RSS

El Universo Concentracionario Comunista: El caso de Bulgaria.

07 Dic

Octavio Paz, Premio Nobel de Literatura y uno de los más intachables intelectuales del siglo XX, dijo una vez, con bastante acierto, por cierto, que “el siglo XX había estado lleno de bellas utopías, que al materializarse en la práctica terminaban en la construcción de campos de concentración”. Sobre este asunto de las ideologías totalitarias y su influencia en la vida de la gente, es muy aleccionador al respecto el ensayo de Tveztan Todorov, Memoria del mal, Tentación del bien.(Península, 2001).

Es especialmente paradigmático el caso del comunismo, que despertó amplias simpatias entre diversos sectores sociales(obreros, estudiantes,intelectuales)en Occidente.La propaganda comunista hizo creer que en la Unión Soviética se estaba en un paraíso, cuando en muchos aspectos, aquello se parecía bastante más al infierno. Aunque la Unión Soviética no fue el  país, que creó los campos de concentración,(los británicos, españoles y alemanes los habían usado en sus colonias contra la población local rebelde), si fue el primero en generalizar su uso al convertirlos en un instrumento permanente de su política. Los campo se llamaron Gulags, se extendieron por toda la geografía soviética y llegaron a albergar a 18.000.000 de personas, de las cuales, la sexta parte, 3.000.000, nunca saldría con vida. Esta política concentracionaria se extendería tras el fin de la II.G.M. a los países de Europa del Este, donde los soviéticos habían conseguido expulsar y derrotar a los alemanes. A partir de ese momento, la población de estos países viviría durante 45 años bajo unas dictaduras títeres puestas y quitadas por Moscú.

He decidido poner de muestra a Bulgaria, porque es el país del que más información dispongo y además fue el que mejor personificó en todos los aspectos de su política la sumisión perruna a la URSS. Además, hace años, pude escuchar testimonios horribles de búlgaros que hablaban de campos siniestros en su país y decidí hacerles justicia  que la gente conozca su tragedia.

El sistema de campos de concentración en Bulgaria cumplía sin grandes obstáculos las funciones características del sistema: aislamiento, castigo, utilización de la fuerza de trabajo y eliminación. Se pega, se golpea, se apalea más que en los demás países comunistas de Europa del Este.

Se pega en el momento del arresto, se pega al llegar al campo. En ocasiones los golpes los propinan sádicas bestias que tratan de matar de manera ejemplar. Algunos testigos hablan de un sadismo más refinado y cuentan que algunos apaleamientos van acompañados de música de violines, tocados por otros detenidos. Además de los apaleamientos, los testigos cuentan tipos de torturas, como el hecho de prender fuego al pelo de un detenido o de golpear hasta la muerte a un hijo ante su madre, o regar a los detenidos con agua helada. Sadismo también, cuando los detenidos del campo de Lovetch salen con el saco en el que traerán su cadáver. Detrás de las letrinas, a veces se acumulan más de veinte sacos.

En Bulgaria llegó a haber 76 campos de concentración entre campos “oficiales” y anexos. Todos los que supusieran una amenza real o imaginaria para el régimen terminaban en los campos. No eran juzgados sino, casi siempre, enviados al campo en función de una decisión administrativa.

Los trabajos impuestos a los detenidos eran variados: la mayor parte se dedicaban a la agricultura, pero otros cavaban canales de regadío, construían presas, instalaban esclusas, tuberías de agua, trabajaban en canteras, talaban árboles, fabricaban ladrillos.

Algunos detenidos trabajaban también en las minas. En la cuenca de Dimitrovo(Pernik), miles de ellos trabajaban en minas de carbón. Otros también trabajaban en la construcción de vías férreas o en la construcción de carreteras.

Uno de los campos más temibles y tal vez, el más conocido es Belene. El campo estaba rodeado por una barrera de alambradas de más de dos metros y medio de altura. Detrás, un foso de tres metros de profundidad, siempre lleno de agua, y luego un muro con un camino por el que patrullaban los guardias. Cada kilómetro se levanta una garita: entre dos garitas, unos perros se desplazan a lo largo de un alambre al que están atados. Seis torres de vigilancia completan el cuadro. Muy cerca, la isla de Chtourtchéto alberga a unas ciento cincuenta mujeres. Según L´Avenir, la revista de emigración, casi 50.000 personas pasaron por el campo entre 1949 y 1962. Más de 7.000 de ellas, murieron en él en esos 13 años.

El campo de Lovetch es indiscutiblemente el más duro de todos. Allí es donde se produjo el mayor número de asesinatos de prisioneros. Muy pronto acogerá a casi 1000 personas, pese a que estaba previsto…para 120. Todos se alojan en barracones que servían de refugios subterráneos. A cada lado se instalan literas.Los jergones están despedazados y enmohecidos, las mantas militares hechas jirones. Un centenar de personas duermen en cada barracón, en medio de miles de chinches y con un hedor espantoso. El campo está rodeado de alambradas de más de dos metros de altura, con estacas en forma de “L” invertida, y torres de vigilancia, cada cincuenta metros aproximadamente.

Todor Zhikov, el más destacado y duradero de los dictadores de la Búlgaria comunista. Su fidelidad a la URSS fue tal que a Bulgaria la llegaron a llamar bromeando la decimosexta provincia soviética.

Bibliografía: Los campos de la muerte. Joel Kotek y Pierre Rigoulot. Salvat Contemporánea. 2001. Páginas 594-600.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 7, 2011 en Ciudadanía

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: