RSS

H.H.Holmes y su Hotel de la Muerte. El más imaginativo de los asesinos en serie. Un genio del mal.

03 Nov

H.H.Holmes siempre estuvo obsesionado por conseguir dinero de la manera más fácil y rápida. Bien fuese viviendo de mujeres adineradas, bien por medio de estafas y procedimientos fraudulentos. En ambas cosas, se mostró extremadamente hábil. Con tan sólo 18 años se casó con una rica joven llamada Clara Louering para pagar sus estudios de medicina, la arruinó y una vez obtenidos sus diplomas en la Universidad de Michigan, la abandonó para irse a vivir con una viuda que satisfizó sus necesidades económicas gracias a las rentas de su respetable casa de huéspedes. Siendo ya médico, también abandonó a aquella segunda conquista, ejerció durante un año en el Estado de Nueva York y fue después a establecerse en Chicago.

Resultado de imagen de H H Holmes imagenes

H.H.Holmes, asesino, estafador y seductor profesional.

Al llegar a Chicago, no tardó en seducir a una joven millonaria llamada Myrta Belknap. Se casó con ella, y gracias a unas falsificaciones de escrituras, estafó 5.000 dólares a su  familia política para hacerse construir una casa lujosa en Wilmete, villa ubicada en el Estado de Illinois. Luego, consiguió en las afueras de la localidad de Englewood, la herencia de una viuda de quién se hizo amante y hombre de confianza.

A base de falsificaciones de contabilidad y malversación de fondos, logró hacerse dueño de la totalidad de sus bienes y después, la hizo desaparecer.

Resultado de imagen de h.h. holmes crimes images

Holmes adquirió un terreno gracias a una serie de estafas y emprendió la construcción de un hotel con aspecto de fortaleza medieval, cuya disposición concibió él mismo. Cada una de las habitaciones estaba provista de trampas y puertas correderas que daban a un laberinto de pasillos secretos, desde él podía observar a escondidas a sus clientes, por unas ventanillas disimuladas en las paredes. Disimulada bajo el entarimado, una instalación eléctrica le permitía seguir en un panel indicador instalado en su despacho, el menor desplazamiento de sus futuras víctimas. Con abrir unos grifos de gas, podía asfixiar sin desplazarse a los ocupantes de algunas habitaciones.

Resultado de imagen de Holmes Castle images

Holmes Castle, el hotel de la muerte.

Un montacargas y dos “toboganes” servían para hacer bajar los cadáveres a una bodega donde según los casos, eran disuletos en una cubeta de ácido sulfúrico, reducidos a polvo por incineración o hundidos vivos en una cuba llena de cal. En una habitación llamada “el calabozo”, había instalado instrumentos de tortura. Una de las máquinas instaladas era un autómata que hacia cosquillas en la planta de los pies de las víctimas hasta hacerlos morir de risa.

El Hotel de Holmes, fue llamado Holmes Castle y se terminó de construir en 1.892. La Exposición Universal de Chicago abrió sus puertas el 1 de mayo de 1.893. Durante los seis meses que duró la Exposición, Holmes escogió a sus víctimas con precaución: tenían que ser mujeres ricas, jóvenes, guapas, y sobre todo, estar solas, y para evitar las visitas inoportunas de familiares o amigos de ellas, que tuvieran su domicilio en un Estado lo más alejado posible de Chicago. Con el final de la Exposición, la rentas obtenidas por el turismo en el hotel, bajaron notablemente, y Holmes se encontró en poco tiempo, corto de dinero. Para procurarse ingresos, incendió el último piso de su hotel y reclamó a su aseguradora una prima de 60.000 dólares, sin pensar que la compañía de seguros podría hacer una investigación antes de pagárselos. Dándose cuenta de su tremendo error, Holmes hizo rápidamente las maletas y huyó a Texas. La carcasa carbonizada de Holmes permaneció precintada y vallada en la esquina de la calle 63. La Agencia de Detectives Pinkerton se involucró en el caso para investigar a Holmes.

Desde Texas se trasladó a Denver, donde contrajo matrimonio. Tras la boda, fueron a vivir al pueblo de ella, donde él compró una tienda, la hipotecó, y finalmente, la vendió. En cuestión de semanas fue acusado de obtención fraudulenta de dinero y enviado a prisión. Liberado bajo fianza, puso en marcha una nueva operación criminal.

La idea era que un cómplice suyo, Benjamin Pitezel, debía hacerse un seguro de vida en una compañía de Philadelphia. Luego se presentaría como suyo un cadáver desfigurado por un accidente. La prima que cobraría Pitezel sería repartida entre ambos y “el muerto” iría a hacerse olvidar un tiempo a Iberoamérica. Sin embargo, Holmes a la hora de la verdad, decidió deshacerse de Pitezel matándole. Le ató y le quemó vivo. Una vez fallecido, procedió a rociarlo con cloroformo y lo puso al sol para que cuando fuese encontrado, la identificación fuese imposible.

A sus hijos también los asesinó. Al niño, Howard, lo estranguló y envenenó, y una vez muerto, lo corto en trozos que cupieran en la puerta de la estufa, y los arrojó allí, incinerando los restos. A las niñas, las había hecho entrar en un baúl, para posteriormente, inyectarles un gas venenoso a través de un orificio del baúl.

Resultado de imagen de pitezel children images

Resultado de imagen de pitezel children images

Resultado de imagen de h.h. holmes crimes images

Un antiguo compañero de celda, Marion Hedgepeth, le denunció al ver que no cobraba los 500.000 dólares que Holmes le había prometido por participar en una de sus turbias operaciones, y la policía realizó una investigación. La investigación fue dirigida por el detective Frank Geyer.

Una vez detenido Holmes, la policía registró el hotel, y se descubrió que este había sido utilizado como lugar de tormento y sala de ejecuciones. Los agentes encontraron cámaras desde las que se podía bombear gas, un horno lo bastante grande como para contener un cuerpo humano, cubas de ácido, y habitaciones equipadas con material quirúrgico de disección, así como toda la parafernalia de tortura.

En el juicio, un testigo de la acusación describió su trabajo como empleado de Holmes, descarnando 3 cadáveres, a 36 dólares cada uno.

Holmes fue condenado a muerte por un Tribunal de Philadelphia y ahorcado el 7 de mayo de 1.896. Le faltaban sólo unos días para cumplir 35 años.

Su hotel aún puede visitarse en Chicago, pues es una atracción turística.

Resultado de imagen de h.h. holmes crimes images

¡Bienvenidos al Hotel de Holmes¡. Cualquier estancia aquí puede ser la última…para usted.

Resultado de imagen de the devil in the white city images

En breve se estrenará El Diablo en la ciudad blanca, una película sobre H.H.Holmes, del dúo Scorsese-Di Caprio.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 3, 2016 en Crimen Organizado

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: