RSS

Un necesario análisis crítico de la gestión y herencia de Nelson Mandela en medio de tanto cinismo y apología oportunista e interesada.

14 Dic

Llevamos muchos días leyendo infinitas bondades sobre la figura de Nelson Mandela (1.918-2.013) y habrá que preguntarse porqué. Teniendo en cuenta que su figura es la de un revolucionario, lo lógico sería que la prensa del sistema le denigrase como hace un día sí y otro también con Hugo Chávez y Nicolas Maduro (Venezuela), Rafael Correa (Ecuador), Evo Morales (Bolivia), Cristina Fernández (Argentina) o Daniel Ortega (Nicaragua), gobernantes legítimos, ampliamente apoyados por sus Pueblos, que se han enfrentado con valor a los mercados y en ocasiones han conseguido derrotarlos o neutralizarlos. Pero NO. En el caso de Mandela es distinto. ¿Porqué?. Tal vez , porque Mandela , más allá de bonitas palabras y grandes discursos no ha transformado gran cosa las injustas estructuras existentes. En Sudáfrica , durante su mandato y el de sus sucesores han seguido vigentes en todo momento el capitalismo neoliberal, la propiedad privada de los medios de producción, la desigualdad a todos los niveles, las flagrantes diferencias económicas entre blancos y negros o una imparable delincuencia. De hecho, Sudáfrica es el país del mundo con mayor número de violaciones y uno de los más violentos. También debemos ser sinceros y darnos  cuenta que la política de ” reconciliación” de Mandela, lo que ha significado en la práctica ha sido la impunidad para los responsables de la represión bajo el anterior régimen.  Una conocida mía, camerunesa me decía hace pocos años que ella seguía sin poder acceder a ciertos sitios “con clase”, porque seguían siendo sólo para blancos. Sólo que ahora te daban excusas como “esta todo reservado” o “es un acto privado”. Ahora trataban de disimular lo que en época del apartheid hacían de manera flagrante.  Podríamos preguntarnos, si esto ocurría, gobernando Mandela o alguno de sus sucesores, ¿qué ha cambiado en Sudáfrica?. Sinceramente, no sé si ha cambiado algo.  La impresión que me da es que Mandela, lejos de ser un revolucionario en el poder, se limito a hacer cambios cosméticos. De esta manera, Sudáfrica bajo su mandato, se convirtió en un magnifico ejemplo de “gatopardismo”. Hacer parecer que todo cambia para que en la práctica, nada cambie.  En fin , que Mandela, fuese porque estaba atado de pies y manos o se enfrentaba a fuerzas que le sobrepasaban o por lo que fuese, no llevó nunca una revolución verdaderamente transformadora de las injustas estructuras socioeconómicas y políticas heredadas. Al final, Occidente le dora la píldora, porque Mandela se ha convertido con su ” pragmatismo” en su “rebelde domesticado”.  Realmente, nunca ha llegado a ser una molestia para Occidente como si lo fueron Ho Chi Mihn,  Nasser, Fidel Castro y otros. Por eso, ahora se permite el ensalzamiento de su figura en los medios.

También es curioso constatar que ese “mundo libre” que ahora le ensalza, cuando él estaba encarcelado, se dividía entre la indiferencia y la hostilidad hacia su figura. No olvidemos el calificativo de terrorista que le dedicó la siempre repugnante Margaret Thatcher. Tampoco olvidemos el convencido apoyo de Reagan al régimen del apartheid. Mientras las “democracias”, daban la espalda a Mandela, la Cuba de Castro, la Libia de Gadaffi y el Irán de Jomeini apoyaban a Mandela y al CNA, y les enviaban dinero y armas. Esto demuestra que lo de demócratas o luchadores por la libertad es muy relativo y que en aquella ocasión se portaron más dignamente ciertas dictaduras que las llamadas “democracias”. Ya que las primeras supieron posicionarse del lado correcto. Supongo que esto de las armas habrá chocado a cierta gente. Pero lo cierto es que Mandela y el CNA utilizaron la violencia. Y lo entiendo y me parece lógico, teniendo en cuenta que se enfrentaban a un régimen atroz e inhumano. Lo comento, porque parece haber cierta tendencia a creer que Mandela fue un pacifista radical al estilo de Gandhi y no fue así. Y fue lógico que no fuese así.

Resumiendo; Mandela fue seguramente una bellísima persona, pero no necesariamente un buen gestor de Sudáfrica.Me gusta más como referencia ética y moral que como líder político.

Lo cierto es que tenía ganas desde hace tiempo de comentar todos estos pensamientos y me ha alegrado mucho encontrar entre tanto panegírico forzado, hipócrita y politicámente correcto, este artículo de Alejandro Nadal, magnificamente bien explicado y resumido, que viene a sintetizar las causas del fracaso de la Sudáfrica actual y las limitaciones de las políticas de Mandela. Y les dejo con él.

Mandela: la revolución incompleta
La muerte de Nelson Mandela es aprovechada por decenas de jefes de Estado para exhibirse como líderes y estadistas. El protocolo diplomático es desplegado en todo su esplendor, rodeando a mediocres y absurdos personajes de un manto protector que les hace verse como jefes y dirigentes respetados. La exaltación de la figura de Mandela como el prócer de la libertad les hace sentir más cerca de una legitimidad que no tienen. Pero un análisis más objetivo del legado de Mandela permite comprender por qué el homenaje a Mandela es tan explotado por las clases gobernantes de todo el mundo.Mandela en efecto se convirtió en el símbolo de la lucha en contra del régimen racista de Pretoria durante décadas. Y lo que pudo lograr el partido del Congreso Nacional Africano (ANC, por sus siglas en inglés) debe ser valorado y elogiado. Pero eso no debe impedir el análisis crítico de los alcances y limitaciones de su lucha.Cuando se estableció la Unión de Sudáfrica en 1910 la segregación racial no era concebida como estrategia de organización nacional, pero la minoría blanca era la única que gozaba de todo tipo de libertades y la población negra estaba impedida de ocupar escaños en el parlamento. En 1913 una ley impidió a los negros en la mayor parte del territorio nacional comprar tierras fuera de áreas especialmente designadas para ellos. Otra ley en 1923 introdujo diversos mecanismos de segregación racial a nivel domiciliario y representó el antecedente más claro del apartheid. El régimen de apartheid se estableció formalmente en Sudáfrica en 1948, año en que el Partido Nacional Unificado ganó las elecciones con una plataforma de políticas de segregación racial. Por supuesto, la segregación se acompañó siempre de una fuerte discriminación económica y el acceso de la población negra a ciertas actividades económicas y a la propiedad de la tierra se mantuvo severamente regulada. La población negra no se mantuvo pasiva frente a la opresión. El ANC, fundado en 1923, se mantuvo en contacto con las clases trabajadoras y en su trabajo político la emancipación racial estaba íntimamente ligada a la liberación económica.El apartheid se consolidó al finalizar la segunda guerra mundial y desde entonces fue un sistema de administración de la mano de obra en el capitalismo sudafricano. Pero el régimen de Pretoria dio media vuelta en los años 80 cuando se percató que el apartheid se había convertido en un sistema disfuncional porque chocaba con los requerimientos de libertad de movimiento de la fuerza de trabajo. Para entonces el ANC ya había demostrado con sus movilizaciones y amplia base popular que tendría que ser el interlocutor de la minoría blanca. Nelson Mandela cumplía 27 años en prisión y sería la cabeza para iniciar negociaciones sobre la transición.El fin del régimen de apartheid y el paso a un sistema de una persona, un voto fue sin duda una gran victoria. Permitió el acceso al poder del ANC y de Nelson Mandela a la presidencia en las elecciones de 1994. Pero no cambió la injusta distribución de la tierra, las minas, la industria, el sistema bancario y financiero, así como las telecomunicaciones. Todo quedó en manos de la minoría blanca. A la fecha, el 87 por ciento de la tierra en Sudáfrica está en manos de blancos, mientras que los recursos del subsuelo están bajo el control de empresas trasnacionales.Los términos de la negociación entre el ANC y la minoría blanca dejaron a la minoría que se había beneficiado de seis décadas deapartheid (y 200 años de colonialismo) en posesión de todos los activos de Sudáfrica. La mayoría negra no tuvo derecho a ningún tipo de indemnización por los estragos del sistema odioso de la discriminación y la segregación racial. Los enormes méritos de Mandela no pueden olvidarse, pero es crucial colocarlos en perspectiva: las nacionalizaciones y las indemnizaciones fueron relegadas a un segundo plano al iniciarse la transición y a la postre fueron abandonadas.Los años entre 1990 y 1994 son testigo del proceso de negociaciones en el que el ANC y los sindicatos sudafricanos que le acompañaron tuvieron que escoger entre mantener elstatus quo económico y conformarse con la democracia electoral o buscar un cambio más significativo en las relaciones económicas. Las nacionalizaciones y la indemnización estaban planteadas en la Carta por la Libertad que el ANC había adoptado en 1955. Pero Mandela y sus colegas del ANC decidieron optar por una transición fácil en la que el orden patrimonial se mantuviera inalterado.Por eso se puede afirmar que el legado de Mandela es no sólo el final del apartheid sin derramamiento de sangre. También lo es la desigualdad, el desempleo y la miseria para una parte creciente de la población en Sudáfrica. La llegada del neoliberalismo ha consolidado el régimen de explotación y para la mayoría de la población las condiciones materiales de vida hoy son peores que las que había con elapartheid. La herencia de la figura entrañable del prisionero de Robben Island es la revolución incompleta.Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2013/12/11/opinion/032a1eco

Nelson Mandela

Nelson Mandela, de joven.

Mandela, en la vejez.

Imágenes del Apartheid.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 14, 2013 en África subsahariana.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: