RSS

El exterminio de los Mayas en Guatemala. Un Genocidio convenientemente silenciado.

30 Abr

En Guatemala durante décadas, el poder militar se encargó de controlar todas las estructuras organizativas del país. Desde que en 1954, fuese derrocado el Presidente legítimo y reformista Jacobo Arbenz, una innumerable lista de Gobiernos militares se han sucedido de manera ininterrumpida en el poder, aterrorizando de manera sistemática a su población por medio de secuestros, violaciones, torturas inhumanas, asesinatos y desapariciones. En todo momento estos Gobiernos militares estuvieron en connivencia con la oligarquía nacional y los altos organismos estadounidenses (la Casa Blanca, el Pentágono, la CIA y el Departamento de Estado). La ferocidad y sadismo ilimitados con que actuaron esas sucesivas Juntas militares no tiene parangón en la Historia reciente de América Latina, ni siquiera tras las atroces salvajadas de que hemos tenido noticia en otros países del continente. De hecho, la violencia ha sido una constante en un país con 32 años de dictaduras militares (1954-1986) y 36 años de Guerra Cívil no declarada oficialmente como tal (1960-1996). El número total de víctimas mortales, entre asesinados y desaparecidos asciende a entre 150.000 y 200.000, tan sólo para el período 1978-1985; es decir, el de los Gobiernos de Romeo Lucas García (1978-1982), Efraín Ríos Montt (1982-1983) y Oscar Humberto Mejía Victores (1983-1986). Estas cifras significan que tan sólo en Guatemala se ha asesinado a tanta gente como en el resto de Latinoamérica junta…o más. Diversas comisiones de investigación independientes, dictaminaron tras el fin de la Guerra Cívil, que el 93% de los asesinatos, desapariciones y violaciones de los Derechos Humanos habían sido perpetrados por el Ejército o por sus estructuras papalelas, los Escuadrones de la Muerte.; el 3%, por las guerrillas; y el 4% restante, no se sabe a quién puede ser atribuido. Sin lugar a dudas, estamos ante un caso de Terrorismo de Estado permanente.

A continuación transcribo parte de un reportaje titulado Guatemala: El Genocidio silenciado. Reportaje aparecido en Internet y que entre otras cosas habla sobre la denucnia interpuesta en la Audiencia Nacional Española, por la Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, contra el Estado guatemalteco y los principales responsables de la represión, en aquella época.

“La Justicia española es competente para juzgar delitos de genocidio y crímenes contra la humanidad fuera de España, aun cuando no haya víctimas españolas. Ésta es la sentencia del Tribunal Constitucional que responde al recurso presentado en 1999 por la Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, para que España investigara los crímenes de genocidio cometidos en Guatemala entre 1978 y 1986.

Un triunfo más de la persistente y ejemplar lucha de las organizaciones por los derechos humanos y de familiares de las víctimas por acabar con la impunidad de las sangrientas dictaduras que arrasaron Iberoamérica en las décadas de la Guerra Fría. De entre todos los desmanes cometidos, el genocidio de Guatemala ha sido y sigue siendo el más silenciado. Hacer justicia y que sus responsables se sienten en el banquillo resulta una obligación con la memoria de las víctimas. Y más en un país en el que el más sanguinario de los genocidas, Ríos Montt, goza de la posibilidad de presentarse como candidato a presidente.

 

 

En los años 90 la población de Guatemala ascendía a 9 millones de habitantes, las cifras son comparables a que en España, se hubiera masacrado a 1.320.000 personas y hubiera más de 6 millones y medio de desplazados. Del total de violaciones de los derechos humanos, el Estado es responsable del 93%, mientras que la guerrilla sólo causó el 4%. No hubo ninguna guerra contrainsurgente, sino un brutal terrorismo de Estado destinado a la aniquilación sistemática de todo tipo de oposición.

 

El período más violento y sanguinario fue entre 1978 y 1985. El 83% de las víctimas fueron mayas. Se arrasaron aldeas enteras masacrando a ancianos, mujeres y niños utilizando métodos de extremada crueldad. El horror incluyó el asesinato de niños a golpes o tirados vivos a fosas donde se lanzaban más tarde cadáveres de adultos, amputación de miembros, violaciones a las mujeres, empalamientos, quemar vivos, extracción de vísceras a víctimas vivas en presencia de otras, encierros en estado agónico hasta la muerte, abertura de vientres a mujeres embarazadas… En la región de Ixil entre el 70 y el 90% de las aldeas fueron arrasadas. En total están contabilizadas 626 masacres, es decir, exterminios masivos de la población. “

 

 Fernando Romeo Lucas García

El General Fernando Romeo Lucas García, dictador militar (1978-1982).

 

El General Efraín Ríos Montt, dictador militar (marzo 1982-agosto 1983).

El General Oscar Humberto Mejía Victores (agosto 1983-enero 1986).

Según explican los profesores Edward S. Herman y Noam Chomsky

“Las acciones de las Fuerzas Armadas contra los subversivos estaban conpletamente fuera de la ley. Miles de personas fueron detenidas, torturadas y asesinadas sin mandato judicial y sin tener la oportunidad de defenderse ante un Tribunal. Como en El Salvador, la mutilación y exposición de los cuerpos torturados se convirtió en un hecho normal a finales de los setenta y principios de los ochenta. Los tribunales estaban dominados por los militares, y etos, sencillamente, no ejecutaban ni obedecían las sentencias de aquellos si no estaban de acuerdo con las mismas; por otra parte, los jueces no eran proclives a enfrentarse con los militares, por razones de dependencia o temor.”

 

Bibliografía: Guatemala. Un genocidio silenciado. Reportaje central. (Internet).

Los guardianes de la libertad. Noam Chomsky y Edward. S. Herman. Ed. Grijalbo Mondadori. 

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en abril 30, 2012 en Genocidio

 

Una respuesta a “El exterminio de los Mayas en Guatemala. Un Genocidio convenientemente silenciado.

  1. Carmen Pino Montes

    julio 31, 2012 at 9:23 pm

    Muy bien, Miguel, es muy necesario que estas cosas se denuncien. Y que mantengamos viva la memoria. Creo que la Coca-Cola y la Mc-Donald colaboraron activamente con la CIA.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: