RSS

Leyendas Románticas de la Antigüedad: Eros (Cupido) y Psique.

12 Jun

Eros (también conocido como Cupido), era el hijo de la diosa Afrodita/Venus. El mismo estaba considerado el dios del Amor. Con su arco y su aljaba, llena de flechas, tenía el poder de inocular el amor tanto a los dioses como a los humanos. Cualquiera que fuese rozado por su flecha, se enamoraba inmediatamente de la primera persona que veía.

Un día, su madre, Afrodita estaba celosa e insegura porque pensaba que debido a su edad ya no era la más guapa de las féminas. Y que ahora, una simple mortal llamada Psique habría ocupado su lugar. De esta manera, y para consolarse de sus miedos y frustraciones, ordenó a su hijo que fuese a humillarla, lanzándole una flecha que la enamorase del ser más feo e indigno de la Tierra.

Cuando Eros encontró por fin a Psique, ella estaba durmiendo en un prado. Quedó tan impresionado por la fastuosa belleza de la criatura que sin darse cuenta, tropezó con una piedra y cayó con ella, rozándose con una de sus propias flechas. Por tanto, se enamoró de Psique.

Ahora tenía que tener muchísimo cuidado de que su madre no se enterase que por culpa de su incompetencia, se había enamorado de la mujer a la que tenía que denigrar.

El amor fue correspondido. Pero tenían la gran limitación que ella nunca debía verle el rostro a él, pues de lo contrario, él se esfumaría. Durante una temporada, se amaron, sin que este hecho supusiese un inconveniente. Pero, cuando las hermanas de Psique, se enteraron que tenía un amante, con el que gozaba a diario, quisieron saber más. Ella, acosada, por las preguntas, se replanteó el tema de verle el rostro a su amado, aunque sólo fuese un instante. Esto comenzó a obsesionarla. Después de otra noche de amor y pasión con Eros, cuando amanecía, decidió, aprovechando que él dormía, acercarse con una lámpara de aceite lo suficiente para verle el rostro. Lo consiguió y vio el muchacho  más guapo que podía imaginarse. Pero una mancha de aceite hirviendo cayó sobre el brazo de él, que automáticamente se despertó. La vio y se disgustó mucho, por haber roto ella lo acordado. A Eros se le ensombreció el rostro, se levantó en silencio y dejó la estancia para no volver nunca más. Ella, desconsolada, rompió a llorar.

Pasaron varios meses, tristes y largos, hasta que Psique, no aguantando más, fue a ver a Afrodita, para poder recuperar a su amado. Afrodita, que la detestaba le puso como condición la realización de unas pruebas sobrehumanas que pensó que Psique no podría llevar a cabo. Pero, una serie de fuerzas y criaturas sobrenaturales, le ayudaron a superar las pruebas con éxito.

Afrodita, furiosa por dentro y sospechando que algo raro había en todo aquello, pero sin atreverse a decirlo claramente, decidió enviarla a coger una jarrita de agua helada de la Laguna Estigia, junto al Infierno o Hades. La fuente de la Laguna estaba  protegida por dragones, y hasta las mismas aguas, que sabían hablar, se defendían a sí mismas gritando sin parar.

Pero el águila de Zeus/Júpiter, cogió la jarrita entre sus garras y, balanceándose sobre sus pesadas alas,  pasó entre los dragones, engañó a las aguas y consiguió la jarrita para Psique.

Como última prueba, y para comprobar si fracasaba de una maldita vez, Afrodita la mandó descender al mundo de ultratumba, al Hades para buscar un pequeño cofre lleno de amor. Psique se encontró a Orfeo de regreso de su trágico viaje (ver Una historia de amor inmortal: Orfeo y Eurídice, en este mismo blog). Por él, supo donde estaba el estrecho pasadizo que conducía al Hades.

Perséfone, la Reina del mundo de ultratumba, consintió en que se llevará el cofre, pero a condición de que sólo ella podría abrirlo y averiguar su contenido.

Apenas hubo abandonado el Hades y llegado a la luz del sol del mundo de los vivos,  Psique no aguantó más y muerta de curiosidad, abrió el cofre. En vez de amor contenía el sueño eterno; la muerte. Psique, inmediatamente cayó al suelo, sus ojos se cerraron y se durmió para siempre.

Zeus se apiadó de ella y la llevó al cielo junto a Eros Y quizá siga allí, tendida entre las flores, como cuando Eros la vió por vez primera.

Afrodita/Venus. Menuda mala ostia tenía.

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en junio 12, 2013 en Mitología

 

Una respuesta a “Leyendas Románticas de la Antigüedad: Eros (Cupido) y Psique.

  1. iredrc

    junio 12, 2013 at 2:46 pm

    Esta historia ya me la leo mañana que hoy es tarde y me voy a casa!!

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: