RSS

El Laogai. El campo de prisioneros de China. Una verdadera industria a base de mano de obra presa y esclava.

03 May

El Laogai es el nombre que recibe el campo de concentración de la China comunista. Sería, con sus matices, el equivalente chino del gulag soviético.Existen muy pocos testimonios directos de ex-prisioneros o supervivientes del laogai. El sistema de campos chino se establece en varios niveles institucionales: el laogai, el laojiao y el jiuyé.

El laogai supone la rehabilitación del individuo por medio del trabajo; el lojiao, la educación por medio del trabajo; el jiuyé, el destino profesional obligatorio.

En lo que respecta al laojiao, los detenidos son gente que ha cometido “errores ideológicos” más que “crímenes”. La mayoría de los detenidos son gente de la ciudad. A diferencia del laogai, en el laojiao, los prisioneros cobran un salario, aunque este apenas representa el 40% del salario medio de un obrero. En el jiuyé, los familiares de los detenidos pueden alojarse en el recinto del campo y sus miembros trabajar en él.

En el jiuyé, el detenido no puede elegir el empleo ni el traslado ni el lugar futuro de residencia. Disfruta de dos semanas al año para ir a ver a su familia (pero hay que fichar). Durante el trabajo no tiene escolta armada, pero la Seguridad Pública supervisa todo y existen reglas: hay que trabajar ocho horas al dí, seis días a la semana.

Según las estimaciones del ex-prisionero Harry Wu, sumando laogais, laojiaos y jiuyés, había en China hace unos 25 años, alrededor de 1.000 campos de concentración, que albergaban a unos 20.000.000 de personas.

Aunque en un principio el objetivo de estos campos era la detención y reeducación de lo que las autoridades comunistas consideraban “elementos indeseables o contrarrevolucionarios”, con el paso del tiempo, el laogai fue convirtiéndose en una auténtica industria comercial, proveedora de numerosas materias y servicios. Esto es así porque el abanico de actividades de los detenidos es amplísimo: agricultura, construcción de carreteras, vías férreas, presas, minas, industria.

Hay doscientos tipos de productos que se obtienen en los campos de trabajo, incluidos los de la industria ligera.

Productos metalúrgicos: plomo, zinc, aluminio, oro, cobre y mercurio.

Productos mecánicos y eléctricos: automóviles, máquinas herramientas, componentes e instrumentos eléctricos.

Productos químicos:  abonos, sulfuro, caucho reciclado y productos químicos industriales.

Productos de la industria ligera: prendas de algodón, abanicos, zapatos de piel y ropa.

A esto se añaden veinte tipos de productos agrícolas, entre ellos la soja, el aceite, el té, las frutas y las aves.

¿Rentabilidad?. Tomando los datos que abarcan las tres décadas que van desde 1.953 a 1.983, los laogai proporcionaron al Estado chino un total de 13.000 millones de yuanes de impuestos sobre los ingresos, lo que compensa ampliamente las sumas invertidas en el sistema de campos de trabajo y cubre también los gastos de funcionamiento.

Los escasos libros publicados sobre el laogai son:

Prisionero de Mao, de Jean Pasqualini (1.977).

Laogai, el gulag chino, de Harry Wu. (1.992).

Yo acuso, de Liu Quing. (1.982).

La autobiografía de Nien Zheng (1.987).

La autobiografía de Deng Huzeng.

Fuente: Los campos de la muerte. Cien años de deportación y exterminio. Joel Kotek y Pierre Rigoulot. Ed. Salvat Contemporánea. 2.001. Páginas 633-667.

Imágenes de los laogais.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en mayo 3, 2014 en Asia Oriental

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: