RSS

Las claves del éxito de Jean Marie Le Pen. Sociología y composición de su electorado.

26 Ene

Si ha habido un personaje que ha desatado polémicas y ha sido admirado y detestado a partes iguales por la sociedad francesa y la europea y no ha dejado indiferente a nadie, si ha habido alguien que ha inquietado al stablishment político con sus avances electorales, si ha habido alguien que ha sabido presentarse como el intruso en el laberinto de los elegidos, como el “rebelde” contra el Sistema, ese ha sido sin duda, Jean Marie Le Pen, el líder y fundador del Frente Nacional, la más poderosa y mejor organizada formación de extrema derecha desde el final de la II Guerra Mundial. A través de un capítulo resumido del libro de José Luis Rodríguez Jímenez, ¿Nuevos fascismos? Extrema derecha y neofascismo en Europa y Estados Unidos.(Península,1998), iremos comprendiendo las claves del éxito de un partido que ha conseguido convertir en norma en muchas formaciones políticas de países europeos el discurso populista euroescéptico,antifiscal y xenófobo, asi como que hay de descontento de la ciudadanía con las élites políticas tradicionales.

La consagración del partido llegó en 1984 como resultado de una bien planificada utilización de temas como la defensa del orden social, la preferencia de lo nacional a lo extranjero, la restauración de los “valores patrióticos” y la moral tradicional, la lucha  contra la “infiltración comunista” y la contención de la inmigración. Entre los cuadros del partido de aquella época encontramos a personajes tan inquietantes como el médico Pascal Arrighi, inspirador de la política que propone la reclusión de los enfermos de SIDA en campos de internamiento.

Muy posiblemente el rechazo que despierta en la clase política ha terminado beneficiándole ante los electores; sobre todo después de ser definido en la cadena televisiva TF-1 como “el hombre que molesta”.

La influencia que ha alcanzado a nivel electoral se debe a su éxito al presentarse como un hombre del pueblo dispuesto a “explicar” los problemas de forma directa y sencilla y a hablar de ellos en público con un discurso provocador que parece estar casi siempre, perfectamente calculado y que apela a los sentimientos de inseguridad y temor. En esta línea estan sus declaraciones y conferencias sobre temas como la inmigración, la homosexualidad y el  SIDA, enfermedad en relación a la cual ha declarado que la única solución posible reside en poner a los enfermos en sidatorios para que no contagien al resto de la población y preservar la salud de los franceses. Sabedor de que los factores económicos sobre los que se construyó politicamente Europa occidental desde 1945, es decir, el pleno empleo y un crecimiento constante, no se dan en la actualidad y que una parte de los políticos ha perdido la capacidad de ilusionar, coordinar e impulsar a la sociedad, uno de sus temas preferidos lo constituye la acusación de incompetencia y complicidad entre los principales partidos de la derecha y la izquierda. Los dirigentes del FN buscan instrumentalizar el voto de protesta contra el aumento de los casos de corrupción política y la incapacidad de los partidos que se han turnado en el Gobierno para resolver los problemas de la economía francesa, y muy especialmente los sentimientos xenófobos presentes en la sociedad, señalando a los inmigrantes como el principal obstáculo para resolver los problemas pendientes. El inmigrante aparece como un parásito acaparador de los beneficios de la Seguridad Social y responsable del desempleo, la disolución de la “identidad francesa”, la inseguridad ciudadana,la drogadicción, el terrorismo y el SIDA. Es importante destacar que Le Pen ha conseguido sus mayores éxitos electorales en aquellas circunscripciones donde hay una mayor tasa de inmigrantes y en donde, en muchas ocasiones, los comunistas habían cosechado sus mejores resultados. En estas zonas un porcentaje creciente de las clases más desfavorecidas se sienten desprotegidas ante el malestar social y perjudicadas por la competencia que a nivel laboral suponen los trabajadores inmigrantes. El FN ha sabido vender la idea de que el culpable del paro es el obrero extranjero. Amenaza a los franceses con la posibilidad de que “los inmigrantes si no teneis cuidado mañana entrarán en vuestras casas, comerán vuestra sopa, dormirán con vuestra mujer, vuestra hija o vuestro hijo”. En líneas generales, en su partido, el antisemitismo (odio contra los judíos) ha sido sustituido por el racismo contra norteafricanos y turcos. De todos modos, ha defendido a los antiguos miembros de las Waffen-SS francesas, algunos de los cuales se alistaron en su partido, alegando que se alistaron en su organización para favorecer “la reconciliación de los franceses”. Otra declaración polémica de Le Pen ( y esta no viene en el libro, la recuerdo yo) fue cuando dijo que las camaras de gas eran simplemente una anécdota más de la II.G.M., despertando la indignación de los supervivientes del Holocausto y de organizaciones de Derechos Humanos.

La extrema derecha ha conseguido renacer en la Francia urbana y se conforma a partir del apoyo de grupos de muy distinto origen. El sector mayoritario lo componen los ex-votantes de la derecha clásica;pequeños propietarios industriales y comerciantes,cuadros superiores y profesionales liberales. A ellos hay que unir una destacada representación  de obreros manuales y personal del sector servicios. De esta forma, el partido se ha implantado en la sociedad como formación interclasista, consiguiendo aglutinar a sectores burgueses de las clases medias y clases trabajadoras manuales. Todo ello indica una heterogeneidad de los votantes del Frente Nacional, tanto en lo que se refiere a su posicionamiento social como a la procedencia política, pues hay simpatizantes que anteriormente habían votado a la derecha, pero también a la izquierda. De hecho, el FN ha terminado arrebatando al ya desaparecido Partido Comunista, el papel de refugio de los deseperados que durante largo tiempo desempeñó el PCF.

Por el contrario, el porcentaje de votos del FN ha sido ciertamente bajo en los núcleos  rurales del oeste y centro del país, zonas conservadoras,donde el mensaje de Le Pen apenas ha encontrado receptividad.

Los puntos más importantes y controvertidos del programa del FN son:

  • Supresión del impuesto sobre la renta.
  • Oposición al crecimiento del aparato estatal.
  • Liberalización interior de la economía francesa.
  • Adopción de medidas proteccionistas para la agricultura y las empresas del país. También sostiene la necesidad de las empresas de desarrollar las nuevas tecnologías y poder tener una prosperidad sostenida.
  • Reimplantación de la Pena de Muerte (abolida en 1981) para narcotraficantes y terroristas.
  • Mayores medios para las fuerzas policiales.
  • Condena del aborto y las “desviaciones sexuales”.
  • Plena integración en la estructura militar de la OTAN.
  • Expulsión de los inmigrantes ilegales.

 

Jean Marie Le Pen. El Populismo hecho persona.

 

 Bastante más joven y con un ojo menos. Misterios.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en enero 26, 2012 en Unión Europea

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: