RSS

Alexander Dubcek y la Primavera de Praga.

05 May

Otro de los grandes combatientes por la libertad, el pluralismo y la democracia, que desafió al rígido sistema de bloques imperante en la Guerra Fría, fue Alexander Dubcek, un héroe en las actuales República Checa y Eslovaquia, (que entonces formaban Checoslovaquia), pero un personaje bastante olvidado y desconocido en le resto del mundo, a pesar del protagonismo que adquirió a lo largo del año 1968 y de que hoy existe una Beca Universitaria que lleva su nombre. Existieron en las  en las tormentosas décadas de la Guerra Fría, dos hombres que desde el Gobierno, intentaron cada uno desde un pequeño país de cada bloque, crear un Comunismo de rostro humano, pluralista, humanista, democrático.. En ambos casos chocaron con la voluntad de la superpotencia hegemónica en la zona del planeta donde actuaban, pues el mundo estaba repertido en zonas de influencia de una u otra superpotencia, aunque algunas estuvieran en disputa. El gobernante que quiso crear un comunismo democrático, por medio de la vía electoral y parlamentaria en el mundo capitalista, concretamente en el continente latinoamericano (el más subyugado por la bota militar yanqui), y más especificamente en Chile fue Salvador Allende Gassens. El gobernante que intentó lo propio dentro del mundo comunista se llamaba Alexander Dubcek (1921-1993). Ambos fueron derrocados por el imperialismo de turno. Hoy me ocuparé de Dubcek.

Nació en Uhrovec, Eslovaquia. Hijo de militantes comunistas, pasó su niñez en la URSS. En 1939, tras la anexión de su país por la Alemania nazi, se afilia al partido, entonces en la clandestinidad. Tras el fin de la II.G.M., se convierte en eficiente burócrata del aparato del Partido Comunista, pero su carrera se revelará meteórica, consiguiendo, incluso remover y sustituir al hasta entonces inamovible Presidente Antonin Novotny a la cabeza del Partido. Entonces comenzará la étapa más importante de su vida, por la que es basicamente recordado: la Prmavera de Praga. La Primavera de Praga fue un experimento liberalizador de la vida política, social y cultural del país, tratando de acercar el Partido al Pueblo y de crear una sociedad más libre y menos asfixiante, combinando el Comunismo y la Democracia, complementándolos. Aunque a muchos, esto, con la perspectiva que da el paso del tiempo y el conocimiento de los hechos históricos, les pueda parecer utópico, imposible o aberrante, en aquel año 1968, durante unos meses, pareció posible. Fue un fenómeno tan imprevisto y desconcertante, que todo el mundo se preguntaba como era posible que dentro de un mundo tan rígido, se estuviera produciendo semejante proceso, y no faltaban quienes recurrían a teorias conspiranoicas. La primera sorprendida por los acontecimientos del Gobierno de Praga fue la CIA, que ya que no era esto obra de sus agentes para minar la unidad del Bloque Soviético, no entendía quienes podían estar detrás.

Alexander Dubcek.

 

Según el muy interesante ensayo escrito por Jose María Sóle, titulado  La Primavera de Praga, en Cuadernos del mundo actual, número 59, de Historia 16, 1994 :

“Llegado el mes de abril de 1968, el Comité Central aprobaba un Programa de Acción que resumía los fundamentos de aquel socialismo de rostro humano que los nuevos dirigentes comunistas habían sumido como fin primordial de su actividad. No se trataba de cuestionar las bases del sistema, sino de transformar de forma gradual sus estructuras, convirtiéndolo en instrumento eficaz de organización. Sus principios fundamentales eran estos:

_ Propiedad colectiva de los medios básicos de producción. La propiedad privada se admitía en pequeños sectores y bajo control público.

_Creación  de un sistema pluralista de partidos políticos.

Desarrollo de una democracia socialista que confiriese al ciudadano derechos, libertad e influencia en el ámbito público.

_Garantía de la autonomía e independencia de los sindicatos y reconocimiento del Derecho de Huelga.

_Garantía del respeto a las leyes votadas por los representantes del Pueblo, independencia del Poder Judicial y control de la actividad  de la policia.

_Establecimiento en la economía de medidas de eficacia, otorgando mayor autonomía e independencia a trabajadores y técnicos implicados.

_Establecimiento de la igualdad en las relaciones entre checos, eslovacos y otras minorías étnicas. Una federación igualitaria aseguraría su correcta aplicación.

_En materia exterior, afirmación de la soberanía del Estado, manteniendo la línea de cooperación con la URSS y los países del Pacto de Varsovia, sobre un plano de igualdad y comprensión recíprocas. Con los demás países, estrechamiento de contactos de toda clase en base a la coexistencia pacífica.

_ Garantía de la libertad religiosa, la creación artística y la investigación científica.

 

Dubcek aclamado por su Pueblo.

Entre la sociedad, la inexistencia de barreras informativas y la falta de una legislación nueva hacía proliferar los grupos y asociaciones e incluso se inició la reconstrucción del Partido Social Democráta, desaparecido como tal desde 1948. Las iglesias protestantes y la católica también salieron de su obligada inacción y pasaron a tener un destacado protagonismo en la efervescente escena pública”.

Como el texto de Jose María Solé nos ha mostrado, se trató de un proceso liberalizador sin precedente alguno en la Historia del Comunismo. En cierto modo, Dubcek, precedió a Mihaíl Gorbachov y su Perestroika y Glassnot (transparencia) en aproximadamente 20 años.

Todo este sueño de reformas, esperanzas y libertad se acabó la madrugada del 20 al 21 de agosto de 1968, cuando miles de tanques soviéticos y de países del Pacto de Varsovia (Polonia, República Democrática Alemana, Hungría y Bulgaria), invadieron el país. Esa misma madrugada Dubcek y los más significativos reformistas fueron detenidos por soldados soviéticos en la misma sede del partido. Fueron trasladados primero a Ucrania, y luego a Moscú. Sometidos a brutales presiones y encarcelados, Dubcek y sus colaboradores más próximos acaban firmando un acuerdo en dos partes que legalizaba la invasión.Sería defenestrado a un cargo de administración forestal y nunca más volvería a tener poder, hasta que en 1990,  el triunfo de la Revolución de Terciopelo, le devuelve a la vida pública, para ocupar el cargo de Presidente del Parlamento Checoslovaco. Murió a fines de 1993, el tiempo suficiente para  contemplar, supongo que con tristeza, como su país se partía en dos y se convertía por una parte en República Checa y por otra, en Eslovaquia. Pero estoy seguro que tanto checos como eslovacos le consideran un héroe, un símbolo nacional y  una referencia política y moral.

La pobalción cívil pragense se enfrenta infructuosamente con las fuerzas invasoras soviéticas.

 Un joven increpa a los invasores comunistas y les exige que se larguen del país. De modo irónico, hace el saludo fascista estableciendo una deliberada analogía entre la invasión nazi de 1939 y la invasión comunista de 1968.

 El fin de la ilusión.

Interesante video sobre la invasión de Checoslovaquia.

http://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=TxXmAjev7Fw

PD: A partir de entonces, muchos intelectuales y artistas de renombre romperían con el comunismo, al darse cuenta de que era un sistema irreformable desde dentro y claramente despótico.

 

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en mayo 5, 2012 en Ciudadanía

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: