RSS

Terrorismo contra Colonialismo: La EOKA contra el Ejército Británico de ocupación, en Chipre.

04 Mar

La EOKA era una organización terrorista que luchaba por conseguir la independencia de Chipre, con respecto al colonialismo británico. Es un caso curioso, pues supone un país europeo colonizando a otro país europeo. Chipre, contra lo que mucha gente cree, todavía es Europa. Otra cosa, es que geográficamente este muy cerca de Oriente Medio y desde las costas de Chipre se vean las de Palestina. EOKA es el acrónimo de Organización Nacional Chipriota de Resistencia (en sus siglas en chipriota, claro). Su líder fue el general George Grivas, y su objetivo al comenzar la lucha armada, fue el de tratar de que la gente de todo el mundo conociera la causa chipriota. Además, la resistencia armada anticolonialista chipriota coincidió en el tiempo con la que llevaba a cabo el Frente de Liberación Nacional (FLN) en Argelia contra el colonialismo francés. A su vez, el modelo de inspiración para ambas organizaciones armadas fue la milicia paramilitar judía Irgun en Palestina, unos años antes.

Cinco miembros de la EOKA.

George Grivas fue consciente desde el primer momento de la necesidad de llegar a una audiencia internacional lo más amplia posible para “vender” mejor su causa. Era evidente que muchos extranjeros y también representantes de la ONU, ignoraban totalmente las razones por las que combatían los chipriotas. Grivas, en sus alocuciones de cara a Occidente, establecía un paralelismo entre su lucha anticolonial y la de los pueblos europeos sometidos al nazismo durante la II. Guerra Mundial.

Sabiéndose inferior en número y armamento al Ejército Británico de ocupación, la estrategia de Grivas y la EOKA fue la  llevar a cabo actos violentos bien orquestados y llevados a cabo en momentos adecuados, cuya intención sería llamar la atención de la prensa de todo el mundo sobre la causa chipriota. El Pueblo chipriota no aspiraba sólo a independizarse de Gran Bretaña, sino también a unificarse con Grecia. A este último proceso se le llamó la enosis. El plan de la EOKA era que sus militantes actuaran mayoritariamente en las principales ciudades de la isla. Las células clandestinas estaban compuestas por entre 8 y 10 hombres cada una. Se pretendía tener ocupado al Ejército Británico en las ciudades, la mayor parte del tiempo, para así poder desarrollar con más tranquilidad y seguridad tareas de captación, propaganda y ampliación de la organización, en el resto del país. El fin último era que la totalidad del país quedase transformada en un único campo de batalla en el que no existiese demarcación clara entre frente y retaguardia. De esta forma, las tropas británicas nunca sabrían donde y cuando atacarían los insurgentes, y nunca podrían sentirse seguras en lugar alguno.

Las tropas británicas registrando y cacheando a la población en busca de colaboradores de la EOKA.

Combatiente de la EOKA muerto en un enfrentamiento con las tropas británicas (1.958).

Al centrarse principalmente en acciones terroristas en núcleos urbanos, consiguió rápido acceso a los titulares de la prensa de todo el mundo. Si la EOKA se hubiese decantado por las zonas rurales, menos turísticas y mediáticas, su causa hubiese pasado mucho más desapercibida y no hubiese conseguido sus objetivos. Por lo menos no, en un plazo tan razonablemente corto como los consiguió. A finales de 1.955, la EOKA y su líder, Grivas, habían conseguido sumergir a Chipre en el caos total. Grivas había calculado acertadamente que la tenaz e implacable campaña terrorista disminuiría notablemente la moral del Ejército Británico y les llevaría, ya presos de la ira y la desesperación a actuar de modo brutal y desmedido contra la población. Esto impulsaría automáticamente a  la población a apuntarse a la causa de la EOKA.

George Grivas (1.898-1.974).

En un determinado momento de esta guerra irregular llegó a haber 40.000 soldados británicos enfrentándose contra 400 activistas de la EOKA. Estos activistas armados contaban con 750 auxiliares, e decir, personas que sin llegar a participar en acciones armadas, suministraban apoyo y logística a la organización terrorista.

Durante los años que duró el conflicto armado, Grivas siempre contó co el apoyo del arzobispo Makarios III (Michael Cristodoros Mouskos), que se encargaba de gestionar la parte diplomática y de relaciones públicas de la causa chipriota. Al ser la cabeza de la Etnarquía (Consejo de la Iglesia), Makarios era también el líder político de la comunidad grecochipriota. Makarios y Grivas se habían entrevistado ya en 1.950 para diseñar las líneas del alzamiento armado anti-colonial, y ambos trabajarían codo con codo durante el  tiempo que duró el conflicto armado para conseguir el objetivo que ambos compartieron: la unificación con Grecia.

El arzobispo Makarios (1.913-1.977).

Los acuerdos de paz llegarían en febrero de 1.959. Sin embargo, aunque se consiguió la independencia, el resultado fue agridulce. Grecia ejerció presión para que Makarios aceptase el mantenimiento de dos bases militares británicas en la isla. Grivas se oponía radicalmente a esta cesión de soberanía precisamente en el momento en que se había alcanzado la independencia. Pero había en Makarios un temor que le hizo aceptar esas condiciones como mal menor: el de que se produjese una invasión y partición de la isla por parte de Turquía. En ese temor, Makarios fue profético. En 1.974, el Ejército turco invadió la mitad norte de Chipre y todavía hoy sigue ocupándola, si bien el muro que dividía en dos la isla separando a las comunidades griega y turca cayó hace algunos años. Tampoco se consiguió otro objetivo fundamental: la unión con Grecia. Pero Makarios si pudo sentirse satisfecho en cuanto a su carisma, pues en la primeras elecciones fue investido Presidente con el 67% de los votos. No hay en la Historia de Europa un precedente de un líder tan querido por su Pueblo, por lo menos en cuanto a apoyo en las urnas se refiere. En cambio, cuando George Grivas se presentó a las elecciones de 1.963, sacó un resultado decepcionante, y abandonó la política. La gente le quería como líder militar, no como político. Pero en cierto modo le querían, porque cuando murió en 1.974, su entierro fue multitudinario y mucha gente lloró su pérdida.

Atentado de la EOKA contra policias británicos (1.956).

chipre3.jpg

Imagen de un puerto chipriota.

Fuente:  A mano armada. Historia del terrorismo. Bruce Hoffman.

            Ed. Espasa  Hoy.1.999.                    

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en marzo 4, 2015 en Unión Europea

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: