RSS

Desde el pasado día 14 una directiva de la UE blinda los secretos de las grandes empresas para que el público no pueda conocer si estas incurren en malas prácticas.

23 Abr

El pasado día 14 de abril se aprobó una directiva para salvaguardar los secretos de las grandes corporaciones de filtraciones por parte de los periodistas. Curiosamente ha tenido lugar pocos días después de la revelación de los Papeles de Panamá. Supongo que después del escándalo producido primero, por la publicación de la lista Falciani y recientemente  el asunto del trucaje de Wolskwagen y por el de los Papeles panameños, los poderosos del mundo han llegado a la conclusión de que esto no se puede repetir y hay que evitar que el público vuelva a enterarse de estas cosas. Desde luego esta medida significa completa impunidad para las empresas y una inmensa limitación para los periodistas. Esta directiva  establece penas de hasta 3 años de prisión para los periodistas que se atrevan a publicar secretos empresariales. Además, los periodistas serán obligados a pagar multas de hasta 375.000 euros.  Pero es que si además, se considera que lo que ha hecho el periodista es dañino para los intereses de la nación, ambas penas (prisión y multa) serán automáticamente dobladas. A todo esto hay que sumar el hecho de que los periodistas implicados tendrían que hacer frente a los enormes costes judiciales que resultarían de las demandas que les interpondrían esas empresas.

Estamos ante una situación gravísima que atenta contra la libertad de información y contra la esencia misma de la democracia, pues impide que la gente tenga acceso a hechos. Hechos relevantes, pues deberíamos saber si parte de las empresas de nuestro país o de otros, nos están robando. La UE es cada vez menos un proyecto político de integración continental y más una plataforma al servicio de los poderosos de este mundo, es decir mercados y multinacionales. Se legisla cada vez más contra los ciudadanos. Estamos ya al borde un orweliano 1984, pero en vez de con un Estado omnipotente, con fuerzas económicas invisibles, pero todopoderosas, controlando nuestras vidas.

Esta directiva si que es una agresión en toda regla a los periodistas y no las discutibles declaraciones de Pablo Iglesias en la Universidad Complutense hace un par de días. Con tanto retroceso en derechos y libertades, la profesión periodística puede desparecer o al menos quedar sin sentido. Hablo del periodismo de verdad, no del de programas como Sálvame.

Recomiendo el siguiente artículo sobre este asunto firmado por Alejandro López de Miguel en Público.es

http://www.publico.es/internacional/ue-endurecera-castigos-revelar-secretos.html

 

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en abril 23, 2016 en Unión Europea

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: