RSS

Helder Camara: Un obispo como Dios manda.

07 Sep

El personaje que hoy nos ocupa es sin duda uno de los más ejemplares del siglo XX por numerosas razones, pero especialmente por su extraordinaria coherencia y honradez, por su actitud ética y moral irreprochable y por tratar de llevar a la práctica las enseñanzas del Evangelio. Personificó una época en la que parecía que por fin la Iglesia había tomado el tren de la modernidad y había hecho suyo el compromiso con los pobres. Una época de reformas, proyectos e ilusiones que concluyó abruptamente en cuanto Karol Woityla, accedió al trono de Pedro, con el nombre de Juan Pablo II, en 1978, y volvió a la Iglesia tradicionalista, alíada con los sectores más adinerados y más opuestos a los cambios. El personaje de hoy representa, por tanto a alguien que comparado con lo que tenemos hoy en la Iglesia Española ( Martínez Camino, Rouco Varela, Cañízares,etc) parece de otro planeta, porque nadie diría que forma parte de la misma institución.

Helder Cámara nació en Fortaleza, una de las zonas más pobres de Brasil en 1909. Fiel a su vocación sacerdotal, ingresó becado en el seminario y en 1931, ordenado y envíado a la pastoral entre obreros de su ciudad natal, mostrando una gran preocupación por la mejora de la educación de estos.Posteriormente se traslada a Río de Janeiro, donde trabajó en el Instituto de Investigación Educacional y en el Consejo Superior de Enseñanza.

Fue en esta ciudad donde impulsó la creación de una conferencia episcopal brasileña y latinoamericana. Fue el organizador de Congreso Eucarístico de Río, tras el cual fue fundada la Conferencia Episcopal Latinoamericana(CELAM).

En 1955 fue nombrado arzobispo auxiliar de Río y se reencontró con la pobreza, entre la que había vivído desde la infancia y emprendió una activa denuncia de la miseria, el racismo y la violencia. Fundó un programa filantrópico de realojamiento, el Banco Providencia, en 1959, para apoyar microcréditos de desarrollo. Fue conocido como el Obispo de la Paz y de las Favelas. Aparte de su labor asistencial, inició una eficaz incidencia pública en favor de las políticas sociales, lo que lellevó a ser nombrado asesor del Presidente Juscelino Kubitschek. El mandato de Kubitschek fue el de mayor expansión  de la clase media y el bienestar y el de mayor redistribución de la riqueza en la Historia de Brasil hasta la llegada de Lula.

En 1964 fue destinado a la Archidiócesis de Olinda y Recife, ganando en libertad de acción. El 31 de marzo de ese año, un Golpe militar financiado por la oligarquía y la CIA, derroca al Gobierno reformista de Joao Goulart e instaura una férrea dictadura. Dos semanas después, Cámara pronuncia un duro discurso contra las nuevas autoridades, convirtiéndose desde ese momento en un peligroso enemigo para el nuevo régimen, que le acusará de hacerle el juego al comunismo e intentará asesinarle en varias ocasiones. También recibió amenazas de muerte y todas sus intervenciones eran censuradas en la prensa.  Estos años de persecución y censura, fueron sin embargo los más fértiles en actividades para él. Fundó una Comisión de Justicia y Paz, impulsó la Pastoral de la Tierra, el Consejo Apostólico de los Indígenas, modernizó la administración de la Diócesis, promocionó las comunidades de base en todas las parroquías. Se instaló en una humilde vivienda en un barrio de favelas donde abría la puerta a los seminaristas recién llegados.

En 1970, denunció en París ante el resto del mundo la política de torturas, secuestros, asesinatos y desaparaciones de la Junta Militar. Expusó, además la tortura y asesinato del sacerdote Tito de Alancar, obligado a suicidarse.

Viviendo entre los pobres. Los pobres, tenían acceso directo a él cada vez que le necesitaban. Siempre estuvo con ellos compartiendo sus penas y sufrimientos y ayudándoles en lo que podía.

El momento más duro para Cámara llegó con el asesinato de uno de sus más estrechos colaboradores, el padre Henrique Pereira Neto, de 28 años. Fue secuestrado por una siniestra entidad paraestatal, el Comando de Caza de Comunistas, torturado,mutilado, castrado, asesinado con una bala en la garganta y otras tres en la cabeza y dejado su cuerpo a la intemperie publicamnete para escarmentar a la población. A pesar de todo, Helder Cámara siguió luchando por su pueblo hasta el fin de la dictadura militar,en 1985, año en que se jubiló.

Aunque participó en 1989 en la Jornada Mundial de la Juventud, en Santiago de Compostela,lo hizó discreta y marginalmente, fuera del programa oficial. Esa ya no era su Iglesia y él no se sentía cómodo.

Murió en agosto de 1999 en su humilde casa de Recife.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 7, 2011 en Ciudadanía

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: