RSS

Bernie Sanders (EE.UU.) y Jeremy Corbyn (Reino Unido). Las dos esperanzas de la izquierda en el mundo anglosajón.

23 Sep

Recientemente, y prácticamente al mismo tiempo, han surgido dos relevantes figuras en la izquierda del mundo anglosajón, que de llegar al poder, podrían cambiar las cosas de manera sustancial. Podrían empezar a cambiar la correlación de fuerzas entre ciudadanos y capital. Me estoy refiriendo a Bernie Sanders, de EE.UU., por el Partido Demócrata y a Jeremy Corbyn, del Reino Unido, por el Partido Laborista. El primero, se presenta como principal rival de la todapoderosa Hillary Clinton, por un partido que nunca fue de izquierdas, y el segundo se presenta por un partido que hace mucho dejó de serlo. Es muy esperanzador que estos cambios (si es que llegan al poder) se produzcan en dos países poderosos. En dos de los países de los que mandan. Porque eso implicaría más fuerza y posibilidades de victoria a sus proyectos. De poco sirve que la izquierda real llegue al poder en países periféricos, intervenidos y sometidos, porque a la hora de la verdad, su margen de maniobra es entre escasísimo y cero. La experiencia de Siryza en Grecia nos lo demuestra. Para que partidos de izquierda transformadora tengan posibilidades de hacer verdaderos cambios, antes tienen que llegar al poder partidos con objetivos similares en los países dominantes. Si las reglas de juego comienzan a cambiar primero en Washington y Londres, y pongamos que un partido de parecidas características a Siryza o Podemos, empezase a gobernar en Berlín, las cosas serían mucho más faciles para el Gobierno griego, para un hipotético Gobierno de coalición Podemos-IU en España o para cualquier otra formación política europea alternativa y transformadora. Si no, poca esperanza veo.

Bernie Sanders.

 Ha sido miembro de la Cámara de Representantes en Washington, desde 1.990 y senador independiente, desde 2.007, por el estado de Vermont.

Cuando digo independiente, me refiero a que no estaba adscrito a ninguno de los grandes partidos. Hoy, sin embargo, aspirando a la Casa Blanca, se ha integrado en el Partido Demócrata.

Sus críticos consideran que la postura socialdemócrata de Sanders es puro marketing, necesario para que la gente acuda en masa a votar por el Partido Demócrata en las próximas elecciones presidenciales, y que si llega al poder, no se enfrentará al poder económico y financiero.

En sus discursos, Bernie Sanders denuncia como el poder económico está arrebatando derechos y libertades a los ciudadanos, mientras la clase politica no hace nada para frenarlo. Sanders considera que la clase media es una de las principales víctimas del capitalismo radical que impera en EE.UU.

Lo curioso es que su candidatura tiene un apoyo del 25%, una cifra sorprendentemente alta para quién es definido como socialista por los medios, en un país tan visceralmente anticomunista como EE.UU

Lo que parece claro es que Sanders obtendrá los mayores porcentajes de voto entre los jóvenes, la franja de votantes a los que más ilusiona.

Su gran reto será convencer a una mayoría de estadounidenses de que las ideas socialdemócratas que él representa son positivas y beneficiosas para los ciudadanos, algo verdaderamente difícil en una sociedad con las características de la estadounidense.

Jeremy Corbyn.

Este veterano político ha planteado un giro radical en la manera de hacer política de su partido. Considera que si los laboristas quieren volver a conectar con la gente y tener opciones de volver al poder, han de recuperar el ideario que traicionaron y enterraron, desde que Tony Blair se hizo con la dirección a mediados de los 90.

Esta demostrando ser un líder carismático, con una gran capacidad de ilusionar a las bases del partido y la ciudadanía. Desde su aparición, el número de afiliados al Partido Laborista ha crecido hasta unos 330.000.

El Gobierno británico encabezado por David Cameron ha reaccionado de manera histérica y desafortunada ante el avance de Corbyn en las encuestas, calificándole a él y a su partido de amenaza a la Seguridad Nacional, a la economía y a las familias.

Dentro del ideario político de Corbyn destacan las siguientes propuestas:

  • Reducción del déficit, pero sin erosionar el sistema de bienestar social.
  • Subida de impuestos a los más ricos.
  • Renacionalización de servicios públicos como la energía y el ferrocarril.
  • Incremento de la lucha contra la evasión fiscal.

Al igual que Bernie Sanders en EE.UU., Corbyn no lo tendrá nada fácil para llevar a cabo su proyecto, pero el hecho de haber sido elegido líder del partido con unas cifras del 60%, cifra superior a la que obtuvo Blair al ser elegido líder en 1.994, ahuyenta el riesgo de una trama interna de un sector de su partido para derrocarle, por lo menos a corto plazo. La clave de la exitosa elección de Corbyn ha sido su claro mensaje contra la austeridad, mensaje que no aparecía en los otros tres candidatos del partido, obsesionados con disputar a los conservadores, el espacio electoral de centro.

Anuncios
 
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: