RSS

El lado más oscuro y menos heroico de Gran Bretaña durante la II. Guerra Mundial. De como se permitió la hambruna de Bengala en 1.943.

22 Feb

A menudo solemos tener una imagen en blanco y negro de la II Guerra Mundial. Con un bando perpetrando toda clase de injusticias y atrocidades y otro angelical, puro e inmaculado, combatiendo por la libertad y la democracia. Esa es la visión que los vencedores de la segunda contienda mundial nos han conseguido imponer a todos durante más de 60 años. Pero, en los últimos años, con el desarrollo de las nuevas tecnologías y el acceso a fuentes que hasta ahora habían permanecido inéditas e inaccesibles, podemos conocer los hechos que nos habían sido vetados. Cuanto más se informa uno sobre la II. Guerra Mundial en páginas independientes y alternativas, más se va dando cuenta de la ingente cantidad de información que nos había sido sustraída, para que sigamos siendo borregos, que nos sintamos agradecidos por el desembarco de Normandía. Y más se percata uno de que la maldad de los Alíados (al igual que la del Eje) no tuvo límite. En posts anteriores he documentado los bombardeos alíados de Hamburgo Y Tokio. Y las matanzas de prisioneros de Las Foibes, Biscari y Dachau. Hoy me referiré a un acto de egoísmo y falta de humanidad de tal calibre que tuvo consecuencias fatales para millones de seres humanos. Me refiero a la actitud adoptada por Gran Bretaña ante la falta de flujo de alimentos desde Birmania (recién tomada por los enemigos japoneses) hacia India y más concretámente, la región de Bengala.  Seguramente, sin la mentalidad imperialista, elitista y racista del Primer Ministro Winston Churchill, los acontecimientos se hubieran desarrollado de otra manera. Todo lo que sirva para hacer justicia al atribulado pueblo Indio y a desacreditar al injustamente prestigiado genocida Winston Churchill (Premio Nobel, nada menos), me llenará de satisfacción.

A continuación, transcribo un interesantísimo texto (algo abreviado, eso si) de una página igualmente interesante sobre la II. Guerra Mundial, titulada Eurasia 1945, que recomiendo a todo el mundo.

Una vez, Gran Bretaña entró en guerra contra Alemania, reajustó la economía de su colonia india para ponerla al servicio del esfuerzo bélico británico. Pero dejando los suficientes recursos para la subsistencia de todas las regiones, incluyendo Bengala. Sin embargo, esta tendencia comenzó a cambiar cuando Japón declaró la guerra a Gran Bretaña y en una espectacular victoria militar, arrebató enteramente la colonia de Birmania a los británicos, lo que supuso la pérdida del 15% del grano destinado a India y más aún a Bengala, ya que la región dependía en gran parte de los recursos procedentes del territorio birmano. Otra de las causas de la hambruna fue el ciclón que el 16 de octubre de 1942 asoló las costas orientales de Bengala y en especial los distritos de Midnapur y Orissa, lo que dejó áreas enteras de cultivo inundadas y devastadas con la consiguiente pérdida de toneladas de alimentos.

No obstante, lo que llevó a una de las más terribles hambrunas de la India fue la política inglesa y el racismo institucionalizado en el Imperio Británico a la hora de dar prioridad a su metrópoli respecto a los indios. Todo empezó cuando el Gobierno de Londres ordenó el requisamiento de casi todo el arroz y otros alimentos ubicados en Bengala para llevarlos hasta Oriente Medio y Egipto, donde se ubicaba el grueso de las tropas británicas, que por aquel entonces intentaban a duras penas defender el Canal de Suez de lo ejércitos italiano y germano. Esta política dejó a Bengala practicámente sin subsistencias parael siguiente año. Por si fuera poco, todos los barcos de cargade alimentos bengalíes fueron hundidos por los mismos británicos para bloquear los canales de Arakan, temiendo que se pudieran infiltrar enemigos japoneses.

Para empeorar las cosas aún más, numerosas tierras de cultivo fueron expropiadas a los campesinos indios y convertidas en aeródromos con los que bombardear el sudeste asiático.

Desabastecida Bengala, los únicos que podían protestar por lo que estaba pasando eran los mismos indios. Pero fueron callados de golpe cuando todas sus organizaciones políticas y sociales fueron disueltas en el verano y otoño de 1.942. Los altos  miembros del  Partido del Congreso Indio que reclamaba la independencia, incluyendo los pacifistas Mahatma Gandhi y Jawaharlal Nehru, fueron arrestados y encarcelados. Como consecuencia, de esto, se produjeron una serie de protestas y rebeliones que terminaron siendo aplastadas con violencia. En escasas semanas, los británicos ejecutaron a 2.500 personas e hicieron prisioneras a 66.000 más.

No sólo no se detuvieron  las exportaciones masivas de alimentos hacia los frentes de guerra sino que se aumentaron para alimentar a la población de las Islas Británicas. Otro factor que influyó fue la cantidad de soldados aliados estacionados en Bengala, a los cuales se alimentó en abundancia a costa de dejar sin reservas a los indios. Soldados estadounidenses, australianos, franceses libres y chinos recibieron comida hasta la saciedad recolectada por los indios, que encimas estos no consumieron.

Para los ingleses, era sin duda más prioritario mejorar la situación de las racioes de su Metrópoli en el Reino Unido, que no las de unos salvajes de piel oscurecida como veían a los indios. Churchill jamás reduciría las raciones del Ejército Británico para alimentar a Bengala, al fin y al cabo, él odiaba a los indios y no lodisimulaba, llegando a afirmar en una ocasión: “Las peores personas del mundo, después de los alemanes, son los indios. Otro defensor de esta política fue el Secretario de Estado, Leo Amery, quién volvió a recalcar que Bengala estaba ya condenada de antemano por su exceso de población y que no valía la pena preocuparse por unas muertes que estaban ya escritas en la selección natural.

Entre mayo y junio de 1.943, se desató la tragedia en Bengala ante la escasez de arroz y alimentos. Como si de una plaga se tratara, el hambre se extendió por Bengala y las zonas de India más próximas en una devastación sin límites.

Poco a poco las aldeas y ciudades se fueron llenando de cadáveres putrefactos y sin recoger, lo mismo que las enfermedades como el cólera, el tifus o la disentería que se expandieron sin control llevándose miles de vidas.

Durante la Hambruna de Bengala murieron aproximadamente 3.000.000 de indios por inanición, malnutrición, enfermedad o bajo las balas británicas , intentando hacerse con algo de comida.

Fuente: http://www.eurasia1945.com/

El responsable de esta atrocidad, el genocida, imperialista y racista Winston Churchill (1874-1965). Sin duda, uno de los personajes más repugnantes del siglo XX.

Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en febrero 22, 2014 en Genocidio

 

2 Respuestas a “El lado más oscuro y menos heroico de Gran Bretaña durante la II. Guerra Mundial. De como se permitió la hambruna de Bengala en 1.943.

  1. Bárbara

    junio 5, 2014 at 1:45 am

    Quisiera creer en la vida después de la muerte o en el karma, para que “gente” como Churchill si es que se puede llamar gente , paguen por estas atrocidades cometidas.

     
  2. dani

    abril 3, 2015 at 12:21 am

    que barbaridad pero por desgracia la historia la escriben los vencedores churchill de verdad nopuedo creer que hayan existido este tipo de personas pero esto ya debio rendir cuentas ante Dios

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: