RSS

Escóndete y tiembla (John Hough, 1.988). Una apreciable cinta del subgénero de familias psicópatas.

29 Nov

Llevaba mucho, muchísimo tiempo sin escribir sobre cine. Entre otras cosas porque aunque había películas que me gustaban ninguna me parecía tan llamativa como para escribir sobre ella. Y es que en el análisis fílmico es más importante que la película sea llamativa y se le puedan desgranar cosas que  que sea una obra magistral. En esas estaba, cuando hace unos días me topé con una joyita ochentera de la que apenas tenía referencias, salvo que pertenecía al subgénero de los psicópatas, variante familias. Me explico. Tras el superéxito mundial que supuso La matanza de Texas (Tobe Hooper, 1.974), comenzaron a proliferar películas sobre familias de psicópatas asesinos que vivían en el medio rural, alejados de toda civilización y que se dedicaban a asesinar a los pobres incautos que se aventuraban por su propiedad.

La matanza de Texas, continúa 40 años después de su estreno, siendo la película más emitida por televisión en el mundo entero, según ví en un programa que dedicaron al filme.  La mayor parte de las imitaciones eran bastante cutres, pero dentro de estas, hubo alguna que tenía interés ( a pesar de su cutrez), por ciertos aspectos originales del guión y que con el paso del tiempo, ha llegado a ser una obra de culto. Me refiero a Las colinas tienen ojos (Wes Craven, 1.977). Pero, lo que siguió desfilando por las pantallas y por las estanterías de los viedoclubs más cutres, siguió siendo en general, lamentable. Hasta, que llegamos a 1.988, -fecha en la que este cine comenzaba ya a declinar, entre otras cosas por su excesiva saturación de la misma fórmula al público-, y nos encontramos con  Escóndete y tiembla, una película dirigida por un estimable y poco valorado artesano llamado John Hough (Londres, 1.941).

Hough ya había demostrado su pasión por el género terrorífico con películas como Drácula y las mellizas (1.972) o La leyenda de la mansión del infierno (1.973), originales reformulaciones de los mitos de Drácula y las casas embrujadas.  Sin ser obras perfectas, en ellas Hough ya apuntaba maneras de saber traer savía nueva y fresca a un género que necesita reiventarse casi constantemente para no caer en lo ridículo.  Además, tuvo la rarísima habilidad de poder hacer un cine de terror, hasta cierto punto para todos los públicos, con la estimable Los ojos del bosque (1.980). Cine de terror de la Disney. Sorprendente, pero cierto.

En Escóndete y tiembla, el director se apunta al subgénero slasher con menos sangre y más contención de la que cabría esperar en un producto de estas características, pero el resultado es mucho mejor que el de la media de esta clase de films.  Hay varios factores.

En primer lugar, contar con dos veteranos y conocidos actores del cine clásico como fueron  Ivonne de Carlo (1.922-2.007) y Rod Steiger (1.925-2.002). Después, sustituir a adolescentes por gente de veintimuchos o incluso treinta años y no mostrarlos tan estúpidos como de costumbre. Tercero, irnos mostrando a la monstruosa familia poco a poco. Luego, saber espaciar en el tiempo los asesinatos y que estos sean crueles, pero no sanguilonentos ni gore, y que sean completamente diferentes entre sí, y alguno de ellos, bastante original.  La atmósfera esta bastante conseguida, y desde el primer momento intuimos el horrible destino que les aguarda a los protagonistas. Para terminar, apuntar como acierto, dos giros de finales de guión, -muy bien insertados- en el último tamo del filme. Todo encaja perfectamente y no quitaría nada. ¿Significa esto que Escóndete y tiembla sea una obra maestra?. De ninguna manera. Es lo que es. Un filme ochentero de serie B, pero hecho con interés, habilidad y humildad.

De esas películas, que si se vieron hace muchos años y no gustaron nada, si merece ahora una segunda revisión, en la que seguramente gane puntos.

 

Las familias de la Norteamérica profunda no son especialmente hospitalarias con los forasteros, sobre todo si estos se alejan de los mandamientos de Dios.

 Nunca te pongas a jugar con familias de psicópatas y anormales.

 

Conseguir llegar a esa isla pareció un alivio. Conseguir salir, puede ser un milagro.

 

Al personaje de Ivonne de Carlo no le gusta que los jóvenes se alejen del camino del Señor. Por cierto, ella era la antigua Morticia Adams de la serie de TV Los Monsters.

 

 

Lo malo de la locura es que suele ser contagiosa.

 

El gran Rod Steiger en un papel a su medida.

El director del filme John Hough. También realizó películas de aventuras como una versión hispanobritánica  de La isla del tesoro (1.972) o Biggles, el viajero del tiempo (1.986). Ahora se dedica sobre todo a la televisión.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 29, 2014 en Cine

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: