RSS

El TTIP y el CETA: Los mayores peligros para nuestros Derechos como ciudadanos.

24 Nov

El pasado sábado 21 asistía a una muy necesaria y esclarecedora conferencia celebrada en el cine Palafox, de Madrid sobre el TTIP.  Conferencia que contó con la participación de gente de la talla de Alberto Garzón o Marina Albiol, que además, de ser magníficos oradores, han demostrado una gran valentía al introducir este tema en la campaña electoral. Lo que nos contaron al auditorio (que estaba lleno a rebosar), fue escalofriante. Estas siglas significan Tratado de Libre Comercio Trasantlántico, por sus siglas en inglés, pues es un acuerdo comercial entre Estados Unidos y los países de la Unión Europea. Cuando digo que es un gran peligro, lo hago porque me consta que supone una enorme violación de derechos laborales y medioambientales. De hecho, otorga un poder prácticamente ilimitado a las empresas multinacionales, las cuales pueden hacer lo que les venga en gana saltándose Gobiernos, Parlamentos, Tribunales y Pueblos enteros. Este Tratado impone entre otras cosas la creación de Tribunales Internacionales de Arbitraje (ISDS). Estos “tribunales” permitirán  a las empresas denunciar a cualquier Estado que incorpore cambios legislativos que dañen sus intereses de inversión. Si cualquier Gobierno se atreve a ir contra las imposiciones de las multinacionales firmadas en el TTIP, se verá inmediatamente denunciado por estas y obligado a pagar indemnizaciones multimillonarias. Estos “tribunales” son creados por las multinacionales ad hoc. Las empresas podrán elegir perfectamente a los componentes del “tribunal”. Todo estará hecho para que ellas siempre ganen. Los Estados, en cambio no podrán denunciar a las multinacionales. Hay ya varios precedentes sobre esto en otros tratados de libre comercio similares.

Por ejemplo, en 2.009, la multinacional sueca de la energía Vattenfall demandó al Estado alemán por no permitirle imponer las condiciones o normativas sobre calidad del agua que ella quería. Exigió por las “molestias” 1.400 millones de euros. Ante tan enorme extorsión, Alemania terminó cediendo y rebajó las exigencias en materia medioambiental.

Otro caso similar sería el de la empresa  canadiense del sector minero Infinito Gold contra el Estado costarricense. La empresa denunció porque el Gobierno de Costa Rica se negó aceptar un proyecto de minas de oros a cielo abierto en plena selva. Reclama más de 1.000.000 millones de dólares mediante el sistema de arbitraje previsto en el Tratado de Inversión Bilateral Canadá- Costa Rica.

Y el TTIP destrozaría nuestras vidas, porque de los 8 derechos laborales fundamentales de la OIT (Organización Internacional del Trabajo), Estados Unidos se ha negado a firmar 6. Se rebajarán las exigencias en materia de etiquetado, en defensa de los derechos del consumidor, pues se introducirán productos transgénicos, hormonas en la carne, etc; se limitará todo lo posible la representación colectiva de los trabajadores, los servicios públicos serán privatizados, habrá libertad total para el fracking, para exportar residuos peligrosos, etc.

Se quiere liberalizar totalmente el sector público, desde los servicios sociales, la salud y la educación hasta el transporte y las infraestructuras, para “hacerlas más competitivas”.

Debido a lo siniestro del contenido del TTIP, este se está negociando en el más absoluto secreto, de espaldas ya no sólo a los Pueblos afectados, sino incluso a los propios eurodiputados. Se negocia a puerta cerrada y para acceder a los documentos (en realidad, sólo permiten el acceso a una pequeña parte de estos), el/la europarlamentario/a ha de entrar en la sala donde se encuentran  estos sin cuaderno, bolígrafo ni móvil y se le hace firmar una claúsula de confidencialidad, que de ser incumplida, tendría consecuencias penales, pues le llevaría ante los tribunales.

El otro Tratado es el CETA, que es entre Canadá y la UE, y es más de lo mismo.

Por todo esto, -que no es poco-, hay que sacar a la luz de la opinión pública de los Pueblos de Europa este tratado para que este muera, pues si la gente lo conociese, lo rechazaría automáticamente y ningún Gobierno o partido político con aspiraciones de gobernar se atrevería a llevarlo en su programa o defenderlo. Y de esta manera, el tratado ya no tendría más recorrido, mal que les pese a las multinacionales y a los fundamentalistas del mercado.

Fuente:

Ramón Boixadera i Bosch  eldiario.es  TTIP y CETA: Tratados de comercio devastadores para el empleo y la economía.

Mikel Arizaleta Rebelión.org El TTIP, barra libre para las multinacionales.

Más información en:

http://www.publico.es/politica/jefe-negociador-bruselas-ttip-y.html

http://www.diagonalperiodico.net/tags-tags-tematicos/ttip

agenda.diariovasco.com/evento/conferencia-susan-george—ttip-497752.html

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 24, 2015 en Ciudadanía, Unión Europea

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: