RSS

Anna Politkóskaya: Heroína y Mártir de nuestro tiempo.

19 Abr

En esta época de desencantos, desesperanzas y derrotas y humillaciones de la Sociedad a manos de los grandes poderes financieros,;en esta época en que el Estado ya no actúa como garante de lo social para con los ciudadanos sino como mero brazo defensor de los intereses del Gran Capital y se limita a tener una función represiva; en esta época en que por fin nos hemos dado cuenta de que vivíamos en una dictadura encubierta y de que buena parte de nuestros compatriotas tenían alma de esclavos; en esta época todavía quedan grandes personas que se juegan su vida si hace falta para que todos podamos vivir con libertad y dignidad. Unos pocos años antes de que estallarán las revueltas en todo el mundo musulmán y de que en España surgiera el M-15, que sirvió de inspiración a otros movimientos en el mundo desde Chile a Israel, pasando por Bélgica y sin olvidar Malasia, unos pocos años antes hubo una mujer extraordinariamente valiente, tenaz y coherente, que luchó denodadamente por sacar a la luz la verdad en un país con una tendencia histórica sistemática a ocultarla. Un país donde las tradiciones del Humanismo, Liberalismo, Ilustración,etc nunca llegaron, o si en algún momento pudieron llegar a insinuarse fueron arrancadas de cuajo para que sus raíces no se asentaran. Me estoy refiriendo a la periodista Anna Politkóskaya y a la siempre desgraciada Rusia. Rusia esa inmensa masa terrestre, tierra de nadie, que ni es Europa ni Asia, sino un poco de todo, caoticamente mezclado y peor organizado. Un país en donde el régimen autocrático medieval del zarismo llegó hasta el siglo XX. Por cierto, uno de los regímenes que más han perseguido a los judíos a lo largo de la Historia. Luego, llegó la I Guerra Mundial, y con ella, inevitablemente, la Guerra Cívil Rusa, comenzada con el Golpe de Estado de Vladimir Lenin en Octubre de 1917, y tras ella, la interminable dictadura comunista que instauró un sistema asfixiante y en sus primeras décadas, de auténtico terror y genocidio. A partir de 1992 llegó la “democracia”, con el alcohólico e incompetente Boris Yeltsin. En los años de Yeltsin, aunque la situación económica y social de Rusia era lamentable, con una economía destrozada, un 40 % de la población alcoholizada, un desempleo astronómico, bandas neonazis extendiéndose por todo el país,etc,- ha sido junto con el Gobierno de Kerensky(febrero-octubre de 1917), la única ocasión en que los rusos han tenido algo parecido a una democracia y han podido liberarse, gritar y moverse un poco. Es una afirmación universalmente aceptada que el Pueblo Ruso tiene alma de esclavo. Puede ser. Anna Politkóskaya la compartía. Ella sabía cual era la catadura ética y moral de la dictadura de Vladimir Putin. Y le dolía profundamente ver como su Pueblo apoyaba al tirano por miedo a la incertumbre. Recomiendo a todo el mundo la lectura de Diario Ruso (Debate,2007). Este libro me parece tremendamente clarificador para entender lo que que ocurre en la Rusia del autócrata  Putin y los perversos mecanismoo de los que se vale para autoperpetuarse en el poder.

En palabras del periodista Josep Ramoneda, que prologa el libro:

Putin ha construido su Estado personal, en el que se persigue a cualquier medio de comunicación que no acepte el juego del Kremlin; se destruye a los empresarios que no forman parte del núcleo de amistades; se somete al Poder Legislativo, conviertiendo al oponente en invisible; se aplica la justicia sumaria a los que estorban, y se ejerce -conforme a la tradición rusa- un nihilismo de Estado para que nadie olvide que el material humano para el poder, es carne de basura. Esta es la Rusia que Putin está construyendo con el petróleo como arma estratégica para hacerse respetar, ante la complicidad de los líderes occidentales, que blanquean todos sus crímenes a cambio del suministro energetico y de un control, sin reparar en medios, de su inmenso país.

En Diario Ruso, esta activista, enemiga implacable del poder que fue Politkóskaya, realiza una crónica implacable del sufrimiento de millones de rusos, y un informe demoledor sobre la corrupción y cinismo del régimen. Ella habla a lo largo del libro, con personas como las madres de los niños que murieron en el asalto a la Escuela de Beslán, las de los sodados rusos mutilados en Chechenia y luego “abandonados” por el Estado y las de los jóvenes hombres y mujeres “desaparecidos”.

Anna Politkóskaya nació en Nueva York en 1958, donde sus padres trabajaban como diplomáticos en las Naciones Unidas. Estudió periodismo en la Universidad Estatal de Moscú y trabajó en los periódicos Izvestia y Novaya Gazeta.  El 7 de octubre de 2006 fue asesinada en el ascensor del edificio donde vivía en le centro de Moscú. Entre sus galardones destacan los premios PEN USA Libertad de expresión 2002, Lettre Ulysess 2003 y Vázquez Montalbán de Periodismo Internacional 2004. Es autora también de Una guerra sucia. Una reportera rusa en Chechenia (2003) Y La Rusia de Putin (Debate,2004).

Putin es reelegido Presidente una y otra vez en condiciones burdamente antidemocráticas, y sin embargo, los líderes occidentales, que dependen del petróleo y gas rusos, siguen rindiéndole pleitesia.

Próximo Post: Las claves del pensamiento neoconservador en Estados Unidos y su estrategia de comunicación.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en abril 19, 2012 en Ciudadanía

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: