RSS

Una definición y explicación histórica sobre el Fascismo.

06 Sep

La I. Guerra Mundial fue  el fracaso del mundo que Europa había construido en la segunda mitad del siglo XIX y que era definido como positivista. Característica  propia de ese mundo era la confianza optimista en que el hombre podía construir sociedades de progreso y en que tenía el método para dicha construcción, esto es, el debate libre entre las diferentes ideas- que políticamente se concretaba en el parlamentarismo-, dando cabida incluso a las ideas que no participaban de dicha confianza, bien porque no creían en el progreso o bien porque no creían en el parlamentarismo.

Puesto que el mundo positivista era en buena parte una recuperación de los valores más propios de la Ilustración, no puede extrañarnos que la crisis política de dicho mundo desembocara en  propuestas de solución antiilustradas que tienen mucho que ver con el Romanticismo político.

Las soluciones a la crisis que aparecen después de la Primera Guerra Mundial coinciden políticamente en el rechazo del socialismo bolchevique por su implantación cien por cien proletaria,-aunque tienen sensibilidad social para las demandas de las clases trabajadoras, y en el rechazo del parlamentarismo por su corrupción e ineficacia.

La solución política consistirá en una afirmación radical del principio de autoridad que va  a ser justificado en base a una serie de argumentos (solución ideológica), todos ellos marcados por su carácter no racional, porque su fuerza convincente consiste en su fuerza emocional.

La ideología fascista se define en primer lugar por el rechazo global del orden político y social que se había instalado en Occidente a lo largo del siglo XIX y que tenía su origen en la Revolución Francesa. Más allá del rechazo de la Democracia y de las instituciones representativas, lo que el fascismo pone en tela de juicio son todos los valores de la filosofía de la Ilustración: el Individualismo, el respeto de los Derechos del hombre, el culto a la Razón, la fe en el progreso material, el derecho a la felicidad económica, la aspiración a la Paz universal. El fascismo desdeña la vida cómoda burguesa, exalta la acción y la aventura, quiere “vivir peligrosamente”, buscar la propia expansión en el entusiasmo.

El Fascismo quiere superar toda toda forma de individualismo democrático y liberal y afirma que el individuo no existe sino dentro del Estado y subordinado a las necesidades del Estado.

El Estado es la suprema realidad ideal. El Estado según el fascismo tiene una naturaleza universal, superior a cualquier otra realidad social dotada de poder, con el que cumple la suprema función de controlar al conjunto de fuerzas políticas, económicas y morales de un país.

La Nación es la idea fuerza de la que se sirve el fascismo para alimentar su mito político. La Nación hay que entenderla como producto del Estado: la primera misión del fascismo es crear y consolidar la nación, desde su misma base, que es la salud de la población (políticas sanitarias y deportivas), hasta la formación del espíritu nacional, inculcando en el Pueblo, las ideas y sentimientos correspondientes.

En cuanto a la Persona, frente al principio igualitario del individualismo liberal, el fascismo proclama que el principio jerárquico es el fundamento del organismo social: la sociedad no reúne a individuos iguales, sino a personas distintas que ocupan puestos distintos en la estructura social. La estructura social jerárquica culmina en el Duce, que encarna a la perfección el Destino colectivo de la Nación y por ello concentra en sí la totalidad del poder político.

El Estado es la realidad que tiene el cuidado de mantener la jerarquía social. Por eso, en la relación Individuo-Estado, el acento hay que ponerlo sobre los deberes del individuo hacia el Estado. La auténtica moralidad del individuo se manifiesta en su identificación con la vida  del Estado.

La Economía: Hay en el fascismo una gran preocupación por los problemas sociales y el control de la economía. Reconociendo que la economía moderna se basa en el dinamismo individual, el Estado la encuadra en las corporaciones, dentro de las cuales, están a su vez encuadradas las asociaciones de empresarios y los sindicatos de obreros. El Estado somete a disciplina toda actividad económica y laboral, dirimiendo a través de la Magistratura del Trabajo los conflictos que se puedan presentar entre empresarios y trabajadores.

En resumen y conclusión, el Estado fascista es totalitario: “Todo en el Estado, nada contra el Estado, nada fuera del Estado”. El fascismo considera que esta es la única forma capaz de resolver las dramáticas contradicciones del sistema parlamentario y el capitalismo. Se pretende crear un hombre nuevo penetrando en todos los sectores de la vida social y económica, por medio de la acción de un Estado fuerte y orgánico, provisto de todas sus prerrogativas espirituales y morales.

Fuente: Fernando Prieto. Manual de Historia de las Teorías Políticas. Unión Editorial. Pág 871-874.

 http://www.youtube.com/watch?v=58tC23t_X5A

Camisas negras, el movimiento juvenil fascista italiano.

Mussolini desfilando junto a otros jerarcas del Partido Nacional Fascista.

Cartel de propaganda donde se define al fascismo como un estilo de vida y se hace referencia al honor de la patria.

 

Postal de la época donde Benito Mussolini aparece idealizado.

El símbolo del Fascimo: el Fascio, inspirado en la antigua Roma Imperial.

El Imperio colonial italiano en la época fascista. Lo formaban además de la propia Italia, la región croata de Fiume, Albania, Libia, Eritrea, Etiopía y Somalia.

El fascismo encontró rápidamente nuevos imitadores en casi todos los países europeos con desigual éxito.

Arriba: El Movimiento Rexista, de León Degrelle en Bélgica.

Centro: Miembros de la Cruz Flechada húngara.

Abajo: el líder fascista Horia Sima saludado por sus militantes de la Guardia de Hierro rumana. Esta organización, también fue conocida como la Legión San Miguel Arcángel.

 

 

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 6, 2014 en Filosofía y Pensamiento.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: