RSS

Una entretenidísima joya literaria argentina: Triste, solitario y final, (1973), de Osvaldo Soriano.

21 Nov

He tenido el privilegio de leer una novela no sólo divertidísima, sino también extraordinariamente bien escrita, que además me ha hecho afortunado al descubrir a un nuevo autor: Osvaldo Soriano (1943-1997)Triste, solitario y final (1973), fue la primera novela de Osvado Soriano y en ella ya se muestra como un magnífico narrador con un lenguaje directo, y escrito desde la claridad y sencillez. Es una novela que creo que puede leer, incluso la gente que no lee. El estilo de Soriano, fluido, rápido, directo, sencillo y eficaz, me recuerda mucho, -además de por su perfecta combinación de géneros(comedia, aventuras, policíaco, drama),- al de Eduardo Mendoza (1943), especialmente en El misterio de la cripta embrujadaSin noticias de Gurb.

Para cualquier aficionado tanto a la novela negra norteamericana (Dashiell Hammet, Raymond Chandler, Mickey Spillane, James M. Cain,etc) o para cualquier cinéfilo, la lectura de esas páginas resulta altamente estimulante. Sin dejar lado, la historia de dos perdedores, que van de mal en peor, y por los que le autor muestra comprensión y ternura, las situaciones cómicas, -incluso las más subrayadas por cierta violencia,- están perfectamente integradas y lo imprevisible del relato nos hace que prosigamos la lectura, cada vez con mayor atención e interés.

En esta historia, ambientada en el siempre glamuroso mundo de Hollywood, dos personajes sin oficio ni beneficio, el detective Philip Marlowe (personaje creado por Raymond Chandler) y el propio Osvaldo Soriano (aquí autodefinido como periodista), tratarán de investigar la figura de Stan Laurel (el flaco del Gordo y el Flaco), y sobre todo su ruina y fracaso vital final. Este argumento será la excusa para un inolvidable reguero de surrealistas situaciones. Por estas páginas, desfilarán además numerosos personajes del cine, estrellas de la época (se supone que transcurre en la segunda mitad de los 60), como Dick Van Dyke, Jerry Lewis, Julie Christie, John Wayne, Jane Fonda, Charles Bronson, Mia Farrow,etc.

En esta novela, Philiph Marlowe aparece ya como completamente decadente y acabado, lejos de todo glamour que pudiera darle Chandler y, Soriano, se retrata a sí mismo como un personaje rocambolesco, superado en un primer momento por las circunstancias, pero al que todo acaba dando igual y que adoptará la sangre fría y el cinismo de su compañero Marlowe.

Cuenta además con un interesante prólogo de Eduardo Galeano y en el epílogo, opiniones y comentarios de diversas personalidades del periodismo y la escritura, entre ellas, el mítico novelista argentino Julio Cortázar (1914-1984).

Otras novelas del autor:

No habrá más penas ni olvido (1978)

Cuarteles de invierno (1980)

A sus plantas rendido un león (1986)

Una sombra ya pronto será (1990)

El ojo de la patria (1992)

La hora sin sombra (1995)

En su obra periodística, destacan :

Artistas, locos y criminales (1984)

Rebeldes, soñadores y fugitivos (1988)

Cuentos de los años felices (1993)

Piratas, fantasmas y dinosaurios (1996)

Osvaldo Soriano (1943-1997).

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 21, 2012 en Literatura

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: