RSS

Corazones de acero (David Ayer, 2.014). Una película de guerra como Dios manda.

12 Abr

Estuve visionando hace unos días una película bélica que me ha sorprendido gratamente por su realismo, su crudeza, su sentido del ritmo y su guión tan bien hilvanado. Tanto que la historia no decae en ningún momento. Se trata de Corazones de acero (David Ayer, 2.014), una película desmitificadora  y épica al mismo tiempo sobre el avance militar norteamericano por territorio alemán en los últimos meses de la II.Guerra Mundial en Europa. Desmitificadora, porque muestra a unos soldados norteamericanos llenos de odio, venganza y crueldad que tratan a los prisioneros del ejército alemán peor que a cucarachas. Porque nos muestra la guerra como un apestoso descampado con olor a gasolina y a cadáveres, con soldados fumando y diciendo palabrotas todo el tiempo, ambas cosas compulsivamente. Los soldados del batallón que aquí destilan vulgaridad, mala educación, cinismo y crueldad por todos sus poros. Han visto cosas tan horribles y vivido situaciones tan extremas que han perdido todo rastro de humanidad convirtiéndose en seres tan moralmente despreciables como los nazis a los que vinieron a combatir. No están emparentados con los héroes del cine bélico clásico de obras como Objetivo: Birmania (1.945) o La batalla de las Ardenas (1.966), sino con los malhablados, histéricos y desagradables anti-héroes de los pelotones que protagonizaban las películas sobre Vietnam, como Apocalipsis Now (1.979) o Platoon (1.987).

Creo que ya era hora de que nos llegase una película sobre el lado más oscuro del ejército norteamericano, después de toda una vida asistiendo a innumerables panegíricos sobre esta institución. Además, siempre es positivo que un tema tan trillado como la segunda contienda mundial se aborde desde perspectivas diferentes. Una perspectiva que sin caer en el revisionismo histórico, añade valor a una película, ya de por sí bastante conseguida. Se consigue una autenticidad que da la sensación de estar viendo un documental o noticiario. Intuimos que la guerra en la vida real se parece mucho más a ese crudo espectáculo que a las fabulosas aventuras lideradas por el optimista Errol Flynn contra los japoneses en las junglas birmanas, por poner un ejemplo.

Y épica, porque en su tramo final gira hacia el lado más aventurero, espectacular y emocionante del género bélico. Cuando pensamos que el duro realismo al que nos había sometido Ayer no daba para heroísmos nostálgicos, este nos ofrece un recital de secuencias de acción perfectamente acoplado con el resto de la cinta que nos devuelve a esas emocionantes y tensas batallas con que finalizaban filmes imprescindibles del género como Doce del patíbulo (1.967), El desafío de las águilas (1.968) o La batalla del río Neretva (1.969). Escenas muy largas, pero que no queríamos que acabasen por como las disfrutábamos al tiempo que nos tensábamos pues veíamos que el desafío al que se enfrentaban los buenos parecía demasiado incluso para ellos. Realmente, la parte final sabe electrizar al espectador y se nota que estamos ante un filme bien producido, en el que no se han escatimado medios ni recursos para conseguir aunar calidad y verosimilitud.

Probablemente la mejor escena de la película sea la que transcurre en la casa requisada por los soldados donde tiene lugar un encuentro con dos muchachas alemanas que se irá tornando en un clima tenso, donde se nos muestra que la guerra es tan asquerosa que ni en los momentos en que no hay batalla, la juventud y la inocencia pueden respirar tranquilas. Es la escena más descriptiva de la psicología de cada uno de los soldados y la que más nos hace reflexionar sobre la crueldad y arbitrariedad con que pueden actuar algunos supuestos liberadores, si se ven con poder e impunidad.

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en abril 12, 2016 en Cine

 

Una respuesta a “Corazones de acero (David Ayer, 2.014). Una película de guerra como Dios manda.

  1. Augusto

    abril 18, 2016 at 6:15 pm

    Por fin empezamos aunque sea a hojear la verdad del comportamiento de los aliados durante la 2da. Guerra Mundial. Bastante nos han mentido haciéndonos creer que eran ángeles liberadores
    cuando eran simplemente criminales de la peor especie

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: