RSS

La maldición de Escila. De como los celos pueden tener consecuencias monstruosas.

01 Jun

Hoy hablaré sobre un mito griego no demasiado conocido, pero que es una historia que  siempre me ha impactado: la historia de Escila.

De acuerdo con Ovidio,2 Escila fue una vez una hermosa ninfa. El dios marino Glauco, anteriormente un pescador, se enamoró de ella, pero ella huyó de él hacia la tierra, donde no podía alcanzarla. Desesperado, Glauco fue a la hechicera Circe, para que le preparase una poción de amor y así derretir el corazón de la joven. Circe, que estaba secretamente enamorada de Glauco, le recomendó dedicar su amor a alguien más digno de él, intentando cortejarlo con dulces palabras y miradas, pero el dios no quiso saber nada de ella. Circe se enfureció, pero con Escila y no con Glauco; por ello, fingió ayudar al dios entregándole un frasco, recomendándole que lo vertiese en la charca donde Escila solía bañarse. Glauco siguió sus instrucciones y virtió la poción; sin embargo, tan pronto como la ninfa entró en el agua se transformó en un horrible monstruo de seis cabezas. Glauco, que vigilaba la escena desde la lejanía, perdió su interés por ella y se marchó.

Escila rechazando al pobre Glauco.

Desde entonces, Escila es un monstruo marino gigantesco con cuerpo de serpiente y seis cabezas de mujer repulsivas que devora a todos los marineros que osen pasar por allí. Muy cerca de ella se encuentra el remolino mortal conocido como Caribdis, que engulle a los marineros. De ahí viene la expresión “estar entre Escila y Caribdis“, que significa lo mismo que encontrarse entre la espada y la pared. Encontrarse ante dos dificultades monstruosas al mismo tiempo.

En un pasaje de La Odisea, la inmortal obra de HomeroUlises se ve obligado para regresar a casa, a atravesar el Estrecho de Mesina (Sicilia)  con toda su tripulación y enfrentarse a ambos peligros. No tuvo más remedio que acercarse a Escila, pues Caribdis los habría engullido a todos. Escila devoró a seis marineros de Ulises, pero finalmente consiguieron dejarla atrás.

Escila con sus seis terroríficas cabezas amenazando a Ulises.

Circe, la malvada maga despechada.  Menuda se las gastaba. A varios hombres de  Ulises los convirtió en cerdos. Finalmente les devolvió la forma humana porque se enamoró de este.

El estrecho de Mesina, donde se encontraban Escila y Caribdis. Como se puede ver esta entre la isla de Sicilia y Calabria que es la punta de la bota italiana.

Archivo: Castello scilla.jpg

La roca donde vivía Escila (Sicilia).

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en junio 1, 2013 en Mitología

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: