RSS

El caso Rueda. Paradigma de la violencia estatal durante la Transición.

16 Ago

Durante años se nos vendió que la Transición fue un proceso idílico donde todas las fuerzas políticas se acabaron poniendo de acuerdo, todos los españoles salimos ganando y acabamos viviendo en el mejor de los mundos posibles. Viniendo como veníamos de una brutal Dictadura de 40 años de duración, a muchos esto les pareció una maravilla. Luego, 30 años después con el estallido de la “crisis” (mejor decir, estafa), se han puesto al descubierto las taras de este sistema al que llaman Democracia y no lo es. Pero es que, además, el proceso de Transición se llevó por delante la vida de decenas de personas víctimas de la violencia política de muy diverso signo. También violencia estatal ejercida por funcionarios públicos. Han tenido que pasar años y que cayese en mis manos el magnífico y espléndidamente documentado ensayo La Transición sangrienta. Una historia violenta del proceso democrático en España (1.975-1.983), de Mariano Sánchez Soler (Ed. Península), para darme cuenta de hasta que punto se nos habían ocultado informaciones inconvenientes.

El ensayo nos muestra casos tremendos de violencia, y sobre todo de ocultamiento e impunidad. Una de esas víctimas fue un joven anarquista catalán de 25 años llamado Agustín Rueda.

Esta persona había nacido en la colonia industrial de Sallent, y dado su origen humilde y popular, adquirió pronto conciencia social, lo que le llevó a participar en huelgas y encierros de mineros que le llevarían incluso a perder su empleo y su libertad. Desde muy temprana edad, militó en el sindicato clandestino CNT y fue a la cárcel por primera vez en 1.972 por manifestarse en contra de las condiciones de vida de la colonia industrial donde vivía. Cumplió condena de un año en la cárcel Modelo de Barcelona. Durante los años siguientes ejercería diversos empleos al tiempo que iba profundizando su relación con diversas organizaciones del mundo anarquista. Durante un tiempo se estableció en Perpiñan (Francia), donde tomaría contacto con militantes de la CNT en el exilio. En febrero de 1.977 sería nuevamente detenido, acusado de pertenecer a los Grupos Autónomos de orientación libertaria, catalogados de subversivos por el orden establecido. Fue enviado a la prisión de Gerona. Allí entraría en contacto con la Coordinadora de Presos Españoles en Lucha (COPEL), llegando a ser un destacado militante. Esto tendría consecuencias decisivas, pues motivaría su traslado a la prisión de Carabanchel (Madrid) sin informar siquiera a sus abogados de oficio.

Al poco de llegar a la prisión madrileña, participó con otros presos en la excavación de un túnel.  Este túnel sería descubierto en marzo. de 1.978, lo que motivo que siete presos fuesen interrogados de manera brutal. Esos interrogatorios consistieron en palizas. Uno de los apaleados por los funcionarios de prisiones fue Agustín Rueda. Después de la paliza, fue devuelto a su celda, donde apenas podía moverse, se hizo sus necesidades encima, tiritaba de frío y se encontraba cada vez peor. El subdirector  de la prisión informó al director de las lesiones producidas a Agustín  y le dijo que había dado orden para que el médico le reconociera. Dos médicos bajaron a observarle y detectaron numerosos hematomas así como una herida en la cabeza. Un rato después, los médicos le efectuaron un segundo reconocimiento y ahora comprobaron que tenía insesibilidad en las piernas, tenía frío y estaba semiinconsciente. Consideraron fundamental trasladarle al Hospital Penitenciario. Pero, parece ser que el Jefe de Servicios de la prisión, presionó para que sólo fuese trasladado a la enfermería, pues de ser llevado al Hospital, la noticia de la paliza a un preso por parte de funcionarios púbicos no tardaría en ser hecha pública con el consiguiente escándalo y demanda de responsabilidades. Pero lo cierto es que en la enfermería poco o nada se podía hacer por un preso en ese estado. Agustín Rueda falleció esa misma madrugada.

Cuando el director de la prisión avisó al Juzgado de Guardia, no concretó la causa de la muerte y evitó cualquier alusión al resto de presos “lesionados”.

En la autopsia se comentó que para apalear a Agustín Rueda se habían utilizado de manera reiterada objetos alargados de tipo blando como puede ser una porra.

Los forenses concluyeron que su muerte había sido debida a un shock traumático, consecuencia de un apaleamiento generalizado, prolongado, intenso y técnico, que no hubo asistencia correcta desde el momento de las lesiones hasta la muerte y que esta se había producido entre 12 y 18 horas después de recibir la paliza. Durante esas horas se fue instalando progresivamente el estado de shock que conduciría irreversiblemente  a la muerte.

El cadáver fue trasladado a Sallent y enterrado sin el permiso del Ministerio de Sanidad.

En 1.988, la Audiencia Provincial de Madrid consideró que la paliza a Agustín Rueda era un delito de imprudencia temeraria con resultado de muerte y no un caso de homicidio. Eduardo Cantos, director de la cárcel de Carabanchel cuando se produjeron los hechos, el subdirector Antonio Rubio y cinco funcionarios más fueron condenados a 10 años de prisión, en lugar de los 30 que pedía la acusación. Otros tres encausados fueron condenados a 8, 7 y 6 años, respectivamente. Y a dos años de prisión los dos médicos que atendieron a Agustín Rueda por considerarse que ocultaron el grave estado  de este tras la paliza.

De todos ellos, ninguno llegó a permanecer más de 8 meses en prisión.

 

http://www.youtube.com/watch?v=AQJ8iP8xAEQ

Fuente: La Transición sangrienta. Una historia violenta del proceso democrático en España (1.975-1.983). Ed. Península.

            Wikipedia.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en agosto 16, 2014 en Ciudadanía, Crimen Organizado

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: