RSS

Los españoles fuimos los inventores del campo de concentración. Fue en Cuba en 1.896.

26 Abr

No nos lo podíamos ni imaginar, pero entre la larga lista de inventos españoles, -entre los que se cuentan la fregona, el chupachus y el helicóptero,- se encuentra una de las más siniestras y eficaces armas de represión que han existido : el campo de concentración. Según  Joël Kotek y Pierre Rigoulot, en su libro Los campos de la muerte: cien años de deportación y exterminio. : “Se puede afirmar que fue española la primera concentración masiva de una categoría de civiles en un espacio limitado y vigilado, ya que no cerrado. Se puso en práctica durante la guerra de independencia cubana”.

En 1.867, una misión de notables cubanos viaja a Madrid para pedir reformas políticas y sociales en la isla, que no obtienen, y al año siguiente estalla una auténtica guerra de independencia. Durará diez años. Aunque la esclavitud es abolida y se aprueban reformas limitadas, las autoridades españolas no piensan ir más lejos. La “pacificación” de las áreas rebeldes se ha logrado con gran esfuerzo bajo la dirección del comandante en jefe, el general Arsenio Martínez Campos.

En febrero de 1.895 se produce una nueva insurrección, en la que uno de los principales motivos son los impuestos, supuestamente vejatorios que Madrid obliga a pagar. De nuevo, la insurrección se transforma en una auténtica guerra, que amenaza con no terminar nunca. Después de la batalla de Peralejo, librada el 13 de julio de 1.895, y ganada por las tropas de Maceo, uno  de los jefes rebeldes cubanos, Martínez Campos se decide por emplear métodos más radicales y los enumera al Presidente del Gobierno español, Antonio Cánovas del Castillo. “Podríamos reconcentrar a las familias campesinas en los poblados”, propone. Él veía perfectamente las dificultades de esta empresa y reconoce que la miseria y el hambre podrían afectar a las poblaciones reagrupadas. Pero, también destacaba la ventaja de aislar al movimiento rebelde del apoyo social. Los rebeldes quedarían aislados sin nadie que les socorriera. Esta estrategia sería más tarde desarrollada por el ejército estadounidense en Vietnam. Entonces a esto, se le llamarían aldeas estratégicas. 

Pero no será  finalmente Martínez Campos, sino su sucesor en el cargo, el general Valeriano Weyler, quién implemente en la práctica estas medidas. La política de reconcentración de poblaciones comenzó en  la parte más estrecha de la isla, desde el puerto de Mariel, hasta la bahía de Magna al sur. Poco después, esta política se extiende a La Habana y Matanzas;  el 30 de enero de 1.897 a Santa Clara y el 27 de mayo del mismo año a la zona que extiende entre Las Villas, Camagüey y Oriente. A fines de junio de 1.897, la reconcentración se aplicaba sistemáticamente de Pinar del Río a Sancti Spiritus. De este modo, Weyler vació gran parte del campo cubano. El modo en que se implementaron estas medidas no pudo ser más caótico y desastroso. Se llevaron a cabo estas medidas sobre la marcha, sin planificar como vivirían esas poblaciones, una vez trasladadas a las ciudades. No se hizo un estudio previo de sus necesidades más básicas. Los campamentos de barracones se construyeron en el mejor de los casos, como alojamientos de urgencia. En realidad, se utilizaron casi siempre viejos hangares, casas abandonadas y cobijos improvisados. La afluencia de hombres, mujeres y niños fue tan numerosa, que toda esa gente se vio obligada a dormir en cualquier parte, en el rincón de una puerta, en patios o pasillos. A menudo, en esos hangares, el suelo es irregular, el techo tiene goteras, no hay separación entre mujeres y hombres,  y no hay servicios ni camas. La comida era distribuida irregularmente por las autoridades y consistía en lo que sobraba de los comedores de las guarniciones El hambre y la desnutrición, rápidamente  comenzaron a manifestarse. Debido a la desnutrición y las insuficiencias médicas de la época, empiezan a extenderse la fiebre tifodea, el paludismo, la disenteria, la parasitosis, la fiebre amarilla, etc. El número de muertos no cesa de crecer. Está claro que una serie de factores unidos, las condiciones higiénicas, la superpoblación, la escasez y mala calidad de la comida y de los cuidados médicos, explican las altísimas cifras de mortandad entre la población cubana. Al final, fue más un genocidio por incompetencia y falta de planificación por parte de las autoridades españolas que por intencionalidad. Es decir, no se planeó el exterminio deliberado de decenas de miles de cubanos, pero esto fue finalmente lo que ocurrió. Muertes por múltiples enfermedades, hambre y falta de atención médica. Resulta difícil hacer las cosas peor.

En La Habana entre 1.895 y 1.897, murieron 37.200 personas. En Pinar del Río, entre esas mismas fechas, 26.900. En Matanzas, 42.800. En Santa Clara, 69.900.

Total de muertos en estas cuatro provincias: 176.800.

Una cifra aterradora.

Un adolescente cubano, completamente desnutrido.

Pacientes en el Hospital de San Carlos, en Matanzas.

Fuente: Los campos de la muerte. Cien años de deportación y extermino. Joel Kotek y Pierre Rigoulot.  Ed. Salvat Contemporánea.

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en abril 26, 2014 en América Latina., Genocidio

 

Una respuesta a “Los españoles fuimos los inventores del campo de concentración. Fue en Cuba en 1.896.

  1. Carlos

    mayo 28, 2014 at 5:27 pm

    Esto no lo conocía, españoles HDLGP, comenzaron exterminando nuestros nativos,nos impusieron una religión segregacionista y acomodada con la élite, nos inculcaron antivalores como la corrupción , la historia aún permanece oculta, si son unos cabrones.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: