RSS

La Guerra del fútbol o de cómo El Salvador y Honduras entraron en guerra por culpa del deporte rey.

26 Nov

La Historia que se cuenta hoy, por muy surrealista y exagerada que les parezca, les juro  que es verdad. Esto ocurrió en 1.969 y el Estado Vaticano medió para que la cosa no fuera a mayores.

La Guerra del Fútbol fue un conflicto armado ocurrido del 14 al 18 de julio de 1.969 en América Central entre las Repúblicas de El Salvador y Honduras. Esta guerra fue llamada así por la coincidencia de la tensión entre ambos países con un partido de fútbol que el 26 de junio de 1.969, enfrentó a las selecciones nacionales de ambos países, con motivo de las eliminatorias para la Copa Mundial de Fútbol de 1.970. El nombre con el que se conoce a esta guerra fue acuñado por el legendario periodista de guerra polaco  Ryszard Kaspúscinki (1.932-2.007), quién recibió el Premio Príncipe de Asturias, pocos mese antes de morir.

Fue una guerra breve (también se la conoce como la Guerra de las 100 Horas) y donde ambos países utilizaron aviones de combate notablemente obsoletos para la época.

En los meses previos a la guerra surgió un escuadrón de la muerte hondureño llamado La Mancha Brava, con la finalidad de aterrorizar a los más de 300.000 salvadoreños que se habían ido afincado en la década de 1.960 en Honduras para trabajar en plantaciones bananeras y establecer negocios en ese país. Estas formaciones paramilitares asesinaron y detuvieron a una gran cantidad de salvadoreños en la zona fronteriza, lo que agudizó aún más la tensión entre los dos países. La sobrepoblación de la diminuta República de El Salvador (el país más pequeño de la América continental, con una superficie similar a la de la provincia de Madrid), halló una válvula de escape en la emigración a Honduras, país cinco veces mayor , pero menos poblado.

Esta escalada de tensión fue aprovechada por los Gobiernos de ambos países para reorientar la atención de sus poblaciones hacia afuera , en vez de los conflictos políticos internos de cada país. Los medios de comunicación de ambos países jugaron un papel importante, alentando el odio entre salvadoreños y hondureños. Los sectores terratenientes y conservadores de El Salvador temían que la expulsión de salvadoreños de Honduras causara tensiones sociales: más campesinos implicarían más más presiones socioeconómicas en El Salvador (cosa que finalmente ocurrió). Fue esta la razón por la que las autoridades salvadoreñas decidieron intervenir en Honduras.

honduras

El 14 de julio de 1.969, un pelotón del Ejército hondureño ametralló la guarnición fronteriza de El Poy en Chalatenago, y con ello, el Ejército salvadoreño (más numeroso) lanzó un ataque contra suelo hondureño y su aviación bombardeó el aeropuerto de Toncontin en Tegucigalpa, inmoviliando el 80% de la flota aérea hondureña. Ganado el dominio de los cielos, el Ejército salvadoreño avanzó en territorio de Honduras invadiendo la población de Nuevo Ocotepeque, y penetrando hasta 8 km más allá de la frontera para la tarde del 15 de julio, acercándose peligrosamente a la propia Tegucigalpa. Al día siguiente, las tropas hondureñas se lanzaron a la contraofensiva, pero sin éxito, aunque lo que quedaba de su aviación logró interrumpir la cadena de suministros y logística de sus enemigos.

La Organización de Estados Americanos(OEA) , así como El Vaticano negociaron un alto el fuego en la noche del 18 de julio que entró en vigor el día 20. El Gobierno salvadoreño exigió que cesara la persecución de sus compatriotas, pero la OEA le exigió antes desalojar suelo hondureño. Las tropas salvadoreñas se retiraron a primeros de agosto.

Fue la última confrontación de la Historia donde combatieron aviones de pistón y hélice. El material que usaron ambos bandos era norteamericano y utilizado a finales de la II. Guerra Mundial (1.944-45).

Entre las consecuencias de esta guerra se encuentran la finalización del proyecto conocido como Mercado Común Centroamericano (MCCA), creado por Estados Unidos para contrarrestar  los efectos contagiosos de la Revolución Cubana, y el agravamiento de la situación social en El Salvador, producto de la expulsión de salvadoreños desde Honduras, ya que el Gobierno salvadoreño se veía obligado a facilitar la reinserción económica a estas personas, lo que no consiguió, y terminaría desembocando en la Guerra Civil Salvadoreña (1.979-1.992), que provocaría 75.000 muertos.

Fuente: Wikipedia.  Para saber más, recomiendo encarecidamente, La guerra del fútbol y otros relatos. Ryszard Kapúscinsky. Ed. Anagrama.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 26, 2014 en América Latina.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: