras pasar muchos años en la Iglesia de la Cienciología, ha dado un paso al frente denunciando el carácter intolerante y totalitario de esta organización, al comprobar como esta discriminaba a sus hijas por su orientación sexual. Lo cómodo hubiera seguido mirar hacia otro lado como han hecho otros importantes personajes de Hollywood.

Resultado de imagen de En el valle de elah imágenes

Tommy Lee Jones, junto al entonces todavía desconocido James Franco.

Resultado de imagen de En el valle de elah imágenes

El personaje de Charlize Theron luchando diariamente por salir adelante en un hostil entorno masculino.

Resultado de imagen de En el valle de elah imágenes

Susan Sarandon interpreta a la esposa de un hombre que se ha dedicado más a su patria que a ella.

Resultado de imagen de in the valley of elah images

La paternidad puesta en entredicho o como puede ser más fácil dirigir una operación militar que dirigirse a un niño.

Resultado de imagen de Paul Haggis imagenes

El guionista y director Paul Haggis (1.953).

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 20, 2016 en Cine

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: