RSS

Apuntes sobre el extremismo político y religioso judío.

12 Ago

En los últimos días hemos tenido noticia de la muerte de un bebe palestino a manos de un grupo terrorista ultranacionalista judío. Esta noticia supongo que habrá sorprendido a mucha gente, porque normalmente se informa sobre el terrorismo islámico, pero el terrorismo judío existió en décadas pasadas, de manera intermitente. No es algo nuevo. Parece ser que aparece, es combatido y desarticulado, y años después, reaparece. Es un terrorismo dirigido por gente tan fanática como los yihadistas o como las milicias supremacistas de Estados Unidos, o como los etarras. Gente que no tiene nada que ver con la mayoría de la población israelí, que es pacífica y demócrata. Utilizando como palanca, el antisemitismo tan cruel que han padecido los judíos, se procede a un discurso de mucho odio y de venganza. Ciertamente, estamos en un mundo que vuelve a la locura de las guerras de religión del siglo XVI. Antisemitismo, islamofobia, terrorismo, brutales represalias como respuesta a actos terroristas, etc. He recopilado un texto de Bruce Hoffman, uno de los mayores expertos en terrorismo, hablando sobre el extremismo político y religioso judío, a través del análisis de  las que posiblemente son las dos figuras más fanáticas del integrismo hebreo: Meir Kahane y Baruch Golsdtein.  Bruce Hoffman ha sido Presidente  del Departamento de Relaciones Internacionales y director del  Centro para el Estudio del Terrorismo y la Violencia Política  en la Universidad de St. Andrews (Escocia). Anteriormente, fue director de investigación del terrorismo en la RAND  Corporation de California. Espero les resulte interesante.

“Es significativo que las mismas características  que son atribuidas a los grupos terroristas islámicos,  es decir, la legitimación de la violencia a través de preceptos religiosos, la sensación de alienación, la existencia de un movimiento terrorista en el que los activistas son también los destinatarios de la acción y la idea de eliminación de una amplia categoría de “enemigos”, también están presentes en los movimientos terroristas judíos surgidos en Israel a principios de los 80. Muchos de los miembros de estos grupos se han inspirado en el pensamiento del rabino Meir Kehane. Kahane , nacido en Nueva York fue un autor prolífico, predicador, orador y columnista de prensa, que fundó su propio partido político israelí, ahora ilegalizado, llamado Kach (Así), para difundir sus extremas e intransigentes opiniones. La obsesión de Kahane era darle la vuelta al mito de los judíos como víctimas, y de ahí surgía su convicción de que los sionistas estaban inmersos en una permanente lucha contra un mundo intrínsecamente antisemita, rodeados por el odio de antisemitas en el armario en Estados Unidos y de árabes depredadores sedientos de sangre tanto dentro como fuera de Israel. La receta de Kahane era muy sencilla: la agresividad militante, considerada como el derecho inalienable a la autodefensa.

Meir Kahane soltando uno de sus incendiarios discursos.

Cuando Kahane y su familia emigraron a Israel en 1.971, empezaron a aplicar su programa de estridente autoafirmación al problema palestino. Por ejemplo, en 1.980, Kahane hizo un llamamiento al Gobierno israelí para que crease un “grupo terrorista judío” cuyo único objetivo sería matar a los árabes y expulsarlos de Israel y de los Territorios Ocupados.
La intención de Kahane era deshumanizar por completo a los árabes y, de esta manera , hacer que sus recetas políticas fueran más tolerables y aceptables para los judíos.

Meir Kahane (1.932-1.990).

En los años 80, un grupo de seguidores de Kahane, Gush Emunim (Bloque de los Fieles), decidió pasar a la acción. Diseñaron un plan terrorista muy ambicioso: la explosión simultánea de cinco autobuses árabes en un momento del día en el que estaba asegurado que los vehículos estarían repletos de gente y que las calles estarían vacías de judíos. Su idea era pegar los explosivos a los depósitos de gasolina de los autobuses y hacerlos detonar un viernes por la noche, justo después de que hubiese comenzado el Sabbat judío. Pero, justo cuando el grupo se disponía a atacar, todos sus miembros fueron arrestados. Con la detención se desveló que el grupo llevaba cuatro años planeando volar por los aires la Cúpula de la Roca de Jerusalén, el Tercer Templo más sagrado del Islam que se levanta sobre el mismo terreno que ocupara antes el lugar de culto más sagrado de la religión judía, el Segundo Templo, destruido en 70 d.C. Por tanto, el objetivo de los terroristas no consistía simplemente en destruir un lugar sagrado para los musulmanes, sino hacer posible un milagro; hacer posible la resurrección del Tercer Templo judío y, de esta manera, propiciar el regreso del Mesías. Estaban absolutamente convencidos de que a través de sus acciones, alcanzarían la redención. La visión de los terroristas era la de un Israel sitiado, atacado por todos los frentes por unas fuerzas  salvajes y encolerizadas, ante las cuales, no tendría más remedio que utilizar su arsenal nuclear. El resultado sería la  completa aniquilación de los enemigos árabes de Israel y la proclamación en la Tierra de un nuevo “Reino de Israel“, una teocracia regida por un rey de designación divina y gobernada por una auténtica “Corte Suprema”. Al igual que había ocurrido con anteriores operaciones terroristas, este atentado dependía de la aprobación de alguna autoridad religiosa, de algún rabino.

Meir Kahane fue asesinado en la ciudad de Nueva York en noviembre de 1.990 por El Savyid A. Nosair, uno de los hombres acusados de conspirar para hacer explotar el World Trade Center, en 1.993.

Otra figura destacada del extremismo e integrismo judíos fue el Dr. Baruch Goldstein. Este fue un judío ultranacionalista , ferviente seguidor de Kahane y como él, nacido en Estados Unidos. El 25 de febrero de 1.994, Goldstein entró en la mezquita de Ibrahim, situada en el interior de la Cueva de los Patriarcas,-un lugar sagrado venerado y compartido por judíos y musulmanes-, y abrió fuego sobre los fieles musulmanes que se habían concentrado allí para el servicio religioso. Goldstein  disparó 119 balas de su rifle de asalto M-16 contra la congregación matando a 29 personas e hiriendo a otras 150, antes de que los sorprendidos musulmanes pudiesen reaccionar y le golpearan hasta morir. Goldstein consideraba que con esta acción precipitaría la redención del pueblo judío. Estaba convencido de que así quedaría asegurado que a Israel se le devolviera todo aquello que le pertenecía por derecho y, por tanto, se cumplirían las condiciones para el advenimiento del Mesías, tal y como había predicho Kahane”.

Baruch Goldstein (1.956-1.994).

Fuente: A mano armada. Historia del Terrorismo. Bruce Hoffman.                               Ed. Espasa. 1.998.

 

 

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: