RSS

Irak (1.914-2.014). Cien años de violencia e inestabilidad.

30 Oct

Desde 1.914, año en que comienza la I. Guerra Mundial, en Irak  se observa un doble movimiento de colaboración con los otomanos (Irak pertenecía al Imperio Otomano) y de resistencia contra ellos.

En abril de 1.915, la población de Nayaf se subleva,expulsa a las tropas turcas y se autogestiona hasta agosto de 1.917 y la llegada de los británicos, por medio de una Constitución sumaria promulgada a nivel local. Durante el mismo período, los chiíes crean cuerpos de voluntarios que combaten contra las tropas británicas desde el bando turco. En 1.918, tras un período de silencio y a pesar de que algunas grandes tribus colaboran con los británicos, los chiíes se rebelan en la ciudad de Nayaf. Pocos ulemas (líderes religiosos) apoyan la insurrección, que genera sus propios jefes y héroes locales. La ciudad rodeada y sin acceso al suministro de agua potable resiste durante 6 semanas; tras su capitulación, 11 personas son ejecutadas y 123 deportadas a la India.

El régimen colonial  decide entonces elegir como interlocutores a los jeques de las tribus.  Para los británicos, los jefes tribales constituían un grupo susceptible de funcionar como los señores feudales. Por eso se les atribuyó el papel de la aristocracia rural, encargad de instaurar y mantener el equilibrio entre el Estado y la sociedad. El motivo de esta elección es la desconfianza del poder británico hacia los efendis (intelectuales educados a la manera occidental), a los que se considera corruptos y otomanizados. Tampoco se fían lo más mínimo de la población urbana y de su modo de vida.

Resultado de imagen de Mesopotamia 1917 imagenes

Una imagen de Irak, -concretamente la ciudad de Basora-, cuando todavía se llamaba Mesopotamia en 1.917, en plena I. Guerra Mundial.Irak pasó del yugo otomano al colonialismo británico. Dos Imperialismos diferentes, pero igualmente odiosos.

A pesar de que el colonialismo británico ensalze el modo de vida rural en contraposición a las “corruptas” ciudades, esto no puede ocultar el hecho, cada vez más frecuente de las sublevaciones campesinas. Las rebeliones contra el ocupante británico se harán cada vez más frecuentes tanto en el campo como en la ciudad. Ni siquiera el uso masivo de la fuerza y en especial de los bombardeos por la aviación militar, logran reducir la conflictividad y las insurrecciones. Se extienden las huelgas y manifestaciones, y en 1.920-21, se produce la gran insurrección instigada por la milicia popular Guardianes de la Independencia. Esta insurrección logra lo que parecía imposible : unir a suníes y chiíes contra la dominación británica. Es un hecho sin precedentes en la historia iraquí.

La insurrección es aplastada con extrema brutalidad (frente a 500 británicos muertos, hay 5.000 iraquíes muertos). La coerción da resultados y actúa en favor del poder, que con una mano introduce un sistema parlamentario formal y con la otra impone un autoritarismo cada vez más contundente.

Irak, que había conseguido una aparente estabilidad durante los años de la II. Guerra Mundial, fue sin embargo, uno de los primeros países del mundo árabe, donde se extendió la protesta ciudadana y se sucedieron los golpes de Estado. Desde 1.947, el país árabe entra en un período de insurrección, caracterizado por huelgas y manifestaciones masivas. Las principales fuerzas políticas que instigan estos actos serán el Partido Democrático Nacional, el Partido Istiqlal y el Partido Comunista.

El radicalismo no sólo se encuentra en los partidos de izquierda o en los círculos nacionalistas, ya que en esta época surgen agrupaciones radicales de todo tipo, incluso dentro del ejército. En la década de 1.950 surgen el Partido Islámico, del suní Numan Abdul Razzaq y el partido Dawa, de Mohamed Bakral-Sadr.

En 1.952, varias manifestaciones contra la ley electoral, que en algunas ciudades adquieren la envergadura de una insurrección y son calificadas de intifada, son duramente reprimidas por el Gobierno del general Nur al-Din Mohamed. En agosto de 1.954, comienza una  nueva campaña represiva, que con la excusa de la lucha contra el comunismo, afecta a cualquier intelectual al que se considere crítico.

En 1.955, la firma del Pacto de Bagdad, que corrobora el dominio de Gran Bretaña sobre el país, es vista como una auténtica deslealtad por la oposición. Las elecciones de 1.957, que se celebran de un modo fraudulento en casi todos los casos, desacreditan aún más al poder y desembocan en la creación de un Frente Nacional unificado, que agrupa al Partido Nacional Democrático, al Partido Comunista y al Baas. El Frente califica al Primer Ministro Nuri Said de alíado de Israel, lacayo del colonialismo y del mayor tirano que ha conocido Oriente, y le acusa de traición.

Más allá de la Monarquía, toda una élite política se ve marginada y desacreditada. Entre 1.957 y 1.958, el país experimenta una fuerte inestabilidad y pasa por cinco Gobiernos. A lo largo de 1.957, varias manifestaciones y huelgas, sobre todo de ferroviarios, que intentan una marcha sobre Bagdad, se saldan con varios muertos.

La ciudad de Basora en una imagen de la década de 1.950.

El  14 de julio de 1.958, varios jóvenes oficiales agrupados en torno a Abdul Karim Quasim, derrocan a la monarquía y asesinan a la Familia Real. Al mismo tiempo, el Primer Ministro, Nuri Said, será detenido unos días después y asesinado.

Resultado de imagen de rey Faisal II de Irak imagenes

El jovencisímo Rey, Faisal II, fue asesinado a la edad de 23 años, inmediatamente después del golpe de Estado del 14 de julio de 1.958.

El golpe de Estado estará influenciado por el llevado a cabo en Egipto en 1.952 por los Oficiales Libres del coronel Nasser.  No obstante, desde el punto de vista étnico, confesional y político, Irak está mucho más fragmentado que Egipto.

En Irak, la solidaridad interna de los militares jóvenes no puede apoyarse, como sucedía en Egipto en un tejido estatal fuerte y centralizado, y por otra parte, a diferencia de la filosofía de la revolución de Nasser, el panarabismo teñido de socialismo no es un discurso vehiculador de cohesión social.

Qasim emprende una política de apertura hacia el Partido Comunista (el más fuerte de Oriente Medio). Tres comunistas, entre ellos una mujer, Naziha al-Dulaimi, son nombrados ministros. Sin embargo, los enfrentamientos entre los comunistas y sus rivales, los baasíes, que se producen en Kirkuk y Mosul en el primer aniversario del golpe de Estado debilitan el poder de los oficiales. La revuelta kurda, que comienza en septiembre de 1.961, acelera el proceso.

El régimen que cojea desde 1.959, llega su fin el 8 de febrero de 1.963 con un golpe de Estado nacionalista, impulsado por los baasíes. Qasim es ejecutado  su cuerpo exhibido como trofeo en la televisión. Se instaura un Consejo Nacional Revolucionario, dirigido por el coronel Abdul Salam Aref.

La Guardia Nacional del Baas, que cuenta con 30.000 miembros, inicia una auténtica campaña de exterminio contra los comunistas, que pagan muy cara su pasada alianza con Qasim (3.000 comunistas serán asesinados).

Abdul Karim Qasim (1.914-1.963).

 Las tentativas de apertura democrática y liberal se verán pronto enterradas. El 17 de julio de 1.968, un golpe de Estado lleva al Baas al poder absoltuo, instaurando un régimen en que es el único partido con derecho a existir. El general Hasan al-Bakr, que se mantendrá durante 11 años en el poder, asienta el dominio de su familia, entre otros de su pariente Sadam Hussein, y d su clan, surgido de la región de Tikrit.

El nuevo régimen es el resultado de una crisis estructural que ni los anteriores regímenes ni los partidos políticos de tipo asociativo, están en condiciones de superar. Artífices del consenso nacional, los poderes que toman el relevo de los anteriores, no sólo en Irak, sino también en Siria, Libia y Sudán, gozan de una indiscutible legitimidad que no se debe a la representación parlamentaria, sino todo lo contrario. Se debe a su capacidad para anular con las armas la “democracia burguesa”, considerada corrupta y sobre todo un obstáculo para fortalecerse frente a Israel y el imperialismo europeo y estadounidense.

 

Saddam Husein, hacia 1.979.

En julio de 1.979, Bakr renunció y su sucesor, Saddam Husein se hizo con todo el poder. Al año siguiente, comenzó la guerra entre Irak e Irán, que duraría ocho largos años y devastaría la economía de Irak. Aunque Irak declaró su victoria en 1.988, lo cierto es que sólo consiguió volver al status quo que ya existía antes de esta. La guerra legó a Irak las instalaciones militares más importantes del Golfo, debido al apoyo de las potencias occidentales que le veían como un dique de contención contra el Irán fundamentalista de Jomeini. Pero tembién, dejó tras de sí enormes deudas y una continua rebelión de los kurdos en las montañas del norte del país. l régimen reprimió la rebelión usando armas químicas contra la población civil, especialmente en la localidad kurda de Halabja. Todo ello amparado por Occidente, y especialmente por la Administración Reagan.

Una imagen de la Guerra Irak-Irán (1.980-1.988).

Familia de refugiados kurdos que huían de la política genocida de Saddam Husein. En la región de Halabja, en 1.987, las tropas del dictador gasearon a alrededor de 5.000 kurdos, muchos de ellos niños.

 Irak invadió Kuwait en agosto de 1.990, pero una coalición liderada por Estados Unidos, obrando de acuerdo con resoluciones de la ONU (a diferencia de la guerra de Irak de 2.003), expulsó a Irak de Kuwait en febrero de 1.991, en la llamada Guerra del Golfo.

Resultado de imagen de Guerra del Golfo imagenes

Una imagen de la Guerra del Golfo (1.991).

Después de la guerra, las sanciones de la ONU, basadas en las resoluciones del Consejo de Seguridad, exigían que el régimen entregara sus armas de destrucción masiva y cancelara su programa de rearme nuclear y se sometiera a las inspecciones de la ONU. El Gobierno iraquí cooperó con los inspectores de la ONU y destruyó sus arsenales. Sin embargo, hacia 1.998 el Gobierno iraquí acusó a los inspectores (personal de la ONU, pero en su mayoría australianos y británicos) de ser espías norteamericanos y no permitió la continuación de su labor. Según el programa Petróleo por Alimentos, a Irak se le permitía exportar cantidades ilimitadas de petróleo para comprar alimentos, medicinas y equipos de ayuda humanitaria e infrastructura para mantener a la población civil La ONU, encargada de comprobar el funcionamiento del embargo, incumplió sus deberes, descubriéndose posteriormente una trama de corrupción entre sus funcionarios y las empresas inspeccionadas, por el cual recibieron sobornos y el dictador iraquí destinó supuestamente el dinero de la venta del petróleo a su enriquecimiento.

Durante la década de los 90, los Estados Unidos y el Reino Unido realizaron varias operaciones de ataque en virtud de las resoluciones de la ONU respecto a la restricción de vuelo de la aviación iraquí en el sur y norte del país.Estas  zonas de exclusión aéreas en el norte y sur de Irak se habían impuesto con la excusa de proteger a la población chií y kurda de un posible ataque por parte del Gobierno iraquí y para prevenir un nuevo ataque del régimen a Kuwait.

El 19 de marzo de 2.003, una coalición integrada por Estados Unidos, Reino Unido, Australia, España, Italia, República Dominicana, El Salvador, Filipinas y Kazajistán, inició la invasión de Irak sin apoyo ni resoluciones de la ONU, con numerosos Gobiernos  de países de todo el mundo en contra, y con la opinión pública mundial , también en contra.

Tras una rápida campaña de tres semanas, la coalición llegó a una Bagdad sumida en el caos a consecuencia del vacío de poder que se produjo con el derrocamiento del Gobierno iraquí. El régimen del partido Baas dejó de existir el 9 de abril de 2.003.

El 13 de diciembre de 2.003 Saddam Husein fue capturado por soldados invasores con ayuda de colaboracionistas iraquíes. Posteriormente se celebraron elecciones para aprobar una nueva constitución que diera legitimidad al nuevo régimen y para elegir un nuevo Presidente. Lo cierto es que desde el comienzo de la ocupación,, el país sufre un constante clima de inestabilidad política y social, sufriendo varios atentados casi diarios realizados por grupos realizados por grupos tribales y sectarios incontrolados o, con mayor frecuencia ataques de guerrillas convencionales, de aquellos que rechazan la ocupación, así como también el constante enfrentamiento armado entre chiíes y suníes, que , a partir de febrero de 2.006, se recrudeció hasta estar al borde de una guerra civil. Enfrentamiento que también va acompañado de luchas por el poder entre distintas facciones chiíes.

Varios países comenzaron a retirarse  al darse cuenta de la peligrosidad de la situación del país, el alto coste del mantenimiento de las tropas, la imposibilidad de ganar la guerra, y el propio sinsentido de la mayoría de sus argumentos iniciales.

Estados Unidos y Reino Unido, además se han visto salpicados por el escándalo de las torturas en la cárcel de Abu Ghraib o las palizas de soldados británicos a jóvenes iraquíes. Y también han sido acusados de crímenes de guerra por la muerte de cientos de miles de iraquíes (la mayoría civiles) atrapados en los combates y bombardeos de la guerra. A esto hay que añadir el radical empeoramiento de las condiciones de vida desde la invasión de 2.003.

Fuente:

Hamit Bozarslan. Una Historia de la violencia en Oriente Medio. Del fin del Imperio Otomano a Al-Quaeda.  Ed. Península.

Wikipedia.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 30, 2014 en Mundo Árabe y Musulmán.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: