RSS

Los medios estadounidenses y las elecciones salvadoreñas en los 80: Como presentar a un régimen militar pro-oligárquico y genocida como una democracia modélica.

03 Nov

Entre 1980 y 1992 tuvo lugar en El Salvador una sangrienta guerra cívil entre el régimen militar allí instaurado para defender a las familias de terratenientes que dirigían el país(las famosas 14 familias de El Salvador) y los intereses políticos y geoestratégicos de EE.UU. y la guerrilla del FFMLN( Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional), que englobaba a aquellos sectores de a población, que hartos de vivir bajo el terror y la humillación permanentes, decidieron pasar a la Resistencia. Jamás existieron en El Salvador, durante aquellos años, ni tampoco antes, condiciones objetivas pa que se pudiesen celebrar unas elcciones libres y limpias. Y el Gobierno de EE.UU., ya se encargaba de que las que hubiera respondieran a sus intereses, que eran diametralmente opuestos a los del pueblo salvadoreño.

En 1982 se celebraron el atribulado país centroamericano, unas elecciones con las siguientes características:

  • Votar era obligatorio por ley. El Ministro de Defensa, el general Guillermo García, hizo publicar en los periódios nacionales, que no votar sería considerado “alta traición”. Las papeletas con el voto dentro se tranparentaban, viendo a quién habías votado y cuando estabas en el colegio electoral, votando, lo hacías vigilado por miembros del ejército.

 

  • Las redacciones de los únicos periódicos independientes, que se atrevían a hablar, La Crónica  y El Independiente, fueron asaltadas y destruidas.

 

  • 26 periodistas fueron asesinados antes de las elecciones.

 

  • El ejército salvadoreño y sus estructuras paralelas, los Escuadrones de la Muerte, llevaba  dos años y medio, asesinando a decenas de miles de personas, cuando se produjeron las elecciones.

 

  • Todas las fuerzas políticas agrupadas en el FDR (Frente Democrático Revolucionario), la Oposición, fueron declaradas ilegales, y por tanto no se les permitió presentarse. Es decir la izquierda y el centro, quedaron excluidas del proceso electoral. Sólo se ermitió presentarse a 6 partidos (todos derechistas o afines al poder), entre ellos, el gubernamental, ARENA.
  • Un año antes el Gobierno militar había hecho circular una lista confeccionada por ellos mismos de “condenados a muerte”.

Obviamente, la gente acudió a votar obligada y aterrorizada para validar al candidato de EE.UU., el Gobierno militar.

En sus informaciones sobre las elecciones de marzo de 1982, los medios estadounidenses se atuvieron estrictamente al orden del día encargado por el Gobierno. Las personalidades de los candidatos, las largas colas de personas esperando para votar, la presunta irrupción de los rebeldes y el número de votantes fueron los temas principales. Cada parte informativo de las grandes cadenas, explicó que el día de las elecciones, los votos se habían emitido en medio de la extrema violencia de la guerrilla en los colegios electorales. Los periodistas Warren Hogue y Richard Meislin, del New York Times, repitieron cada día que los rebeldes amenazabn con dar al traste con las elecciones, y Hogue, afirmó, que “las elecciones serían significativas, fuese cual fuese su resultado, ya que las guerrillas izquierdistas han montado una sucia campaña para desprestigiarlas y disuadir a los votantes de que acudan a los colegios electorales”. Pero ni Hogue ni Meislin fueron  capaces de citar a un solo portavoz de la guerrilla que se comprometiese a tal acción, y en realidad nadie hizo tal cosa. Las afirmaciones de los planes de boicoteo por parte de la guerrilla, eran falsificaciones, pero como se ajustaban al guión patriótico previsto, se les dedicó mucha atención, fueron repetidas con frecuencia y utilizadas para establecer el contraste entre las fuerzas del bien y del mal.

Tampoco se le contó al pueblo norteamericano ninguna de las características tremendas y antidemocráticas en que se producían esas elecciones, aunque los medios las conocían. 

Napoleón Duarte, Presidente de EL Salvador.  Un cívil de Presidente como coartada para maquillar una dictadura militar. Duarte era el Presidente solo nominalmente. Quienes mandaban eran las 14 familias, los militares y EE.UU.  A este patético títere le faltó tiempo para besar con devoción la bandera de las barras y las estrellas cuando fue de visita a Washington.

 

 

Roberto D´Aubuisson, líder y fundador de ORDEN(los escuadrones de la muerte). El verdadero hombre fuerte del país. Estableció un régimen de terrorismo de Estado permanente contra su pueblo. Murió de cancér.

 

Guerrilleros del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional, la Resistencia.

Warren Hogue describió el papel del ejército como el de una institución neutral que no tenía ningun poder político (aunque era el Gobierno) y que se limitaba a velar por la seguridad y la integridad física de los votantes.Debe ser que para él, los asesinatos masivos de cíviles y la destrucción de la totalidad de las organizaciones populares salvadoreñas no tenían nada que ver con el papel desempeñado por el ejército. Esto personifica a la perfección el modelo de propaganda,diseñado por la Casa Blanca y el Departamento de Estado, según el cual, las elecciones celebradas en países amigos y alíados siempre son limpias.

http://www.youtube.com/watch?v=_YTrvmBxz5I&feature=player_detailpage

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 3, 2011 en Manipulación informativa

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: