RSS

Tefía (Fuerteventura), la colonia penitenciaria que el Régimen creó para los homosexuales.

14 Jul

La Colonia Agrícola Penitenciaria de Tefía, levantada en unos terrenos cedidos por el Ministerio del Aire situados en el aeródromo militar de las isla de Fuerteventura, se utilizó como campo de concentración entre 1.954 y 1.966.

Por allí pasaron casi cien presos a causa de su orientación sexual, pues la homosexualidad se consideraba causa de peligrosidad social.  Esto sucedió debido a la Ley de  Vagos y Maleantes y de Peligrosidad y Rehabilitación Social, una ley promulgada por la II República, que Franco retocó para incluir la homosexualidad, anteriormente considerada como escándalo público. Fueron enviados a ese lugar sin que les hubiese procesado en juicio alguno previamente. Iban a esa colonia penitenciaria directamente. En Tefía tenían que trabajar construyendo carreteras y caminos o picar piedra en canteras.

La duración de la condena solía variar entre uno y tres años y dependía de la percepción que tuviesen las autoridades sobre el comportamiento del preso y si consideraban que progresaba adecuadamente. Parece ser que era el capellán castrense quien tenía la última palabra. Este capellán era quien decidía si a determinados presos se les aplicaban castigos como aumentarles las horas de trabajo o rebajárles la ración de comida.

Numerosos fueron los casos de vejaciones y palizas que recibieron los homosexuales que estaban presos en las colonias agrícolas y muchas eran las ocasiones en que las que los carceleros los montaban en camiones y los paseaban por las poblaciones cercanas, como forma de humillación pública, para ser insultados por los ciudadanos que les gritaban ¡maricones¡.

Además, muchos de los prisioneros estaban desnutridos.

Según el testimonio de Octavio García, uno de los presos del campo, “Sólo faltaban las cámaras de gas. Era igual que Auschwitz o Ravensbrück, con calabozos sucios y una bombilla amarillenta en el techo. Me quedé en 50 kilos, todo el día picando y acarreando piedras y agua, comiendo batatas y chicharros llenos de gorgojos. Éramos seis presos homosexuales en aquella isla inhóspita. El director, Prudencio de la Casa de Dios, ex-carmelita descalzo era terrible, aunque me dio la libertad antes de tiempo, porque enseñe a rezar a los demás”. Otros no tuvieron tanta suerte y, como Juanito el Pionero, tuvieron que cumplir los tres años de pena máxima que contemplaba la ley.

Un monumento recuerda hoy aquel infierno para que no vuelva a suceder.

Monumento conmemorativo a los homosexuales víctima de la represión que pasaron por Teífa.

https://es.noticias.yahoo.com/blogs/cuaderno-historias/cuando-franquismo-encerraba-homosexuales-campos-concentración-221025771.html

http://www.tamaimos.com/2012/06/28/memoria-historica-canaria-xii-la-colonia-agricola-penitenciaria-de-teifa/

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: