RSS

Lean a Tolstoi , y se conocerán mejor a si mismos y no serán tan duros consigo mismos.

23 Ago

Hace ya unos cuantos meses,- quizás ya más de un año, pues el tiempo transcurre a una velocidad fantasmal-, estuve leyendo un maravilloso tríptico de relatos de ese incomparable novelista que fue Lev Tolstoi (1.828-1.910), conocido sobre todo por Ana Karenina y Guerra y Paz, pero autor de una obra mucho más amplia. Bien, pues lo cierto, es que leyendo a Tolstoi descubrí a alguien que conocía como nadie los tormentos de la mente y el alma humanas. Nadie como él ha sabido reflejar toda la porquería que llevamos los humanos dentro. Me refiero a los complejos, las envidias, las frustraciones, el deseo sexual reprimido, los prejuicios sociales y de clase, las rígidas reglas de convivencia social que han restringido durante los siglos la libertad de las personas, la neurosis derivada de todo esto, los sentimientos de amargura e insatisfacción personales, la culpa, el pecado,etc. Todas esas cadenas que arrastramos los humanos, Tolstoi las diseccionó minuciosamente en sus obras. Si bien es cierto que la Rusia del siglo XIX era una sociedad muy rígida, tradicionalista y nada democrática, y que la sociedad de hoy es más avanzada, también lo es, que no somos tan libres como nos creemos y que las cadenas familiares, económicas, laborales, religiosas, ideológicas, personales,etc, siguen estando ahí, condicionándonos y frenando nuestra libertad y personalidad más de lo que nos imaginamos. Por eso, cuando lean a Tolstoi, van a sentirse reflejados en las situaciones interiores que atraviesan sus protagonistas. Porque la insatisfacción personal, la culpa o el sentirse “pecador” están ahí. Las percepciones que los personajes tolstianos tienen de la realidad, las hemos tenido todos.  Lean a Tolstoi, se identificarán con los personajes, se conocerán mejor a sí mismos y se perdonarán a sí mismos con más facilidad, pues entenderán que el ser humano está tejido de limitaciones e imperfecciones. Estoy convencido que tendrá un efecto terapéutico y liberador. Además, la lectura de los relatos de Tolstoi es un placer por la maestría con que están escritos. Los relatos de Tolstoi que recomiendo son los siguientes:

  • La muerte de Iván Ilich.(1.886)
  • El Diablo (publicado postumamente, en 1.911)
  • El Padre Sergio (1.898)

Lev Tolstoi (1.828-1.910).

La muerte de Iván Ilich, El Diablo y El Padre Sergio. Las cadenas de la rutina matrimonial, eclesiástica y económica en tres obras magistrales. Ultramar Bolsillo. Prólogo de Arturo Uslar-Pietri.

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en agosto 23, 2016 en Literatura

 

Una respuesta a “Lean a Tolstoi , y se conocerán mejor a si mismos y no serán tan duros consigo mismos.

  1. alejandro

    agosto 30, 2016 at 2:29 pm

    Coincido con ud, pero creo que Dostoiewski, contemporáneo de Tolstoi, es un mejor conocedor y diseccionador del alma humana. D. va al mismo centro, y T. se conforma con arañar la superficie

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: