RSS

¿Qué ha pasado realmente en las elecciones del 26-J?.

01 Jul

Muchas personas se sintieron inevitablemente confundidas, aturdidas o sorprendidas por los inesperados resultados de las elecciones generales del 26-J. Especialmente en lo que se refiere a los resultados obtenidos por la coalición Unidos Podemos (UP). Muchos nos hemos preguntado como es posible que todas, absolutamente todas las empresas de encuestas se equivocaran y tanto. Hay muchas teorías sobre lo acontecido el domingo. Desde quienes están convencidos de una conspiración a gran escala por parte de las élites económicas y políticas hasta quienes consideran que a muchos votantes de izquierda les daba muchísima pereza volverse a pasar por el colegio electoral tan sólo seis meses después del 20-D. Otros mantienen que el miedo al Brexit y a sus consecuencias influyó en el voto de izquierda. Esta última tesis no se sostiene por ningún lado, pues aquí los asuntos relacionados con la UE, los solemos vivir como si no fueran con nosotros, y no creo que haya muchos votantes progresistas pensando que ante el riesgo de Brexit, nadie mejor que Mariano para gestionar la situación. La hipótesis más sólida sin embargo es la de las malas relaciones entre IU y Podemos, la profunda animadversión que sienten no sólo los dirigentes de ambas formaciones, sino también sus votantes, con relación a la otra formación. Ese rechazo y desprecio profundo es sobre todo habitual entre los votantes de mayor edad de ambos partidos, y creo que es casi inexistente entre los votantes jóvenes. Deduzco que los viejos veteranos de IU que llevan toda la vida militando en esa formación, luchando y fracasando, ven con estupor y profundo desagrado, como unos jovencitos recién llegados a la arena política consiguen un triunfo electoral tras otro con suma facilidad y se ganan a la gente con habilidad, mientras que ellos, que están en estas luchas en muchos casos desde hace más de 40 años, no han conseguido ni un sólo triunfo y jamás han dejado de ser una fuerza política residual. Seguramente vean a los dirigentes de Podemos como advenedizos oportunistas más pendientes del marketing, la imagen y los golpes de efectos que de los contenidos ideológicos.  Es posible hasta que piensen que Podemos ni siquiera es de izquierda y que son un partido engaña-obreros. Algo así como el PSOE que ganó las elecciones en 1.982.

Del otro lado, me figuro que verán a la dirigencia y militancia de IU como una panda de dogmáticos, cuyo cerrilismo y negativa al cambio les ha llevado a un fracaso tras otro y a quedar en la irrelevancia parlamentaria. Creo que la imagen que pueden tener en ciertos sectores de Podemos sobre IU es la un partido que se ha aferrado con uñas y dientes a un proyecto muerto y enterrado hace un cuarto de siglo, llamado comunismo. Verán en IU a un partido cuyos dirigentes y militantes por ser coherentes con sus principios ideológicos hasta el final, han perdido hace mucho el tren de la Historia. Tal vez, lo único bueno que hayan visto ciertos dirigentes podemistas tras la decepción electoral, haya sido que al quedar IU abducida por Podemos, esta ya no le podrá quitar ni un sólo voto. Ahora bien , provocará que la gente votante de Podemos de más edad se quede en casa porque no quiere volver a los Anguita, Alcaráz, Pérez, Llamazares, etc. Y es que si Podemos, efectivamente representaba algo nuevo (al igual que el 15-M), la unión con partido viejo (y terminal), venía a contradecir esta afirmación. Si Podemos es nuevo, interclasista, adogmático y transversal, no pinta nada en alianza con IU. La decisión a tomar es difícil para la formación morada: si mantiene la unión con IU, perderá votos de personas que se sentirán engañadas por esta alianza, y si vuelven a ser dos partdios separados, sabe que siempre habrá varios cientos de miles de votos que no podrá conseguir, porque irán a IU. En ambos casos, pierde varios cientos de miles de votos.

Y esto es lo que ha pasado. La eterna enemistad y el sempiterno odio cainita en el interior de la izquierda real (el PSOE no es izquierda ni en sueños) ha motivado que muchos votantes de IU y Podemos se hayan quedado en casa como gesto de desaprobación de lo que ven como una traición o una alianza contra-natura.

No me pongo de parte de ninguno de los dos partidos. Simplemente, trato de imaginarme lo que pasa por las cabezas de un sector concreto de ambas militancias. Si no se hubiese dado por hecho el sorpasso; si en ningún momento se hubiese creído que Unidos Podemos sobrepasaría al PSOE en votos y escaños, el resultado no habría parecido tan malo. Pues esta vez , la injusta ley D`Hondt ha provocado que Unidos Podemos mantenga exactamente el mismo número de escaños que los conseguidos el 20-D. Y eso, habiendo perdido más de un millón de votos. En definitiva, se quedan como estaban, lo cual no es tan malo. Podemos consolida un espacio electoral de cinco millones de votos y de momento, al acoger (no sabemos por cuanto tiempo) a IU,  evita la competición en votos con esta. Vamos, que no todo ha sido tan malo para Podemos, sobre todo si se tiene en cuenta que sólo existen desde hace dos años y medio. Ya quisieran haber tenido alguna vez cinco millones de votos IU o el antiguo PCE. Pero, en lugar de disfrutar de lo conseguido, se amargan, se sienten frustrados y se enzarzan en infames luchas entre ellos. La ambición desmedida de los dirigentes podemistas unido a cierta soberbia o prepotencia puede jugarles una mala pasada en un futuro cercano.  Podemos no ha de mostrar tan a las claras que están ansiosos por hacerse con el poder y gobernar. Eso queda fatal. Y deberían ir pensando, aunque  les duela en el alma, que seguramente, nunca consigan gobernar a nivel nacional, pues, en un sistema cuatripartito, ninguna formación tendrá nunca mayoría absoluta. Y los otros tres partidos, siempre le cerrarán el paso al Gobierno de la nación.Tampoco su excesiva (y oportunista) volubilidad ideológica les ayuda, pues les va restando credibilidad a medida que pasa el tiempo y se van sucediendo las múltiples campañas electorales de este país.

Tres rostros de incredulidad y amargura tratando de entender que demonios ha pasado. 

Al final, El Sorpasso sólo era una película de Dino Risi.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en julio 1, 2016 en Ciudadanía

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: