RSS

A quemarropa (John Boorman, 1.967). Sorprendente y original policíaco norteamericano con un estilo claramente europeo.

12 Sep

Estuve viendo anoche un filme policíaco muy interesante al tiempo que atípico. Un filme con unas características que lo hacen diferente. Me refiero a A quemarropa (Point in Black, 1.967), una de las primeras películas del muy brillante, pero desgraciadamente poco prolífico John Boorman (1.933). Un director que posteriormente seguiría regalándonos joyas como Zardoz (1.974), Excalibur (1.981) o La selva esmeralda (1.985), además de ese extrañísimo e innovador filme de culto casi desconocido que es Exorcista II : El hereje (1.978), mucho más interesante en ciertos aspectos que su predecesora.

En esta película, John Boorman apuesta por códigos de lenguaje cinematográfico más cercanos al cine europeo ( y especialmente francés) que norteamericano. Esto se refleja en los abundantes flashbacks (que recrean sobre todo escenas amorosas) o en ciertos decorados (como una cafetería nocturna que aparece en una breve escena, que recuerda a las que aparecen en filmes como Al final de la escapada, de  Jean Luc Godard). El sonido y la música tampoco presentan relación con lo esperable en un filme USA. Además, este es un filme, que aunque no exento de violencia, presenta una dimensión psicológica nada desdeñable , que la alejan de muchos otros productos del género. La historia del protagonista no sólo es una venganza, también es una lucha interna. Es una mente atormentada. Pues como todo el posterior cine de Boorman,  A quemarropa tiene un espíritu pesimista. Por mucho que pensemos que el protagonista pueda llegar a consumar su venganza, dudamos que pueda estar hecho para recuperar la felicidad perdida.

La película tiene el valor y el mérito de ser una de las primeras que retrató a las multinacionales como empresas del crimen organizado,  encubiertas bajo eficaces tapaderas.Unas organizaciones carentes del menor escrúpulo y a las que la vida humana trae sin cuidado. El individuo se enfrenta aquí a superestructuras todopoderosas a las que sólo podrá derrotar aplicando el ingenio. Sin escatimar, -por otra parte- tiros y puñetazos.

El filme, por su tratamiento narrativo, sus giros de guión y su atmósfera por momentos vidriosa u onírica, merece un estudio detallado. Y desde luego, ya nos avisa de las potencialidades de un gran creador, al que en mi opinión no se ha prestado la atención que merece. Es desde luego, un producto bastante inclasificable, que por su vertiente psicológica y existencial, llega a sorprendernos. Y en todo momento resulta entretenido y rápido. Desde luego, hay que estar muy atento para no perder ningún elemento de la trama.

A destacar la interpretación del inolvidable Lee Marvín (1.924-1.987), uno de los grandes duros de Hollywood. Y un actor en cuya filmografía, hay al menos 6 ó 7 títulos especialmente memorables.

Consigánla y disfruténla.

Imágenes de A quemarropa.

El director del filme, John Boorman.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 12, 2013 en Cine

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: