RSS

Como nos maneja la industria tabaquera.

31 Oct

De todos es sabido que el mundo está dominado por una serie de bancos y corporaciones transnacionales que buscan acabar con toda regularización y actuar impunemente. Estas empresas nos dominan, nos mienten con su todapoderosa publicidad e influyen en nuestras vidas mucho más de lo que podamos imaginar.

El tema de hoy es sobre el inmenso poder y los procedimientos poco escrupulosos de la industria tabaquera. La información ha sido obtenida de un revelador reportaje de la revista Más Allá en 2004 y está escrito por el popular periodista y escritor Santiago Camacho, al que conocemos por su participación en programas como Cuarto Milenio. Se titula La Gran Mentira del Tabaco. Transcribo los puntos fundamentales de ese texto:

“La percepción  pública de la industria tabaquera cambió el día en que Jeffrey Wigand, científico y directivo de la famosa compañía norteamericana Brown & Williamson (Viceroy, Kool,etc) puso al descubierto el secreto más celosamente guardado por la industria: que a los cigarrillos se les añaden sustancias que potencian la adicción de los fumadores.

El productor Lowell Bergman, responsable del programa de investigación periodística más prestigioso de EE.UU., 60 minutes, arriesgó su carrera para poner frente a las cámaras a Wigand, que vió como su vida entera se vino abajo al revelar la verdad a la opinión pública. Las presiones de todo tipo que sufrió el científico al más puro estilo mafioso, no impidieron que éste finalmente, cumpliera su propósito, lo que condujo a los siete grandes de la industria del tabaco a los tribunales, donde declararon que desconocían que la nicotina era adictiva.

Gracias al valor de Jeffrey Wigand, hoy día, las compañías tabacaleras no tienen más remedio que reconocer abiertamente la toxicidad de las miles de sustancias que conviven con el humo de los cigarrillos. Fue el inicio de las demandas millonarias, de las indemnizaciones y batallas legales que poco a poco han ido colocando en su sitio a la hasta entonces intachable imagen de esta industria.

La historia de Jeffrey Wigand fue llevada al cine en 1999 por Michael Mann (director también de películas como El último mohicano o Heat), y protagonizada por Russell Crowe (que interpreta a Jeffrey Wigand) y Al Pacino. La película se titula El dilema.

En 1998 diversos tribunales de EE.UU y Cánada obligaron a la industria tabacalera a desclasificar buena parte de su documentación interna. En es momento comenzaron las sorpresas, porque aunque se sabía de los manejos de este poderoso sector, lo realmente novedoso fue comprobar que las tabacaleras encargaban estudios científicos que respaldaran sus tesís y sirvieran para rebatir otros experimentos cuyas conclusiones les resultaran adversas. Las tabaqueras/tabacaleras invierten importantes cantidades de dinero y tiempo  en modificar   a través de diversos medios la percepción que el público tiene del tabaco: se soborna a científicos y expertos para que emitan juicios favorables; en diversos países se financia  descaradamente a los partidos políticos; se presiona a los Gobiernos para obtener legislaciones menos restrictivas e incluso se ha llegado a la corrupción de funcionarios públicos.

Existen dos documentos que muestran la conspiración dirigida por Philip Morris entre 1990 y 1992 para evitar  la regulación del tabaco en España. La estrategia incluía la creación de un grupo de presión mediática y política, alianzas con sindicatos y patronales del sector de la restauración y la hostelería, la creación del Club de Fumadores por la Tolerancia, contactos con diversos políticos, contratación de líderes de opinión,etc. Dichos documentos manifiestan que la estrategia de la industria tabaquera en España se organizó en torno a cuatro grandes movimientos:

  • La penetración en el mercado español a través de la adquisición de empresas canarias introduciendo transformaciones en las prácticas tradicionales de cultivo y secado.
  • La manipulación política.
  • La manipulación de los medios de comunicación.
  • La manipulación de la comunidad científica.

El número de fumadores pasivos que mueren al año a causa del tabaco, pero sin haber encendido un cigarro en su vida, es de 62.000.”

Jeffrey Wigand.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 31, 2012 en Manipulación informativa

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: