RSS

Grandes matanzas del siglo XX: Setif (Argelia,1945), Mai Lai (Vietnam, 1.968) y Tianamen (China, 1.989).

26 Abr

El mismo día de la capitulación de la Alemania nazi, el 8 mayo de 1945, las poblaciones del departamento de Constantinois, Sétif y Guelma, en Argelia, realizaron manifestaciones por su derecho a la independencia. Estas manifestaciones fueron victimas de una de las represiones más sangrientas de la historia colonial francesa, siempre “colectiva y deliberadamente ocultada” por el estado francés. En la actualidad, mientras que los debates siguen sobre el número de víctimas causadas por los colonos, de 1.500 a 45.000 muertes, la representación diplomática francesa en Argelia, el embajador Hubert Colin de Verdière por primera vez desde 1945 califica a este episodio, hasta entonces “silenciado”, como de una “tragedia imperdonable”.

Sangriento armisticio en Sétif

El 8 de mayo de 1945, en las calles de París y en toda la Francia, la nación festejaba la capitulación de Alemania nazi. Al mismo tiempo, del otro lado del Mediterráneo, millares de argelinos que participaron en esa victoria, se reúnen en las calles de Sétif, con el fin de depositar una flor al pie del monumento a los muertos de la ciudad, y reivindicar el derecho a la independencia de su país. Una manifestación que deriva mal, y termina en una sangrienta tragedia, realizada por el ejército francés, la Legión extranjera, y las milicias de colonos creadas para la ocasión.

Una pesado balance humano para una represión que duró seis semanas en el departamento del Constantinois.¿Hubo 1.500 o 45.000 muertes? Todavía hoy el número de víctimas de esta página vergonzosa de la historia colonial francesa es objeto de debates entre historiadores. Han sido necesarios casi 60 años para que Francia, por medio de su Embajador en Argelia, Hubert Colin de Verdière, en visita oficial a Sétif el 27 de febrero pasado, hablara de esta “tragedia imperdonable”, y reconozca por primera vez desde la independencia de Argelia, en 1962, la responsabilidad francesa en esta masacre.

Sétif era, durante el período de la Argelia francesa, el simbólico feudo de los primeros nacionalistas. Era la ciudad de Ferhat Abbas, figura clave de la tendencia nacionalista moderada, a partir de 1943 con su Manifiesto del Pueblo Argelino y que se convertirá en el primer presidente del Gobierno Provisional de la República argelina (GPRA) en 1958. El día del armisticio Fehrat Abbas está en Argel para felicitar al gobernador general Chataigneau (es su amigo íntimo) de la victoria de los Aliados. Es arrestado en extrañas circunstancias por “conspiración contra la seguridad del Estado” por el director de la seguridad general. Sin contar con su presencia, millares de argelinos musulmanes se reúnen para celebrar el armisticio y reivindicar al mismo tiempo la independencia de su país.

Todo comienza por agitar una bandera…

Temprano en la mañana, en Sétif, los Scouts musulmanes, una organización legal creada por elPartido del Pueblo Argelino (PPA) se reúne para ir a depositar una flor a los pies del monumento a los caídos, situado en el barrio de los europeos. El Subprefecto de la ciudad, Butterlin, que se opone a toda manifestación de carácter político, les prohíbe llevar armas y enarbolar banderas que reivindiquen la independencia de Argelia. Mientras que el desfile de 7.000 a 8.000 personas llega al barrio francés, un joven de 20 años agita una bandera argelina. Negándose a bajarla ante la orden de un francés, el hombre es asesinado, así como también el alcalde de la ciudad, considerado un moderado, que intenta interponerse. Es la versión de los hechos que hace la unanimidad entre los historiadores. En el tiroteo que sigue, la multitud se dispersa y enfrenta los europeos. Hay 27 víctimas del lado francés. La noticia se extiende rápidamente en la provincia, donde la población local, mayoritariamente campesina, se rebela. Es el principio de un levantamiento generalizado, en varias decenas de pueblos del Constantinois, así como en Blida y Berrouaghia en Argel, y Sidi-Bel-Abbès en el Oranés.

En Guelma, situada a 150 kilómetros de Sétif, toda “manifestación musulmana” había sido prohibida durante el armisticio. Pero al final de la tarde, 2 000 argelinos se reúnen y agitan banderas argelinas y banderolas. La intervención de una “milicia” europea y de la oposición de colonos, hace estallar el tiroteo. En algunos pueblos, las manifestaciones se realizan sin choques, a menudo gracias a la intervención de alcaldes “liberales”, como en Tlemcen. Pero en la mayoría de los casos, se dispara sin consideración sobre la muchedumbre cuando aparece la primera una bandera argelina, como en Bône, Blida et Kherrata. Según el historiador Charles Robert Ageron [1], los primeros motines de los argelinos (los días 8,.9 y 10 de mayo) habrían matado 102 Europeos, a los cuales se añaden 110 heridos, y 135 viviendas reducidas a ceniza. Incomparable con la amplitud de la represión colonial.

Caza a los árabes

El 9 de mayo de 1945, siguiendo la orden del Subprefecto Butterlin, el ejército dirigido por el General Duval, interviene en Sétif, luego en todo el resto del departamento, donde hace la demostración de sus sangrientas técnicas, muy especialmente en Guelma y Kherrata. La Marina por su parte, bombardea las costas de Kherrata, la localidad del borde de mar como Achas, los Acantilados, y Mansouria. Esta intervención brutal empuja los insurrectos a refugiarse en las montañas, donde tendrán entonces que soportar bombardeos de 18 aparatos de la aviación. La represión se extenderá durante seis largas semanas de “caza de árabes “, así llamada por los colonos de extrema derecha del momento, ya que sería injusto imputar la masacre de mayo de 1945 al cuerpo militar solamente. Otras intervenciones por parte de “milicias” de colonos bien armados por los militares y en general autorizados por la administración local, son a menudo más atroces y más sangrientas, según los testimonios de supervivientes. [2] Ejemplos: árabes rebeldes quemados vivos, torturas, ejecuciones sumarias, niños y mujeres (muchas embarazadas) raramente perdonados.

¿Cuál es el balance humano? Será necesario esperar el 18 julio de 1945 para que, del lado francés, el ministro de Interior Tixier pronuncie un discurso delante de la Asamblea Nacional que menciona la muerte de 1.500 personas. Los argelinos, nacionalistas avanzan inmediatamente la cifra de 45.000 víctimas. El diario argelino El Popular, en su edición del 28 junio, ya habla por su parte de 6.000 a 8.000 víctimas. Según Yves Benot, [3] algunos militares habrían dado estas cifras al periodista del Popular “en la intimidad”. En la metrópolis, los medios de comunicación sufren la censura del Ejército, especialmente severa en la época, y sólo se expresan semanas más tarde, reproduciendo el comunicado dictado por el gobierno.

Balance humano casi imposible

En la actualidad, el debate sigue. Según el embajador de Francia en Argelia, que se expresó sobre Sétif en febrero pasado, habría habido entre 5 000 y 10.000 muertos. El Gobierno argelino reanuda por su parte la cifra de 45.000 víctimas, avanzada en la época por los nacionalistas del PPA de Ferhat Abbas. Para los investigadores Rachid Messli y Abbas Aroua, del Centro de Investigación Histórica y Documentación sobre Argelia, “la mayoría de los historiadores se ponen de acuerdo sobre el hecho de que 45.000 es una cifra exagerada. Sería más realista pensar que el balance humano se sitúa entre 8.000 y 10.000 muertes”.

Los archivos del ejército siguen siendo borrosos. La marina avanza la ridícula cifra de 4 víctimas. Según Yves Benot, existiría más contradicciones en las cifras del ejército de tierra. [4] Según el informe de General Duval del 9 de agosto de 1945, habría habido 550 “musulmanes muertos ” en la acción del ejército en la subdivisión de Sétif, y 200 en la de Bône (donde está Guelma). Esto parece improbable cuando se considera el carácter de las intervenciones de estos equipos armados de metralletas. A eso se añade la represión operada por las milicias civiles. Estas últimas, que no aplicaban ninguno de los procedimientos legales que permitían establecer el número ejecuciones y detenciones, volvieron la exactitud de un balance humano imposible.

La voz de los testigos de la “tragedia imperdonable” basta para dar cuenta de la amplitud de las masacres. Y no es nunca demasiado tarde para recordar la plena responsabilidad de Francia en estos crímenes, que desde 1945 fueron ocultados, para tomar las propias palabras de Hubert Colin de Védière, interrogado por la radio francesa Europa 1. Pero el reconocimiento oficial es un mínimo para Argelia, que pide en adelante excusas por parte de Francia. ¿Será necesario aún sesenta años de reflexión para eso? Y el filósofo francés Paul Ricoeur, que se dice “perturbado por el inquietante espectáculo de demasiada memoria por un lado y demasiado olvido por el otro”.


Notas:

[1].- Historia de la Argelia Contemporánea, vol.2: De la insurrección de 1871 al desencadenamiento de la guerra de liberación 1954, París: Prensas universitarias de Francia, 1979.

[2].- Numerosos en la obra de Boucif Mekhaled, “Crónica” de una masacre: 8 de mayo de 1945, Setif, Guelma, Kherrata “, París, Au nom de la mémoire /Syros, 1995

[3].- “Masacres coloniales:” 1944-1950: IV República y las colonias francesas “, el descubrimiento,” serie historia contemporánea.

[4].- Cit.

Manifestación pro-independentista en Argelia que culminaría con la matanza colonialista de Setif.

Argelinos masacrados por los franceses.

La matanza de Mai Lai (Vietnam, 16 de marzo de 1.968).

La matanza

Mujer y niños no identificados después de la masacre de May Lai. Según testimonio, fueron tiroteadas momentos después de tomarse la foto1

El 16 de marzo de 1968 las tropas de Estados Unidos lanzaron una operación en la región de Son My en la búsqueda de vietcongs. Al segundo teniente (equivalente a alférez) William Laws Calley y su sección le fue asignada la zona My Lai 4. Al llegar a la zona de aterrizaje los helicópteros dejaron a los soldados y se desplazaron a la posición de espera. A lo largo de cuatro horas, Calley y sus hombres violaron a las mujeres y las niñas, mataron el ganado y prendieron fuego a las casas hasta dejar el poblado arrasado por completo. Para terminar, reunieron a los supervivientes en una acequia.

Los pilotos y artilleros vieron cómo Calley disparó su arma contra ellos y ordenó a sus hombres que hicieran lo mismo hasta matar a todos los habitantes de la zona (es decir, ancianos, mujeres y niños). Por «defectos» en la investigación, no se sabe la cifra exacta de asesinados, pero se estima que debió estar entre 347 y 504.

Unos días después, el Ejército de Estados Unidos facilitó una información oficial, donde enumeraba unos 120 muertos, de los cuales 90 eran vietcong no civiles y 30 vietcong civiles. Pero en toda la operación se habían incautado sólo tres armas vietcong.

La punta de un iceberg

Cadáver en el pozo de agua del pueblo; se ve reflejado el rostro del fotógrafo Ron Haeberle.

La masacre de My Lai, no fue la única matanza cometida por las fuerzas estadounidenses, pero por su magnitud fue la que más escándalo provocó en Estados Unidos y el mundo.

El alférez Calley ciertamente resultó ser un oficial poco preparado y no apto para el mando, no lograba victorias y capturas de enemigos que le hicieran merecedor de ascensos y condecoraciones. Además, no supo aguantar la presión de sus superiores para lograrlas y, como se supo después, decidió cometer una matanza y cuantificar buena parte de los asesinados como enemigos abatidos. Sin embargo, el sistema estadounidense para marcar objetivos contribuyó mucho a casos como éste ya que entre otros elementos, la selección de oficiales se hacía sobre el material humano disponible y no sobre el necesario para el mando.

Política de eficiencia

Hombre y niño asesinados.

A la política de cualquier ejército de designar objetivos, planificar y cuantificar se suma, en el caso de Estados Unidos, su búsqueda casi constante de la eficiencia, marcada ésta por una serie de indicadores prefijados.

En una guerra como la de Vietnam, donde no existían frentes definidos ni posiciones que tomar, la cuantificación de bajas causadas al enemigo se fijó como el indicador de la eficiencia de oficiales y unidades. Pero, como es sabido en todos los campos donde se utilizan indicadores, muchas veces lo que se hacía no era buscar la manera de alcanzar el objetivo sino mejorar el indicador, es decir, conseguir la mayor cantidad de muertos posible dentro de ciertas normas (que muchas veces las fijaba la propia unidad). Así se han constatado muchos casos como el de My Lai, donde el número de combatientes muertos era desproporcionado respecto al número de armas incautadas; cosa que tardó bastante en llamar la atención del alto mando estadounidense.

La repercusión en Estados Unidos

El soldado SP5 Capezza quema una choza vietnamita en My Lai.2

No hubo cobertura de prensa de la masacre. En el ocultamiento de la información estuvo involucrado el coronel Colin Powell (quien dos décadas más tarde sería Secretario de Estado), hasta que el editor Seymour Hersh (en una pequeña editorial llamada Dispatch News Service) finalmente emitió la noticia el 13 de noviembre de 1969. Una semana más tarde el Cleveland Plain Dealer publicó fotos de un ex fotógrafo del ejército llamado Ronald L. Haeberle.

Aunque el teniente Cally fue juzgado y condenado por los actos de My Lai, sólo permaneció tres años bajo arresto domiciliario pues fue indultado por el presidente Richard Nixon.3 Un acto de este tipo, que recordaba demasiado a los cometidos por los nazis en Oradur, daba la razón a los estadounidenses pacifistas, que sostenían que la guerra de Vietnam no era una guerra justa y que sus exigencias, lejos de ser reivindicaciones propias de hippies, se fundaban en actos reales y mucho más numerosos de lo que se declaraba oficialmente.

En el año 2006 el periódico Los Angeles Times publicó informes desclasificados del Ejército de Estados Unidos, según informó el periódico El Mundo el 8 de agosto de 2006, en los cuales se contabilizaban 178 no combatientes más asesinados entre 1965 y 1971. Estos actos fueron cometidos por soldados de todas las divisiones enviadas a ese país, lo que descarta que fueran hechos aislados. Finalmente sólo 23 personas fueron condenadas por los tribunales militares.

Años después, el comandante Tony Raimondo utilizó la matanza de My Lai como ejemplo para ilustrar los errores en los que se puede caer y cómo evitarlos en sucesivas actuaciones.

Películas

 

Aldeanos de Mai Lai.

Las protestas de la Plaza de Tian’anmen de 1989, también conocidas como la masacre de Tian’anmen, la revuelta de Tian’anmen o elincidente del 4 de junio, consistieron en una serie de manifestacioneslideradas por estudiantes en la República Popular China, que ocurrieron entre el 15 de abril y el 4 de junio de 1989. La protesta recibe el nombre del lugar en que el Ejército Popular de Liberación suprimió la movilización: la plaza de Tian’anmen, en Pekín. Los manifestantes provenían de diferentes grupos, desde intelectuales que creían que el gobierno del Partido Comunista era demasiado represivo y corrupto, a trabajadores de la ciudad que creían que las reformas económicas en China habían ido demasiado lejos y que la inflación y el desempleo estaban amenazando sus formas de vida. El acontecimiento que inició las protestas fue el fallecimiento de Hu Yaobang.

Tras las protestas y las llamadas del Gobierno pidiendo su disolución, se produjo en el seno del Partido Comunista una división de criterio acerca de cómo responder a los manifestantes. La decisión tomada fue suprimir las protestas por la fuerza, en lugar de acceder a sus reivindicaciones. El 20 de mayo, el Gobierno declaró la ley marcial y en la noche del3 de junio, envió los tanques y la infantería del ejército a la plaza de Tian’anmen para disolver la protesta. Las estimaciones de las muertes civiles varían: 400-800 (CIA), 2.600 (según fuentes no identificadas de la Cruz Roja China). El número de heridos se estima entre 7.000 y 10.000. Tras la violencia, el Gobierno emprendió un gran número de arrestos para suprimir a los instigadores del movimiento, expulsó a la prensa extranjera y controló estrictamente la cobertura de los acontecimientos en la prensa china. La cruel represión de la protesta de la plaza de Tian’anmen causó la condena internacional de la actuación del gobierno de la República Popular China.

En uno de los últimos días de estas protestas fue tomada la foto ganadora del World Press Photo de 1989, en la cual se muestra a unjoven opositor parado en medio de una avenida deteniendo a una columna de tanques que circulaba por ésta. [1]

Estas imágenes fueron concedidas por un superviviente al diario italiano L`Unita, hace pocos años.

 
1 comentario

Publicado por en abril 26, 2013 en Genocidio

 

Una respuesta a “Grandes matanzas del siglo XX: Setif (Argelia,1945), Mai Lai (Vietnam, 1.968) y Tianamen (China, 1.989).

  1. Prune Ceuta

    mayo 9, 2017 at 6:29 pm

    Sencillamente horroroso

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: