RSS

El Movimiento Vecinal en España. Una historia de luchas y reivindicaciones desde el Tardofranquismo hasta nuestros días.

12 May

En 1.968 y al calor de la reciente Ley de Asociaciones de 1.964, se constituyó la Asociación de Vecinos de Palomeras Bajas (Vallecas), seguida de inmediato por la creación de otras. La razón del nacimiento y expansión de este tipo de asociaciones se debió a un amplio número de situaciones que había que resolver: carencia de servicios urbanos básicos (zonas verdes, transporte público,etc), un parque de viviendas inadecuado y la falta de libertades públicas que permitiesen un control democrático de una Administración local que era percibida como ineficaz, autoritaria y corrupta.

En esos primeros años de consolidación de las asociaciones (1.969-1.974), éstas fueron un refugio para la contestación social y política a la dictadura e incluían a gentes de diversas  sensibilidades ideológicas. En el origen de estos movimientos vecinales hubo una gran sintonía entre activistas del clandestino PCE y cristianos de base. Poco a poco se irían incorporando amplias redes vecinales, con lo que el movimiento vecinal llegó a obtener una amplia representatividad como organización fundamental  de la vida de barrio. El movimiento vecinal ha tenido la virtud de poner sobre la mesa un amplio número de cuestiones que afectaban a la vida diaria: la salud, el urbanismo, la vivienda, la educación, la cultura o los problemas de la mujer y de los jóvenes.

Los dirigentes vecinales siempre han velado por la independencia de las asociaciones, siendo mayor la influencia del movimiento vecinal sobre los programas de los partidos políticos que viceversa (afortunadamente). La decidida apuesta por la democracia participativa, así como su carácter asambleario y democrático hicieron de las asociaciones vecinales verdaderas escuelas de democracia.

El período comprendido entre 1.975 y 1.979 representó la edad de oro del movimiento vecinal. Son los años de las grandes movilizaciones y conquistas políticas y sociales. A la primera manifestación autorizada tras la muerte de Franco, acudieron 50.000 personas y se produjo en junio de 1.976. Poco después, en septiembre de ese mismo año, se produjo la Manifestación de la Guerra del Pan, en el barrio de Moratalaz, y acudieron 100.000 personas, la mayor concentración conocida en Madrid hasta entonces. Pero la conquista más emblemática del movimiento ciudadano se dio en el área de la vivienda. El derecho de los vecinos, amenazados por procesos especulativos, de permanecer en sus barrios se tradujo en nuevas operaciones de vivienda pública y nuevos equipamientos que transformaron la periferia de Madrid.

En Madrid siempre ha destacado la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM). Esta organización engloba a cientos de colectivos ciudadanos de la Comunidad de Madrid. La FRAVM centra gran parte de su actividad en el fomento de la participación ciudadana, el bienestar social, el respeto por el medio ambiente, la defensa del transporte público y el acceso a la cultura.

Podemos situar el origen de la Federación en la gestación y desarrollo del movimiento vecinal de Madrid, que se produce al calor de las primeras reivindicaciones populares surgidas de la inmigración de miles de españoles procedentes del ámbito rural en los años 50. Muchas de estas personas se instalaron en la gran urbe como pudieron, levantando pequeñas casas y chabolas, dando lugar a cinturones de miseria donde la carencia era norma. De lo inhóspito de aquellas chabolas, de la espontánea ayuda mutua, de la creciente concienciación y de las tertulias vecinales surgieron grupos de ciudadanos que se echaron a la calle para luchar por los bienes básicos: el alumbrado público, los colegios, el suministro de agua o algo de cemento para las calles polvorientas y enfangadas. Organizarse no era fácil, pues la maquinaria represiva del régimen acechaba y perseguía el mínimo movimiento.

Tras el éxito de la Asociación de Vecinos de Palomeras Bajas en 1.968, se pusieron en marcha otras 20 asociaciones en barrios populares como Moratalaz, Orcasitas, San Blas y Puente de Vallecas, y en municipios como Álcala de Henares, San Sebastián de los Reyes, Leganés y Getafe.

El 22 de julio de 1.976, 50.000 personas tomaron la calle Preciados de Madrid para exigir la legalización de las asociaciones de vecinos. . En enero de 1.977 se celebró en la ciudad el primer encuentro de Asociaciones Vecinales de toda España para abordar entre otras cuestiones, el reconocimiento constitucional del movimiento ciudadano. En la década de los 80 se celebró el I Congreso del Movimiento Vecinal Madrileño y se negociaron las primeras Normas de Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Madrid. Desde entonces, la FRAVM no ha dejado de crecer hasta hoy.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en mayo 12, 2016 en Ciudadanía

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: